www.madridiario.es
    15 de noviembre de 2019

final de la champions

La fiebre Champions se ha viralizado por Madrid en los últimos días. Mientras los hinchas ingleses combaten los síntomas con un millón de litros de cerveza, los hosteleros han llenado el 95 por ciento de las camas que han ofertado a estos 'enfermos' de fútbol. Los vecinos del distrito Centro no han tardado en denunciar el "serio problema de seguridad" que generan estos "hooligans que salen a emborracharse" y para boicotear su estancia en pisos turísticos han armado el 'Comando Loctite'. En paralelo, los aficionados se apuntan al 'drama' de conseguir una entrada de la final, la cura de todos sus males.

La Policía de Madrid ha desplegado un dispositivo para garantizar el correcto desarrollo de los actos organizados desde este jueves y hasta el domingo con motivo de la celebración de la final de la Liga de Campeones del próximo sábado en el Wanda Metropolitano. Así, los agentes acompañarán a los dos equipos ingleses hasta el estadio y vigilarán a sus aficionados durante estos días.

Según el informe Oddschecker, la final de la Champions League nos deja un favorito cada vez más claro en función de la evolución de las cuotas, si bien los apostantes arrojan unos datos mucho más equilibrados. La titularidad de Kane, una de las claves, también se ha convertido en un mercado en el que apostar en Gran Bretaña.

Todo listo para la celebración de la final de la Champions League, que enfrentará al Liverpool y al Tottenham Hotspur en el Wanda Metropolitano el sábado. La ciudad se blinda, con fuertes medidas de seguridad, cortes de tráfico y la movilización preventiva de los equipos de Emergencias.

Real Madrid y Atlético de Madrid competían en San Siro por el triunfo de la Champions. Los primeros querían la undécima. Los segundos han hecho todo lo posible para levantar su primera copa. Ambos aspiraban a conquistar el único título de la temporada para sus colores en un encuentro morboso que podía saber a revancha. Sin embargo, un tanto de Cristiano Ronaldo en la tanda de penaltis y el fallo de Juanfran han hecho la diferencia en un partido rápido, polémico y descarnado en ciertos momentos y que ha condenado a los colchoneros, de nuevo más allá del minuto 90 y como ya ocurriera hace dos años en Lisboa. Primero, Ramos ha adelantado a los de Zidane con un cuestionado gol en el minuto 15. El empate lo ha logrado Griezmann en la segunda parte. La prórroga no ha podido deshacer la igualdad y ambos conjuntos se han visto obligados a jugársela al todo o nada.

  • 1