www.madridiario.es
Edificio Equitativa Banesto
Edificio Equitativa Banesto

La 'operación Canalejas' recibe el Premio Atila de Ecologistas

miércoles 04 de junio de 2014, 12:31h
Con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid celebra la XXII edición del Premio Atila para distinguir a aquellas personas y entidades que hayan destacado por su contribución a la destrucción del medio ambiente. En esta ocasión se premia a los promotores de la 'operación Canalejas'  o la presidenta de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce, Carmen Cafranga Cavestany.
El 5 de junio es la fecha elegida por la ONU para la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente. Con tal motivo, Ecologistas en Acción de Madrid convoca los premios Atila con el objetivo de distinguir y denunciar a aquellas personas y entidades que hayan destacado por su contribución a la destrucción del medio ambiente.

Los Premios Atila constan de un primer premio denominado "Atila" y de un accésit denominado "El caballo de Atila". Por tercer año consecutivo se han abierto cuatro secciones para dar mayor oportunidad a los candidatos. En la mayoría de las secciones se concede tanto el primer premio como el accésit. Las secciones elegidas y los premiados son:

En la sección de 'Actuación más bárbara' el Premio Atila se ha concedido a Juan Miguel Villar Mir, presidente el Grupo Villar Mir, y la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, por promover y autorizar, respectivamente la operación urbanística en el centro de Madrid, conocida como 'operación Canalejas'. Según apunta Ecologistas, esta actuación permite unificar siete edificios diferentes contiguos localizados en la calle Alcalá, la Plaza de Canalejas y la Carrera de San Jerónimo, propiedad de Villar Mir para convertirlos en un complejo hotelero y comercial. Previamente ha sido necesario reducir la protección de edificios emblemáticos como el del banco Hispanoamericano y La Equitativa-Banesto, para derribar su configuración interior, conservando solo sus fachadas". Por su parte, el accésit Caballo de Atila ha sido para Paloma García Romero, concejala de la Junta de Distrito de Tetua?, por haber ordenado el desmantelamiento del huerto urbano puesto en marcha por la comunidad educativa del colegio público Ignacio Zuloaga.

El Premio Atila a la 'Mamandurría más destacable' ha sido para Carmen Cafranga Cavestany, socia de la mujer de Ignacio González y exconsejera de Caja Madrid, "por su contribución a las modificaciones de leyes que se suceden desde hace varios años, y que casualmente coinciden en el tiempo con sus problemas con la justicia, por explotar un centro de eventos en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, donde estaba prohibido", según se recoge en el comunicado de la asociación ecologista.

En la categoría de 'Mayor despilfarro de fondos públicos o privados para la destrucción de la naturaleza' el Premio Atila ha sido para el consejero de Transportes, Pablo Cavero, por "su empecinamiento en despilfarrar 232 millones de euros para construir el aeródromo de El Álamo, una infraestructura innecesaria -vinculada al malogrado proyecto Eurovegas- y con un fuerte impacto sobre el territorio, espacios protegidos y los núcleos de población más próximos". Por su parte, el accésit de esta categoría ha recaído en la directora general del Parque Tecnológico de Valdemingómez, Miriam Sánchez, por su propuesta de incrementar la capacidad de incineración de la planta, una decisión que supone el despilfarro de recursos y un riesgo para la salud de las personas y del medio ambiente, en lugar de optar por un cambio del modelo actual de gestión de residuos, concentrando los esfuerzos en reducir, reutilizar y reciclar.

La 'Mayor chapuza', a juicio de los participantes en los Premios Atila, ha sido la de Beatriz Lobón, coordinadora de la Oficina de Planificación Urbana del Ayuntamiento de Madrid, "por su responsabilidad en la elaboración del nuevo plan general de ordenación urbana que desmantela la ciudad, abre la puerta al expolio de los suelos y edificios públicos para ponerlos al servicio de intereses privados y aboga por un modelo continuista de ocupación del territorio reclasificando el límite de lo posible". El accésit ha sido para el presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, Miguel Antolín Martínez, "por su responsabilidad en la reciente aprobación del Plan Hidrológico de la Cuenca del Tajo, que en el caso de la Comunidad de Madrid, no solo no va servir para mejorar el estado ambiental y ecológico de los principales ríos, sino que será una especie de condena a cadena perpetua para que sigan manteniendo sus deplorables condiciones ambientales".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.