www.madridiario.es

EL MADRID SOCIAL: RSC Y FUNDACIONES

Fundación Abracadabra
Ampliar
Fundación Abracadabra

Fundación Abracadabra: del hospital a la chistera

miércoles 28 de agosto de 2019, 08:42h

Nueva entrega de la serie de reportajes El Madrid Social: RSC y Fundaciones, extraídos del octavo libro de la serie Foro Madrid Debate.

Hay un tipo de magia que convierte hasta al más escéptico en creyente: aquella que llega a los niños que se encuentran hospitalizados. Es, en gran medida, a lo que dedica su tiempo y esfuerzo la Fundación Abracadabra, que visita unos 70 hospitales al año en todo el territorio nacional, donde se incluye toda la red hospitalaria madrileña. Lo hacen, dicen, porque la ilusión vence al desánimo. Además, esta actividad convive con otros múltiples programas que pasan de igual forma por el ilusionismo pero que cambian de receptor, pues también realizan talleres y espectáculos en residencias de ancianos o en albergues para adolescentes.

La solidaridad, ya de por sí, es mágica, pero la ilusión la potencia aún más. Ese es el principal fin de la Fundación Abracadabra de Magos Solidarios, que regala millones de trucos por diferentes hospitales para hacer el ingreso más ameno a los menores entre camas, batas blancas y goteros.

Son más de cien magos que, con absoluta dedicación, ofrecen sus trucos también a ancianos, personas con discapacidad psíquica o física, jóvenes en riesgo de exclusión social o a cualquier colectivo que se encuentra en un estado emocional difícil. Entre los nombres de sus miembros destacados están los de Jorge Blass, patrono de la fundación, Jandro o Juanky.

Suyo es el lema ‘Magia vs Crisis’, que muestra su convencimiento de que la ilusión puede vencer al desánimo y a la incertidumbre que afecta a los más desfavorecidos con especial virulencia.

Sin ánimo de lucro, la fundación ha llegado ya a los dos millones de beneficiarios y ha formado a más de 5.000 aprendices. En la actualidad tiene firmado un convenio con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para actuar en toda la red hospitalaria de la región y, en el resto del país, sus trucos se reparten entre más de 70 centros.

Origen

Hace más de una década, un grupo de magos solidarios que visitaba con cierta frecuencia los hospitales y comprobaba el poder de la magia y la ilusión en las personas que atravesaban momentos difíciles, decidió apostar por generar más sonrisas.

Convencidos de que el ilusionismo tiene el poder de transformar la angustia en alegría, crecieron y sumaron más magos a su causa para realizar actuaciones solidarias en hospitales de Madrid y del resto del territorio nacional, y en 2001 se constituyó la Asociación de magos e ilusionistas solidarios.

Poco a poco le dieron forma a ese proyecto único, hasta que en 2005, capitaneados por su presidente Juanjo García y de la mano de otros grandes magos solidarios como Jorge Blass y Juanky, se puso en marcha la Fundación Abracadabra de Magos Solidarios. Abracadabra tomó el relevo de las actividades de la asociación y asentó sus bases gracias a un patronato procedente de diversos ámbitos profesionales capaz de aportar solidez y creatividad al proyecto de la magia solidaria.

Repleto de ‘embajadores mágicos’, el patronato empezó a organizar y extender la labor solidaria y para ello se apoyó en un equipo de gestión pequeño pero eficaz. Esta suma de ingredientes: magos solidarios, patronato y equipo de gestión, denominados ‘familia Abracadabra’, les ha llevado a estar presentes en todas las provincias españolas, a realizar galas de magia mensuales en 70 hospitales de todo el país y a colaborar cada año con más de 500 centros asistenciales que atienden todo tipo de capacidades múltiples y colectivos desfavorecidos que, gracias a una dosis extra de magia, ilusión y cariño, pueden transformar su tristeza y desmotivación en alegría y emoción.

Este centenar de magos solidarios regalan la mejor medicina de todas, la ilusión, a los pequeños pacientes y a los más desfavorecidos con dedicación absoluta. Entre ellos se encuentran grandes ilusionistas como Jorge Blass, Alberto de Figueiredo, Héctor Mancha, Kayto y tantos otros que colaboran de forma asidua y generosa para ayudar a cumplir los fines de la fundación.

Proyectos

La Fundación Abracadabra trabaja en base a dos líneas de actuación. Una de ellas consiste en llevar la magia con un espectáculo interactivo a centros y hospitales y la otra, en clases de ilusionismo adaptadas para diferentes tipos de colectivos.

La visita a los hospitales suele comenzar con un recorrido por las habitaciones de los menores que, por su condición física, no pueden desplazarse al teatro o al aula habilitada para la actuación. Una vez que esto ocurre, el espectáculo se desarrolla delante de otros niños, familiares y personal médico. Suelen ser, además, muy participativos, por lo que suele crearse una atmósfera especial.

Magia para otros colectivos

La varita de esta ONG no solo alcanza toda la red hospitalaria de la región, sino que también toca a otros colectivos que lo necesitan. Entre ellos destacan las personas con discapacidad, a quienes dirigen una serie de actuaciones periódicas con el objetivo de desarrollar sus habilidades sociales; mayores que reciben la visita de los magos solidarios en sus residencias para, por ejemplo, celebrar sus cumpleaños con sus hijos o sus nietos; asociaciones de padres de niños con cáncer; personas que padecen una enfermedad rara, para dar mayor visibilidad a este tipo de dolencias; o individuos en riesgo de exclusión social, a quienes se ayuda a combatir a través de la magia multitud de barreras personales y sociales, como la baja autoestima, un estado de ánimo deficiente o una escasa motivación.

Talleres Juanitas

Los Talleres Juanitas nacieron en 2014 bajo el paraguas de un programa destinado a niños en tratamiento oncológico y de la mano de asociaciones de padres de niños con cáncer.

La fundación ha llegado ya a los dos millones de beneficiarios y ha formado a más de 5.000 aprendices

En ellos, los magos solidarios imparten clases a los menores ingresados diseñadas de forma específica para ellos con el objetivo de que incrementen su bienestar a través de sus ‘habilidades mágicas’: asumen retos artísticos que logran impulsar su autoestima e ilusión.

En la actualidad, y con la colaboración de otras fundaciones como la de Telefónica o la de Inocente Inocente, se imparten casi 60 talleres al año, con una duración de dos horas y en los que los pequeños aprenden juegos de magia. También se entrega una chistera y los materiales necesarios junto con el diploma de ‘Aprendiz de Mago’, que les ofrece, además, la posibilidad de protagonizar un espectáculo abierto a toda la unidad pediátrica del hospital.

Unidad psiquiátrica

La fundación también dedica sus esfuerzos a intentar mejorar la situación de los adolescentes ingresados en unidades psiquiátricas. Esta tarea comenzó en 2013, cuando dos embajadores de la ONG abrieron las puertas de este compartimento del Hospital Gregorio Marañón. Allí se hicieron ocho talleres ese mismo año que, con resultados excelentes, permitieron a Abracadabra participar en el 59 Congreso de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente.

Vistos sus enormes beneficios, el Ministerio de Sanidad mostró su apoyo a estos talleres y dio luz verde a la celebración de otras cuatro decenas en el marco de la Campaña IRPF del año 2013. Desde entonces, esta es otra arista del programa de los magos solidarios.

Adolescentes en riesgo

Otro proyecto que realiza la fundación es el de ‘Magia para todos y todas’. Más joven que los demás, cuenta no obstante con suficiente recorrido por la Comunidad de Madrid, donde se desarrolla de forma exclusiva.

Consiste en la celebración de más de una treintena de talleres para adolescentes en riesgo de exclusión social con el fin de que aprendan a socializarse y a relacionarse, en busca de fomentar también el voluntariado de estos jóvenes.

En total, se benefician de él más de 9.000 personas cada año, de las que la gran mayoría son adolescentes que luego trabajan y protagonizan ellos mismos galas de ilusionismo en otras residencias y centros de mayores.

Semana de la magia solidaria

La ciudad de Madrid es también epicentro de la Semana de la Magia Solidaria de Abracadabra, otro de sus grandes eventos. Esta celebración se repite de manera anual desde hace una década y en torno a ella se reúnen más de 5.000 personas para celebrar las acciones de la fundación.

La Nave de las Terneras, en Arganzuela, es el lugar elegido, donde cada 365 días se reúne gente de distintos lugares y colectivos para disfrutar de la magia de cerca. También acude a esta cita el centenar de magos de la ONG para, además de ofrecer sus actuaciones, mejorar su ilusionismo e innovar de forma conjunta en el desempeño de su labor.

Fuera de nuestras fronteras

La labor de la fundación es tan importante que no es posible entenderla solo circunscrita a las fronteras de la Comunidad de Madrid o del resto del territorio nacional. Por eso, para ampliar su radio de acción, Abracadabra ha viajado desde su creación a diferentes puntos con dificultades, entre los que se encuentran Sarajevo, Lima, Sáhara o Turquía.

En 2009, por ejemplo, Jorge Blass y varios magos más, entre ellos el presidente de la fundación, Juan José García, se embarcaron en un avión con destino Kenia para mostrar la magia a niños que habitan en suburbios y que nunca antes habían podido disfrutar de un espectáculo de esas características.

Una fundación de récord

En nuestra sociedad, ser solidario tiene premio. Por eso, Abracadabra puede presumir de guardar decenas de galardones en sus vitrinas como, por ejemplo, el Premio Madrid 2018 de Madridiario a la Mejor Iniciativa Social, el otorgado por el Círculo Mágico de la Sociedad Española de Ilusionismo o el entregado por Cruz Roja en 2007. Sin embargo, entre todos ellos destaca uno mundial: el récord Guiness que batieron para demostrar que la magia es ilimitada.

Fue en 2010 cuando consiguieron un logro sin precedentes: en diciembre, 52 magos voluntarios recorrieron 52 hospitales de toda España para impartir la que fue la clase de ilusionismo más grande del mundo. Todos ellos enseñaron tres juegos a más de 2.500 pacientes en un proyecto sin parangón, que contó, además, con la colaboración de Ana Rosa Quintana, Ana Milán o Luis Piedrahita, entre otras personalidades destacadas.

Cómo ayudar: ser mago o financiarlos

Ser uno más en esa amalgama de magos solidarios es posible, pues Abracadabra abre la puerta a todo el que esté dispuesto a ello. Eso sí, a cambio pide mucha vocación y mucho tiempo para no dejar de trabajar y de idear proyectos que permitan a la ONG redoblar esfuerzos y llegar donde les necesitan.

Como destacan desde la fundación, el centenar de ilusionistas se divide en aquellos que son reconocidos artistas y combinan sus actuaciones profesionales con las solidarias y los que ven la magia como una afición y ayudan a acercar el ilusionismo a los que lo pasan mal.

Además, también es posible ayudar desde casa. Hay una figura a la que denominan ‘Agitador de Ilusión’ o ‘mago de la red social’: aquellos líderes de opinión, bloggers o twitteros que dan a conocer a la ONG y que comparten, además de su ilusión, sus obras.

En el caso de no disponer de tanto tiempo, también se puede colaborar de forma económica y ayudar, así, al bien estar de la organización. El importe es considerado como donación y puede ser de 10, 20 o 30 euros al mes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.