www.madridiario.es
Ricardo Rosado fue desahuciado hace tres años por impago de alquiler. Ahora disfruta de una vivienda social, pero sigue sin tener ayudas suficientes para mantener a su familia.
Ampliar
Ricardo Rosado fue desahuciado hace tres años por impago de alquiler. Ahora disfruta de una vivienda social, pero sigue sin tener ayudas suficientes para mantener a su familia. (Foto: MDO)

El drama del desahucio: acceder a una vivienda de emergencia social y no poder pagarla

lunes 11 de febrero de 2019, 07:38h

La Comunidad de Madrid asegura que ha repartido más del doble de los inmuebles prometidos al inicio de la legislatura. Además, el vicepresidente anunció la próxima reparación de otros 150 pisos para destinarlos a familias vulnerables. Ricardo, desahuciado, denuncia que las ayudas no son suficientes.

Él es uno de los agraciados que, en esta legislatura, han accedido a una vivienda social. Pero eso no ayudó a resolver sus problemas. Ricardo Rosado, desahuciado hace años por impago de alquiler, paga ahora casi tanto como en el piso donde residía con su familia: 500 euros. "¿Cómo lo voy a hacer si cobro los 400 euros del paro?", se pregunta.

Evitar casos como el suyo o ayudar a rebajar el trauma de las situaciones más dramáticas era, precisamente, el objetivo institucional de la semana pasada. Todas las Administraciones se reunieron el miércoles en una 'cumbre antidesahucios' con la que buscaban mejorar la comunicación entre todas ellas para dar solución a los casos de familias en situaciones de emergencia. De la cita, convocada por el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes, salió un acuerdo entre los poderes Ejecutivos y el Judicial para informar a las personas que vayan a ser desalojadas de los recursos de que disponen para no quedarse en la calle.

De entre todos ellos, la Comunidad de Madrid se comprometió a seguir mejorando su parque de viviendas sociales, del que ya se han ocupado más de 2.400 pisos a lo largo de la legislatura. "Es más del doble de lo prometido en un principio", presumen fuentes de la Consejería de Vivienda. El vicepresidente, Pedro Rollán, anunció también la próxima puesta a disposición de otros 150 inmuebles que el Gobierno está reparando para dedicarlos a este fin a lo largo de 2019.

"Si tienes deudas con el pago de los suministros no accedes a las ayudas de reducción de alquiler"

Sin embargo, "aún queda mucho por hacer", opina Ricardo. Según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), 1.878 familias fueron desahuciadas en 2018. Desde 2016, año en que se aprobó el decreto de creación del Parque de Viviendas de Emergencia Social de la Comunidad, 10.890 fueron los afectados. Por ello, la cantidad de viviendas se antoja insuficiente.

Además, no todo es tan fácil como quedarse en la calle y poder acceder a estas ayudas públicas. Así lo expresa Ricardo, que si bien agradece tener un techo en el que vivir con su familia, lamenta que no sea solución suficiente para su situación. Tiene 43 años, una mujer con una enfermedad crónica y tres hijos de 26, 9 y 8 años. Está en el paro, cobrando el subsidio de 430 euros. Su vivienda social, en la que reside desde hace más de tres años, le cuesta 500. ¿El motivo? "Si tienes deudas con el pago de los suministros no accedes a las ayudas de reducción de alquiler", lamenta.

Las congelaciones y ayudas de las facturas de la luz, agua y gas tampoco son suficientes para llegar a fin de mes. "En casa somos cinco personas y, aunque reduzcan las tarifas, no hay mes que bajemos de los 50 euros de agua, entre 60 y 80 de luz y, en invierno, casi 300 con la calefacción", relata. "¿Cómo voy a llegar si, al sumarle la manuntención de mis hijos necesito casi 2.000 euros para sobrevivir?", se pregunta.

De hecho, la alimentación de sus pequeños fue lo que le llevó al desahucio de su casa anterior. Él fue una de las víctimas de los precios del alquiler, que no dejan de subir en Madrid -hasta un 15% en 2018 según sendos informes de Fotocasa e Idealista- mientras, como realta la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en su último manifiesto, los salarios de los trabajadores siguen sumidos "en una profunda depresión".

Antes de eso, vivían tiempos mejores. "No estábamos para tirar cohetes, pero sobrevivíamos", relata Ricardo. Trabajaba en el centro logístico de Cortefiel y vivía en un piso de tres habitaciones en Aranjuez por el que pagaba un alquiler de 600 euros. "Llevaba cinco años allí y todo era genial. Pero llegaron las máquinas a la empresa y empezaron a hacer el trabajo de un mes en una semana. De 600 empleados se quedaron con 150", cuenta, todavía dolido.

"Al principio seguíamos pagando el alquiler de la peor forma que se puede hacer: a costa de la alimentación de los niños"

Pero eso no fue lo peor. "Al principio seguíamos pagando el alquiler de la peor forma que se puede hacer: a costa de la alimentación de los niños. El pequeño, Ricardo, tuvo un coma glucémico. Y a partir de ahí dejamos de pagar para atender a lo que de verdad era prioritario", recuerda con angustia. Después, todo fue "la pescadilla que se muerde la cola": él, en el paro; su mujer, víctima de violencia de género de una pareja anterior, con fibromialgia y fatiga crónica, prácticamente encamada.

Ella no recibe ninguna pensión por no haber cotizado lo suficiente -tiene 44 años- y, con su 59% de minusvalía reconocida, no puede trabajar. Él, en condiciones normales, tampoco. "Necesito un trabajo que me permita ir a buscar a mis hijos al colegio, ocuparme de la casa y de mi mujer y eso es imposible", constata, a la vez que insta al Gobierno a mejorar el mercado laboral.

LOS DESAHUCIOS, EN CIFRAS:

* 1.878: familias desalojadas en 2018 en la Comunidad de Madrid.

* 80%: la gran mayoría de los desahucios del año pasado se debieron al impago del alquiler

* 15%: porcentaje de subida de los precios de alquiler en Madrid

* 10.890: lanzamientos ejecutados desde 2016, año de creación del Parque de Viviendas de Emergencia Social

* 80.000: total de afectados -oficiales- desde que comenzó la crisis, en 2007

* 2.400: viviendas entregadas a emergencia social -no sólo a desahuciados-

* 150: pisos de la Comunidad en proceso de reforma para ser entregados este año

* 3: familias que se quedan en la calle cada día en la región


Si ahora lo pasa mal, en un principio fue todavía más duro. "La PAH por aquel entonces no llevaba casos de lanzamientos por impago de alquiler", recuerda. Pero enseguida se pusieron manos a la obra y, gracias a ellos, logró lo que ahora tiene. "Era en época preelectoral y me planté en los plenos del Ayuntamiento un día sí y otro también. Al final, amenacé a la alcaldesa con llevarme a la plataforma y reventarle la pegada de carteles. A los tres días me llamaron ofreciéndome una solución", dice orgulloso y hasta contento.

"Necesito un trabajo que me permita ir a buscar a mis hijos al colegio, ocuparme de la casa y de mi mujer y eso es imposible"

Cuál fue su sorpresa cuando fue a visitar la vivienda de lo que entonces aún era el Instituto de Vivienda de Madrid (Ivima) -ahora Agencia de Vivienda Social (AVS)-. "Era un edificio del Ensanche de Vallecas, hecho una vergüenza y habitado por delincuentes dedicados al narcotráfico y la venta de cobre. No era adecuado para mis hijos, sobre todo, para los más pequeños que hoy tienen 8 y 9 años", argumenta.

Una vez más, recurrió a la intimidación: se plantó en el Ivima y prometió no sólo no salir de allí, sino llevar a otros compañeros de la PAH a encerrarse con él. El mismo día le concedieron otra adjudicación: la actual casa en la que ahora reside, en Parla. "Eso me demostró que sí que hay pisos. El problema es que no quieren concederlos", denuncia.

(MDO)

No todos los desahuciados están en situación de emergencia social

Desde la Consejería insisten en que no se trata de eso. Alegan que no todas las viviendas sociales están destinadas a emergencia social. Y, dentro de la emergencia social, hay muchas personas en situación de vulnerabilidad que, en función de si cumplen o no ciertas características, pueden acceder (o no) a los pisos protegidos. En ese grupo no sólo entran los desalojados -3 familias al día son desahuciadas en la Comunidad de Madrid-, sino también las víctimas de violencia de género, los habitantes de infraviviendas, las familias con hijos -especialmente si éstos son menores de 3 años- o con dependientes y/o discapacitados, entre otros baremos.

Además, desde el Ejecutivo de Ángel Garrido recuerdan también otras ayudas como las ofrecidas, precisamente, al alquiler de las familias con rentas más bajas o las bonificaciones del IBI, entre otras. Sin embargo, para muchos, aún queda mucho por hacer.

"La vivienda te la dan, pero tienes que dar tú de alta los suministros y eso es una pasta"

"Durante los tres primeros meses pagábamos 75 euros de alquiler, otros 40 de garage -a pesar de no tener coche-, y 80 de comunidad", relata Ricardo. Sin embargo, después de ese tiempo es necesario volver a acreditar su situación. "Si tienes deudas acumuladas y no llevas al día los pagos de luz, agua gas y comunidad no accedes a la reducción del alquiler. Y éste sube hasta los 500", declara. "Además, la vivienda te la dan, pero tienes que dar tú de alta los suministros y eso es una pasta", apostilla.

En cualquier caso, Ricardo dice estar encantado con su vivienda actual. "Tiene tres habitaciones, está reformada, es un edificio accesible, con pasillos anchos para sillas de ruedas y todo. El piso está muy bien", reconoce. El problema es todo lo demás.

Y eso es, precisamente, la lucha que todavía mantiene la PAH. La plataforma no sólo sigue paralizando desahucios con la lucha de los activistas, sino que ofrece ayuda jurídica y psicólogica a sus miembros. Además, convoca continuas manifestaciones para protestar ante todas las administraciones públicas y mantiene una pelea constante con los diputados del Congreso, a quienes no dejan de enviar sus reclamaciones para que legislen al respecto.

(Kike Rincón)

Las reclamaciones de la PAH

El último en recibirlas fue el jefe del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, a través de un amplio dossier que el colectivo entregó el jueves en la sede del PSOE, en la calle Ferraz. "Reclamamos su acción desde el Gobierno de la nación. Bien sabe usted de las terroríficas consecuencias que para las familias, autónomos y pequeños empresarios ha supuesto la crisis financiera que ellos no provocaron", instan al presidente tras recordarle la "indefensión" en que se encuentran los afectados por "la estafa hipotecaria" y la "crisis de los alquileres".

Un portavoz de PAH Madrid: "Vivos no vamos a entregar nuestras viviendas"

También lamentan el resultado final de la Ley de Regulación del Contrato Inmobiliario, "muy lejos de ser satisfactorio" ya que no pone fin a la "ola especulativa del alquiler" debida a la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994 que, en opinón de la plataforma, ha dejado "totalmente indefenso al inquilino". A ellos se suman los lanzamientos hipotecarios. Unos y otros, denuncia la PAH, "niegan los más elementales derechos de los ciudadanos, que son expulsados de sus viviendas sin alternativa habitacional alguna".

Por todo ello, proponen tanto al Gobierno como a todos los partidos que incluyan sus propuestas en sus programas electorales de cara a las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo. Congelar los alquileres, crear un contrato único supervisado que impida cargar gastos de mantenimiento a los inquilinos, eliminar las desgravaciones fiscales de los arrendadores, crear un impuesto sobre las ventas de viviendas que no sean para primera residencia, municipalizar el suelo urbano y ampliar el parque público de vivienda social son algunas de ellas.

Mientras tanto, los activistas permanecerán "en la calle" intentando evitar que el número de familias desahuciadas aumente aún más. Ya lo advierte el portavoz de la PAH en Madrid, Luis Chamarro: "Vivos no vamos a entregar nuestras viviendas".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.