www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

María Bernaldo de Quirós fue la primera mujer piloto en España
Ampliar
María Bernaldo de Quirós fue la primera mujer piloto en España (Foto: Havilland Moth)

María Bernaldo Quirós, la primera mujer piloto de España

sábado 24 de noviembre de 2018, 09:00h
El 24 de noviembre de 1928, la madrileña María Bernaldo de Quirós se convertía en la primera mujer con título de piloto en España.

"Que se vaya acostumbrando la opinión pública, verán que las mujeres servimos para algo más que bordar". Así de contundente se mostraba con la prensa la madrileña María Bernaldo de Quirós, la primera mujer piloto en España. Este sábado se cumplen 90 años de su confirmación oficial como tal: el 24 de noviembre de 1928 recibía la licencia de la Escuela Nacional Aeronáutica después de haber aprobado el examen en el mes de octubre.

La vida de Bernaldo de Quirós comenzó como la de cualquier mujer de la alta sociedad -era hjia de los aristócratas Rafael Bernaldo de Quirós y Mier y Consolación Bustillo y Mendoza, Marquesa de los Altares- en aquella época, aunque poco a poco se fue apartando de la norma hasta alzarse como una adelantada a su tiempo.

De viuda a primera dama

Nacida en marzo de 1898 en Madrid, vivía en Ciudad Rodrigo (Salamanca) y a los 19 años se casó con un primo suyo. La pareja perdió dos hijos y, solo dos años después del matrimonio, él murió. En 1922 contrajo de nuevo matrimonio. Su nuevo marido, José Manuel Sánchez-Arjona y Velasco, llegaría a ser alcalde de Ciudad Rodrigo -fue conocido como 'El buen alcalde'-, y Bernaldo de Quirós se volcó en diversas obras de caridad durante su 'mandato' como primera dama.

Pero sus ansias de libertad iban más allá. Miraban, concretamente, al cielo. En un momento en el que la incipiente aviación en España despertaba un gran interés entre la opinión pública, Bernaldo de Quirós empezó a frecuentar la compañía de algunos de los mejores pilotos de la época, no sin despertar suspicacias entre los vecinos de Ciudad Rodrigo, que se apuntaron al chismorreo sobre los 'novios' de la primera dama.

De Getafe al cielo

Lo cierto es que la pareja terminó separándose y ella se marchó a Madrid para aprender a volar. Su profesor fue José Rodríguez Díaz de Lecea, uno de los pilotos más reconocidos que terminó convirtiéndose en su pareja. De hecho, Bernaldo de Quirós fue una de las primeras mujeres que aprovechó la Ley del Divorcio de 1932 de la Segunda República para separarse legalmente de su segundo marido y casarse, en 1933, con el piloto.

Bernaldo de Quirós cumplió lo que había sido su sueño desde niña a bordo del Havilland DH.60 Polilla con el que recibía las clases de pilotaje en el Real Aero Club de Getafe. Tras recibir la licencia en noviembre del 28, participó en varias exhibiciones en el norte de España y se convirtió en un reclamo para las mujeres en un mundo que, hasta entonces, había estado circunscrito a los hombres. De hecho, entre 1928 y 1930 realizó hasta 200 bautismos de vuelo con otras mujeres por toda la geografía española. Eso sí, tenía que utilizar su propia aeronave puesto que no le estaba permitido utilizar los aparatos del Real Aero Club por ser mujer.

A pesar de ello, en 1929 y gracias al fervor popular que levantaba, recibió la insignia de aviación militar del Real Aero Club, una distinción poco frecuente.

El olvido

Sin embargo, a partir de la década de los 30, su presencia en la esfera pública se diluye. Durante el franquismo, su marido llegó a ser ministro del Aire. Ella nunca volvió a volar de forma pública y poco más se sabe de su vida. Murió en su domicilio en Madrid, el 26 de septiembre de 1983. Su cadáver fue descubierto varios días después.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.