www.madridiario.es
    7 de diciembre de 2019

Cáritas Madrid

La entidad financiera Bankia aporta 40.000 euros a la Cáritas Madrid para ayudas al alquiler a familias en riesgo de exclusión, que se suman a los 100.000 euros concedidos desde 2016. El convenio permitirá atender a 31 familias, de las que el 39% son monoparentales y el 37% dependen de ingresos procedentes de la Renta Mínima de Inserción, pensiones no contributivas o subsidios.

La Comunidad de Madrid ha reconocido la labor de los voluntarios de diferentes asociaciones que trabajan con mujeres que encabezan familias monoparentales, víctimas de violencia de género o con enfermedades mentales. Así, el Gobierno regional ha premiado a Cáritas, Cruz Roja y fundaciones como Integra, Mundo Justo, Senara, Salud entre Culturas o Con un Pie Fuera por su apoyo desinteresado.

Este jueves se ha celebrado la primera Asamblea de la Cañada Real, un foro de propuestas en el que están representados vecinos y administraciones. La reunión es el punto de partida del pacto regional que pretende dar una solución a este poblado irregular que surca 16 kilómetros de sureste.

En el cuarto año de la crisis económica, la organización católica Cáritas se ha hecho más indispensable que nunca en la asistencia a las familias víctimas de la recesión, pero también en la ayuda a personas drogodependientes, sin techo y en riesgo de exclusión social. Cáritas Madrid atiende en estos momentos a prácticamente el doble de personas que a comienzos de siglo. Por ello, el jurado de los X Premios Madrid, organizados por ‘Madridiario’, ha decidido premiar su labor con el galardón correspondiente a la Iniciativa Social del año.

Bankia y Cáritas Madrid se han unido con la finalidad de facilitar vivienda a familias que se encuentren en situación de exclusión social. Para ello ambas instituciones han firmado un acuerdo por el que la entidad financiera aportará 60.000 euros a la organización.

La Cañada Real es el principal punto de venta de drogas de España, al que según algunos estudios acceden cada día entre 9.000 y 12.000 personas a consumir. De ellas, unas 150 permanecen de forma permanente en el poblado. "Cada año mueren tres o cuatro toxicómanos en la calle por sobredosis o por frío porque las ambulancias no vienen por la noche", cuenta a Madridiario Javier Prieto, coordinador de los proyectos de Cáritas Madrid en Valdemingómez.

A 15 kilómetros del centro de la ciudad, a un lado de la A-3, el panorama cambia radicalmente: los grandes edificios dan paso a las chabolas, la pobreza y un paisaje sumido en el barro. No todo son drogas y delincuencia en el asentamiento ilegal de la Cañada Real: sus vecinos, los que conviven con estas realidades, luchan por la normalización. Para que esto resulte más fácil, Cáritas Madrid trabaja en la zona. Madridiario ha querido conocer de cerca los proyectos que la entidad desarrolla en la Cañada.

Representantes de BBVA han visitado Taller 99, un proyecto de inserción laboral de Cáritas Madrid, apoyado por la entidad, que forma a sus alumnos en la confección textil, pero también en las dinámicas laborales.

La ONG católica Cáritas Madrid acaba de presentar su memoria de 2013. En total, gastó 31.195.880 euros y atendió a 131.608 personas. Contó con el trabajo de 9.575 voluntarios. La tasa de pobreza en Madrid supera el 20 por ciento, según los datos publicados por el INE la semana pasada.
  • 1