www.madridiario.es
    22 de noviembre de 2019

grafitis

Un maquinista de Metro de Madrid ha sufrido una crisis de ansiedad tras ser obligado por un grupo de grafiteros a mover un convoy para que lo pintaran.

Investigadores del Museo de San Isidro de Madrid y la Universidad tinerfeña de La Laguna desarrollan desde 2003 un proyecto de investigación de los grafitis grabados que, a lo largo de la historia (desde los griegos hasta el siglo XIX), los viajeros fueron plasmando en las paredes del Templo de Debod. Magia, expulsión de malos espíritus, religión, comercio y búsqueda de aventuras son los motivos que recuerdan esas 'cicatrices' en este santuario hoy ubicada en el parque del Oeste de la capital.

Un día han aguantado los cierres metálicos de los vecinos y comercios de Malasaña con su nuevo aspecto. Cientos de grafitis realizados por artistas llegados de diferentes puntos de la geografía española a ¡Pinta Malasaña!, han sufrido los actos vandálicos de otras firmas que han borrado las obras de arte urbano.

La concejal y portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, denuncia públicamente -a través de sus redes sociales- la aparición de un 'grafitti' en su casa con la palabra 'zorra'.

Menos de doce horas ha necesitado un colectivo de artistas urbanos para cubrir más de cien metros cuadrados de paredes con murales de todos los estilos. Durante gran parte del domingo estos pintores intervinieron en el cerramiento de un solar en la calle Embajadores, 18. Hace ya unos años se derribó el gran caserón del siglo XVIII, propiedad del Ayuntamiento. En 2013, ante la situación de abandono y ruina, se demolió y su perímetro fue cercado por una tapia de ladrillos. En este tiempo ese muro ha sido utilizado para la pegada de todo tipo de publicidad y para grafitis variados.

En las calles madrileñas, entre miles de pintadas absurdas y vandálicas, aparecen imágenes de excelente factura, murales que, lejos de contribuir a la degradación urbana, embellecen algunos muros o portones. Muchos tienen la firma de ‘Murea’, tras la que está Javier Lobo, que lleva 18 años vinculado al mundo del grafiti. Hace unos nueve años decidió realizar estas obras callejeras por encargo.

El Ayuntamiento de Brunete ha realizado una peculiar campaña para erradicar la proliferación de grafitis en lugares indebidos al crear un 'concurso' que permitía localizar a los que realizaron pintadas en lugares indebidos y perdonarles la multa de 300 euros si limpiaban la zona y reproducían de nuevo en un espacio habilitado su obra para disfrute de los vecinos.

La fachada del Pabellón 12 de Ifema se ha convertido en el mayor mural de España en el que seis artistas grafiteros han decorado los 1.800 metros cuadrados del pabellón en el estreno del Mulafest.