www.madridiario.es
Piden más recursos sanitarios en la Cañada para evitar que sigan muriendo toxicómanos
Ampliar
(Foto: Antonio Villalta)

Piden más recursos sanitarios en la Cañada para evitar que sigan muriendo toxicómanos

miércoles 10 de febrero de 2016, 08:11h

La Cañada Real es el principal punto de venta de drogas de España, al que según algunos estudios acceden cada día entre 9.000 y 12.000 personas a consumir. De ellas, unas 150 permanecen de forma permanente en el poblado. "Cada año mueren tres o cuatro toxicómanos en la calle por sobredosis o por frío porque las ambulancias no vienen por la noche", cuenta a Madridiario Javier Prieto, coordinador de los proyectos de Cáritas Madrid en Valdemingómez.

Una de las cosas que reivindican es que Madrid Salud establezca en la Cañada el dispositivo de emergencia que había en las Barranquillas. Era un dispositivo estable, instalado en un módulo prefabricado con un médico, un ATS y 8 o 10 camas de emergencias. Además, contaba con una sala de venopunción. "El problema es que la Agencia Antidroga viene de sol a sol. Y por la noche que es cuando se dan los casos más graves no hay nadie", explica Javier. "Este dispositivo se quitó y no se trasladó aquí. Y es una de las grandes deficiencias que tenemos para atender a esta gente", comenta. "Lo que pedimos es que se tenga un dispositivo para que esta gente, desde las 6 de la tarde hasta las 10 de la mañana, no esté totalmente abandonada. Es en ese momento cuando surgen los problemas de salud más importantes", añade. Se estima que entre 9.000 y 12.000 personas acceden cada día a Valdemingómez para consumir drogas, un dato que Madridiario ha tratado en reiteradas ocasiones de confirmar con el Ministerio del Interior, sin haber obtenido respuesta hasta el momento.

En la parroquia de Santo Domingo de la Calzada, Cáritas Madrid lleva a cabo el proyecto de 'Encuentros con dignidad'. Un proyecto para enfermos de adicciones que ya están en fase terminal. No obstante, el trabajo de Cáritas Madrid tiene que ver más con recuperar la dignidad que con la consecución de objetivos. "Son gente que no se mueve del poblado por la dosis diaria, son los denominados habitualmente 'machacas'". Tienen un servicio de duchas y lavandería, un primer paso para que los toxicómanos vayan recuperando poco a poco los hábitos más básicos.

La finalidad de este programa es mejorar la calidad de vida del colectivo mencionado minimizando el impacto del VIH y de otras patologías trasmisibles asociadas al consumo y, además, aproximarles a la red social y sanitaria.

Además, la unidad de la Agencia Antidroga acude diariamente al poblado y se ocupa de los seguimientos médicos, como la dispensación de metadona, y de derivarles a los centros de desintoxicación. De ahí, pasan a la reinserción, los que lo consiguen. "Es un proceso muy largo que puede durar 4 años", comenta Prieto. Cáritas Madrid acompaña, en este proceso de desintoxicación, a los afectados a "pisos tutelados o pisos de autogestión (viven solos) para ayudarles a que salgan de la Cañada y comiencen desde cero", concluye Prieto.

Según fuentes municipales del Área de Seguridad, el Ayuntamiento de Madrid está trabajando para dotar de más seguridad la zona de la Cañada. Allí se puede tener sensación de inseguridad por muchas razones: porque hay personas que tienen un negocio de drogas, porque una ambulancia tiene difícil acceso si hay una parada cardiorrespiratoria, o porque no hay iluminación en determinadas zonas. El Ayuntamiento de Madrid está estudiando mejorar el asfalto de la Cañada e iluminar la zona y de esta manera dar más seguridad a este poblado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios