www.madridiario.es
    27 de junio de 2019

pobreza

CCOO ha presentado una campaña para reclamar a las administraciones que todos los contratos públicos garanticen salarios mínimos de 14.000 euros.

INFORME DE CCOO

CCOO de Madrid publica este miércoles un informe relativo a al riesgo social y de desigualdad existente en la Comunidad. Coincidiendo con el Día Internacional de la Pobreza, el sindicato saca a relucir cómo las estrecheces económicas pueden convertirse en una realidad estructural en la región. La pobreza afecta al 20 por ciento de los madrileños y encuentra entre los 16 y los 29 años la franja de edad más vulnerable. Además, tiene rostro de mujer y de familias monoparentales.

Los últimos dato del Insituto de Estadística de la Comunidad de Madrid afirman que uno de cada cinco madrileños está en riesgo de pobreza o exclusión social.

Unicef ha presentado su último informe sobre Infancia y Desarrollo en el campus de Almagro de la Universidad Camilo José Cela.´

Puente de Vallecas, Usera y Vicálvaro son los distritos que presentan una mayor tasa de riesgo de pobreza. Así se desprende del estudio 'Necesidades sociales en la ciudad de Madrid 2016'.

La nueva estrategia de Responsabilidad Corporativa de Gas Natural Fenosa incluye la puesta en marcha en España de un pionero Plan de Vulnerabilidad energética. El objetivo es el de intensificar las actuaciones que ya venía realizando, sistematizar la gestión de los clientes más vulnerables, así como reforzar la colaboración con las entidades del Tercer Sector y las administraciones públicas

El Ayuntamiento de Móstoles, en colaboración con la Asociación Punto Omega, ha abierto un Centro de Emergencias de Noche para personas en situación de riesgo.

La portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Purificación Causapié, ha calificado de "prioridad absoluta" que los presupuestos municipales para 2017 incluyan una partida económica de 10 millones de euros contra la pobreza energética.

El secretario general de Comisiones Obreras (CCOO) en Madrid, Jaime Cedrún, ha denunciado este miércoles que la bajada de los salarios en la Comunidad de Madrid durante la crisis ha provocando el incremento de la desigualdad social, así como un aumento "alarmante" de la pobreza social. Además, ha criticado que el 45,3 por ciento de los contratos que se realizaron en el mes de septiembre de este año en la Comunidad de Madrid fueron a tiempo parcial.

Un grupo de inquilinos de la calle Toledo número 15 de Parla, edificio que lleva desde el pasado 26 de septiembre sin suministro eléctrico, han presentado una denuncia contra el Ayuntamiento de la localidad, la compañía Iberdrola y la Fundación Toda Ayuda, gestora hasta este año de los contratos de los vecinos, en la que reclaman como medidas cautelares que se restablezca la luz en la comunidad.

El Corte Inglés ha donado 113.000 euros a UNICEF Comité Español, que se destinarán a programas dedicados a mejorar las condiciones de vida de los niños más vulnerables.

La pobreza ha crecido. Según revela un informe de CCOO, uno de cada cinco madrileños está en riesgo de pobreza y exclusión.

El complejo de la calle Toledo estaba llamado a ser la gran promesa urbanística de toda una generación de jóvenes parleños que se lanzaban a la vida. Hoy, aquella mole gris de torreones diseñados con tiralíneas hacina a 1.200 residentes, la mitad menores de edad. Las quiebras de la constructora y del banco que la avaló hace media década terminaron por extender una barra libre para las ocupaciones. Estos días, la situación ha llegado al límite con el corte del suministro de luz. Algunas voces piden mano dura contra lo que consideran un privilegio consumado y un foco de inseguridad. Sin embargo, nadie se atreve a desalojar el bloque. Nadie sabe qué pasaría después.

Cerca de 1.200 personas, de las que medio millar son menores, llevan sin suministro eléctrico desde el pasado día 26. Son los residentes del complejo de viviendas de la calle Toledo 15 de Parla, un inmueble que se ha convertido en una colonia de excluidos sociales, la mayoría de origen magrebí aunque asentados en España desde hace años. La compañía de la luz les ha cerrado el grifo porque el contrato había expirado hacía meses. Ahora, los vecinos se vacían los bolsillos para crear un fondo y negocian con la eléctrica para firmar por primera vez un contrato a su nombre que les saque de la oscuridad.