www.madridiario.es
Arturo Fernandez
Arturo Fernandez

Arturo Fernández abandona la administración del Grupo Arturo Cantoblanco

lunes 16 de junio de 2014, 17:53h

El Grupo Arturo Cantoblanco ha puesto en marcha un procedimiento para evitar el concurso de acreedores. El  presidente de CEIM y de la Cámara de Comercio, Arturo Fernández, ha abandonado la dirección del Grupo y el nuevo administrador único, nombrado para negociar con los acreedores, se ha acogido a una figura que entró en vigor el 1 de enero de 2012 en la reformada Ley Concursal, consistente en una comunicación al juzgado del inicio de negociaciones, lo que paraliza cualquier ejecución judicial sobre los bienes para favorecer un acuerdo. Como resultado de las medidas adoptadas, los directivos del grupo se han convertido en accionistas y el presidente de la patronal ha quedado como accionista minoritario. No se descarta que en la negociación con los acreedores se cedan algunas de concesiones que la empresa posee con objeto de mantener la totalidad de los 1.800 empleos de la compañía.

Según ha podido saber Madridiario, a finales del mes pasado, Antonio Arenas, un abogado y economista, experto en este tipo de negociaciones, fue elegido administrador único del Grupo Arturo Cantoblanco, después de que Arturo Fernández decidiera dejar este puesto, Arenas, encargado de negociar con los acreedores de la compañía, decidió la semana pasada acogerse al artículo 5 bis de la Ley Concursal. "El objetivo de solicitar la situación de preconcurso es salvaguardar los compromisos adquiridos con nuestros clientes y asegurar los puestos de trabajo de todos nuestros empleados, permitiendo a la sociedad continuar desarrollando su actividad con normalidad", afirma la empresa en un comunicado. El Grupo Arturo, con más de 100 años de historia posee varios complejos hoteleros y gestiona más de 80 establecimientos en los que trabajan 1.800 personas.

El nombramiento de Arenas y la solicitud de la situación de preconcurso se produce después de que la compañía haya acometido un proceso de reestructuración, conocido como management buy out por el que una quincena de directivos y empleados se ha convertido en accionistas de la compañía. Ello ha supuesto que Arturo Fernández ha quedado como accionista minoritario. El comunicado oficial de la compañía indica que este proceso "permitirá garantizar el futuro de nuestro proyecto empresarial" y destaca que "las medidas que se prevén adoptar nos van a permitir cumplir con nuestros compromisos con proveedores, bancos y Administración"

El artículo 5 bis, al que se ha acogido el grupo, indica que "no podrán iniciarse o, en su caso, quedarán suspendidas las ejecuciones singulares promovidas por los acreedores de pasivos ... siempre que se justifique que un porcentaje no inferior al 51 por ciento de pasivos financieros han apoyado expresamente el inicio de las negociaciones encaminadas a la suscripción del acuerdo de refinanciación, comprometiéndose a no iniciar o continuar ejecuciones individuales frente al deudor en tanto se negocia". La Ley Concursal da tres meses para resolver la situación económica o solicitar la declaración del concurso de acreedores.

Fuentes próximas al proceso indican que una de las bazas que podría jugar el nuevo administrador en su negociación con los acreedores sería la cesión de algunas de las concesiones que hoy posee el grupo con la idea de que el nuevo concesionario se quedara con el personal, ya que la voluntad de la empresa es que no haya ningún despido.

Más información:
El Grupo Cantoblanco dejará de dar servicio en el Club de Campo por deudas 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios