www.madridiario.es
    21 de octubre de 2019

Champions League

Cuatro personas han sido arrestadas cuando trataban de cruzar a Tánger con material de prensa sustraído en la final de la Champions League celebrada el pasado sábado en el Wanda Metropolitano. La Guardia Civil se ha incautado de cámaras profesionales, ordenadores portátiles y móviles por valor de 130.000 euros. Ahora esperan las denuncias tanto de medios nacionales como internacionales víctimas de estos hurtos en las inmediaciones del estadio.

Hasta 17 ciudadanos portugueses fueron detenidos el pasado sábado por la Policía Nacional después de que intentaran vender cocaína falsa a los hinchas ingleses del Tottenham y Liverpool que se habían desplazado a Madrid para la celebración de la final de la Champions. Los sospechosos intentaron hacer pasar por cocaína una sustancia que habían comprado en la farmacia.

Negus Macauley, el joven hincha del Liverpool cuya desaparición fue denunciada este lunes, está detenido en los Juzgados de Plaza de Castilla por agredir a varios agentes, según Telemadrid.

A pesar de algunos incidentes aislados, la final de la Champions League entre Liverpool y Tottenham ha trascurrido con total normalidad, dando a Madrid una buena nota en organización y seguridad.

Con la victoria del Liverpool en la final de la Champions, finalizan en Madrid unos intensos días en los que, gracias a los dispositivos de seguridad, todo ha trascurrido con normalidad a pesar de las molestias ocasionadas a los vecinos del centro de la capital y de las detenciones de varios aficionados.

La jornada previa a la final de la Champions está trascurriendo con total normalidad. Los efectivos de seguridad solo han tenido que hacer frente a varios aficionados que se han enfrentado a los agentes de la Policía Nacional y a una mujer que ha revendido entradas falsas por valor de 8.400 euros. Otras dos personas han sido detenidas también por falsificación de entradas.

Una mujer ha sido detenida por revender dos entradas para la final de la Champions que eran falsas al precio de 8.400 euros. El aficionado, al darse cuenta del timo, avisó a la Policía Nacional.

La fiebre Champions se ha viralizado por Madrid en los últimos días. Mientras los hinchas ingleses combaten los síntomas con un millón de litros de cerveza, los hosteleros han llenado el 95 por ciento de las camas que han ofertado a estos 'enfermos' de fútbol. Los vecinos del distrito Centro no han tardado en denunciar el "serio problema de seguridad" que generan estos "hooligans que salen a emborracharse" y para boicotear su estancia en pisos turísticos han armado el 'Comando Loctite'. En paralelo, los aficionados se apuntan al 'drama' de conseguir una entrada de la final, la cura de todos sus males.

El SAMUR ha instalado un puesto sanitario en la Calle Carretas para atender emergencias sanitarias durante este fin de semana. La mayoría de atenciones, ninguna grave, se produjeron este jueves, poco antes del concierto de Sebastián Yatra que tuvo lugar en el marco del Champions Festival.

Los restauradores de la capital estiman que los aficionados ingleses que ya se encuentran en Madrid para disfrutar de la final de la Champions League se gastarán, de media, unos 300 euros por persona. Ello supone -se calcula la llegada de unos 70.000 seguidores- un total millonario para los hosteleros que, aseguran, venderán más de un millón de litros de cerveza durante este fin de semana.

La operación policial se ha saldado con seis detenidos y 2.000 productos de merchandising futbolero intervenidos. La red traía la mercancía -con logos del Liverpool y Tottenham, pero también de la UEFA o equipos españoles- de Portugal y la almacenaba en un local de Colmenar Viejo para luego distribuirla en un local cercano al estadio Santiago Bernabeu.

Siguen los preparativos para la celebración de la final de Champions en Madrid, que tendrá lugar el sábado en el Wanda Metropolitano. Un amplio despliegue de seguridad, que incluye la vigilancia aérea de las aficiones mediante un dron, cortes de tráfico y refuerzo del transporte público para un fin de semana en el que se espera que el partido de fútbol movilice a cientos de miles de personas entre las personas que acudirán al campo, las que disfrutarán de las actividades que se están organizando en torno al evento deportivo y las más de 20.000 que se espera aterricen en la capital sin entrada para el encuentro.

Un total de 380 operarios, 350 medios mecánicos y más de un centenar de contenedores componen el dispositivo especial puesto en marcha por el Ayuntamiento de Madrid para limpiar la ciudad entre este jueves y el domingo. Se eliminarán los orines de las vías públicas y se recogerá la basura de las zonas verdes cercanas al estadio, entre otras actuaciones en el Wanda Metropolitano, las calles del centro de la capital y las fan zones de ambos equipos.

La Policía de Madrid ha desplegado un dispositivo para garantizar el correcto desarrollo de los actos organizados desde este jueves y hasta el domingo con motivo de la celebración de la final de la Liga de Campeones del próximo sábado en el Wanda Metropolitano. Así, los agentes acompañarán a los dos equipos ingleses hasta el estadio y vigilarán a sus aficionados durante estos días.

Según el informe Oddschecker, la final de la Champions League nos deja un favorito cada vez más claro en función de la evolución de las cuotas, si bien los apostantes arrojan unos datos mucho más equilibrados. La titularidad de Kane, una de las claves, también se ha convertido en un mercado en el que apostar en Gran Bretaña.

Todo listo para la celebración de la final de la Champions League, que enfrentará al Liverpool y al Tottenham Hotspur en el Wanda Metropolitano el sábado. La ciudad se blinda, con fuertes medidas de seguridad, cortes de tráfico y la movilización preventiva de los equipos de Emergencias.

Madrid se prepara para acoger este sábado la final de la Champions League, que enfrentará al Liverpool y al Tottenham Hotspur en el Wanda Metropolitano. Con la ocupación hotelera por encima del 95 por ciento y a la espera de acoger, hasta el domingo, a casi 100.000 aficionados -unos 20.000 de ellos, sin entrada- el transporte se configura como pieza clave para evitar el colapso de la ciudad, con cortes de tráfico en el entorno del estadio y otros puntos en los que se desarrollan actividades relacionadas con el evento, además de un refuerzo especial del transporte público.