www.madridiario.es
El alcalde de la bicicleta en Madrid, Fernando García
Ampliar
El alcalde de la bicicleta en Madrid, Fernando García (Foto: MDO)

Fernando García, alcalde de la bicicleta de Madrid: "La nueva ordenanza de movilidad es regresiva para la bici"

Por Fernando Morales
viernes 17 de septiembre de 2021, 07:24h

Trabajar para conseguir en Madrid un modelo de movilidad en el que la bici ocupe el lugar que corresponde, y que no tiene aun Madrid. Generar cultura de la bicicleta y crear una red ciclista mayada en toda la capital son los principales objetivos de Fernando García. Es, desde prinicipios de septiembre, alcalde de la bicicleta de Madrid. No depende del Ayuntamiento, sino que se trata de una red mundial de voluntarios -impulsada por BYCS- presente en ya más de 120 ciudades de 30 países diferentes que trabajan con gobiernos, industria y ciudadanos para hacer ver en sus respectivas ciudades los beneficios ya no solo de salud sino económicos, sociales y medioambientales que aporta el aumento del uso de la bicicleta en los desplazamientos urbanos.

Tampoco tiene un mandato de cuatro años, como su homólogo José Luis Martínez Almeida, pero su intención es reunirse con el equipo de Gobierno así como con los grupos de la oposición para trabajar de manera conjunta para que Madrid deje de ser una de las principales ciudades española sin una red ciclista adecuada y cuente con una infraestructura de carriles bici protegidos que puedan hacer que la bici despegue en la capital. Con esa premisa presentó su candidatura, por lo que se pondrán manos a la obra en los primeros 100 días de gracia para convocar las primeras bicifestaciones y actividades reivindicativas para exigir una política que potencie el uso de la bicicleta. Pero con la reciente aprobación de la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible, García no se encuentra cómodo y ve "complicado" que en la actual legislatura cambie en Madrid el papel de la bicicleta: "Ojalá nos sorprendan".

Pregunta: La ordenanza de movilidad quedó ratificada el lunes después de un intenso debate. ¿La aprueba? ¿Se pone a la bicicleta donde realmente tiene que estar en Madrid?

Respuesta: Falta todo por hacer. Desgraciadamente, para la bici esta ordenanza es regresiva. No hay ninguna medida que vaya a propulsar, a facilitar el uso de la bici en Madrid mientras que sí que hay algunos puntos que la siguen dificultando.

Y es que no hay avances, más bien un pequeño retroceso. Se consagra lo que era el ciclo carril, una experiencia que en Madrid tiene ya 15 años y que en 15 años, con muchos cientos de kilómetros de ciclo carriles, no ha conseguido sacar una cantidad mínima de personas a la calle para hacer su movilidad en bici. Más bien lo que ha hecho ha sido consagrar ese enfoque de ciclocarril cambiándolo de nombre. Ahora se llamará carril multimodal, incorporando a los BMP, pero es lo mismo que ya existía.

P: ¿Por qué ocurre esto en Madrid? ¿Cuáles son las acciones que usted quiere promover para que Madrid vuelva a donde tendría que haber estado desde hace mucho tiempo y ponga la bicicleta en el centro de sus políticas de movilidad?

R: En Madrid nunca ha habido una clara, decisiva y valiente apuesta por fomentar el uso de la bici como un modo de transporte más en la ciudad. Esto se ha repetido a lo largo de diferentes legislaturas con diferentes gobiernos. Algunos han hecho algunas cosas, otros menos, pero lo que hace falta en Madrid para que despegue realmente el uso de la bicicleta es una red de carriles bici protegidos que malle completamente la ciudad, especialmente por las grandes avenidas. Una malla que tiene que proteger los carriles bici cada 400 o 500 metros. Esto no se ha hecho. Hay planes desde 2008 que se aprobaron por parte de todos los grupos políticos en el famoso Plan Director de Movilidad Ciclista de Madrid y que se revalidado de nuevo con el apoyo de todos los partidos políticos en 2016 y que no se ha implementado.

P: Son muchos los acuerdos a los que se han llegado para fomentar el uso de la bicicleta, los últimos los firmados tras la primera ola de la pandemia, los Acuerdos de la Villa. Sin embargo, Madrid continúa sin una clara apuesta por esta movilidad y sin unificar carriles bici.

R: En general tenemos muy pocos carriles bici. En los acuerdos de la Villa es un tema que se trató, pero sobre el que ha habido cero avances. Es decir, exceptuando el plan para hacer el carril bici en todo el eje de la Castellana, que recordemos que se aprobó una semana antes de que comenzara la COP en Madrid, no ha habido nada más. Pero lo cierto es que aun no hay un proyecto definitivo cerrado.

P: Uno de los objetivos del Alcalde de la Bicicleta es generar la cultura de la bicicleta en su ciudad. ¿Cómo valora usted que los madrileños utilizan la bicicleta y si de verdad en algún momento podría llegar a incrementarse el uso en la capital?

R: En Holanda tienen un dicho que me gusta mucho, que es construye los carriles bici y los ciclistas vendrán. Y esto es lo que pasa en todas partes. Es decir, París hace diez años no era una ciudad que se distinguía para nada por el uso de la bicicleta. Por tanto, la cultura viene de la infraestructura.

P: Faltan políticas y dinero

R: Falta voluntad y decisión política. Hay una inercia grande para privilegiar el coche. Hay también un montón de mitos a los cuales muchos políticos se agarran para no fomentar el uso de la bici con infraestructuras que tienen que ver con que Madrid no es un sitio para las bicis porque tienen muchas cuestas, porque en verano hace calor y en invierno hace frío, etc.

Esto, no obstante, se ha demostrado completamente falsos en muchas ciudades, muchas españolas, pero también muchas fuera de España. Es decir, en Vitoria se ha hecho muchísima infraestructura en los últimos diez años. Y todos los partidos tenían claro que había que hacer. Un carril bici no es un tema partidista. Es un objetivo de la ciudad para mejorar la calidad de vida, el crecimiento económico y la salud de sus habitantes.

P: Madrid es de las pocas grandes ciudades españolas que no desarrolla como debería una una red ciclista en condiciones por sociedad.

R: Cada vez esta afirmación es más cierta. Es decir, hace ya casi diez años, Sevilla empezó una primera fase en una red de carriles bici protegidos que culminó muy deprisa en dos años y que también muy deprisa significó un aumento súper importante en el uso de la bici. Vitoria lleva también un montón de años haciéndolo. Valencia lleva unos pocos años trabajando muy fuerte en este sentido y los resultados han sido los mismos.

Cuando empiezas a tejer una red de carriles bici en la ciudad que permite comunicar los diferentes barrios y los diferentes puntos de atracción de la ciudad, la gente saca la bici de casa y la usa. Más del 70 por ciento de los españoles tienen una bici en su hogar. Si se usa o no es debido a las facilidades que nos dan el diseño de nuestras calles en términos de seguridad, de rapidez para bici y de itinerarios directos.

P: ¿Qué relación espera mantener con el Ayuntamiento de Madrid y, en concreto, con el área de Movilidad y Medio Ambiente?

R: En el equipo de la Alcaldía una de las cosas que tenemos que hacer es reunirnos con todas las fuerzas políticas, por supuesto con el Gobierno municipal, para trasladar el consenso académico o científico de urbanistas en todo el mundo con respecto a qué significa hacer infraestructura ciclista y cómo de crítico es para que la bici sea usada como medio de transporte.

P: ¿Cuál es la relación que espera de el alcalde Almeida? ¿Cuáles son las expectativas que usted tiene?

R: Somos optimistas siempre y el trabajo lo tenemos que hacer, pero ciertamente hasta el día de hoy el gobierno municipal ha quitado carriles bici que existían, ha implementado carriles bicis no seguros, peligrosos ya que sólo están delimitados por pintura y que en realidad son carriles para carga y descarga y para doble fila. Esperemos que todas las palabras que tienen, con las cuales estamos muy de acuerdo de que Madrid necesita una movilidad más sostenible, mejores espacios para sus ciudadanos y fomentar la bici, se puedan traducir en que empiecen a tomar acciones a favor y no en contra de la bici.

P: ¿Estaba Madrid mejor preparada para la bicicleta hace tan solo tres o cuatro años que con el actual equipo de gobierno?

R: En el anterior equipo había muchos planes que no se concretaron, pero en general el espíritu era más favorable. Hoy tenemos un gobierno que habla mucho de movilidad sostenible, que públicamente ya no se atreve a decir que están en contra de la bici, pero que como dicen en mi pueblo: Hechos son amores”. Faltan hechos. Necesitamos de verdad empezar a implementar ya medidas.

P: Según datos del propio Ayuntamiento de Madrid, hasta el 30 de junio hubo 436 accidentes en los que la bicicleta estaba implicada y entre 2010 y 2020 se incrementará en un 270 por ciento. No sé si este aumento tiene que ver porque la gente utiliza más la bicicleta para sus desplazamientos o porque no hay una red ciclista segura.

R: En condiciones en las que el tráfico en general en las ciudades se incrementa y en los que, aunque todavía la bici no suponga un porcentaje significativo de los desplazamientos, es muy obvio que en los últimos diez años el aumento de la bici es palpable y no hay infraestructuras para circular con seguridad, por lo que es bastante normal que aumente la accidentalidad.

P: Me comentaba que en Madrid hacen falta carriles bici unificados. Lo cierto es que en la capital hay diferentes tipos. Por un lado, en Santa Engracia hay un carril que transcurre entre la acera y la línea de aparcamientos pero en Gran Vía está situado entre el carril bus y el de circulación de los coches ¿Cuál es el adecuado?

R: A eso mucha gente ni siquiera le llamamos carril bici. Es decir, lo que tenemos en Gran Vía es que es un carril bus seguido de un carril bici y seguido de un carril coche. Lo llamamos timo carril y no vale para para que la gente se sienta segura y poder sacar a la calle a todo tipo de usuarios de manera equitativa e inclusiva.

En muchas ocasiones, cuando se planifican nuevos carriles para las bicicletas se hacen con la premisa de que no se quita espacio al coche ni para aparcar ni para circular. Es el caso, por ejemplo, del primer anteproyecto que se presentó del primer tramo de Castellana, desde Cuzco hasta Plaza Castilla. En ese tramo no se reduce ni un metro la circulación para los vehículos.

P: Pero entiendo que allí donde no haya carril bici los ciclistas deben ir por la calzada

R: Sí y no. Las bicicletas, en calles de diferente tipología tienen que tener un espacio seguro para circular y en las avenidas, normalmente, un carril bici propio protegido del tráfico del resto de vehículos.

Además, lo que hace falta es que el diseño de las calles desincentive el uso del coche y su velocidad, porque el límite de 12 a 30 kilómetros por hora para los coches no es compatible con una circulación en bici que sea exclusiva hoy en día en Madrid a cualquier ciudad. Un ciclista con pericia experimentado que coge la bici todos los días hace aproximadamente unos 15 kilómetros por lo que si tú pones al lado de ese ciclista a coches que quieren ir a una velocidad superior a 30 hay conflicto y no es seguro. También lo que ocurre en muchas ocasiones es que en muchas ocasiones los ciclistas circulan por las aceras, aunque la calle sea del sentido de su marcha, porque no se sienten seguros.

Por esa razón, en las calles estrechas donde la bicicleta tenga que compartir espacio con el vehículo se debe reducir la velocidad con diseño. Si tú pones un cartel de máximo 30 o máximo 50, la maneras en que puedes hacer que esto se cumpla tienen que ver sobretodo con fiscalización. Es decir, una cámara y multas en cada esquina o con diseño. Esto es diseñar las calles con determinados elementos que hagan que físicamente el coche no pueda ir a más de 30. Pero esto en Madrid no ocurre. Los límites de velocidad apenas se cumplen en ningún sitio.

Es imposible poner un policía o una cámara en cada esquina, pero sí es posible diseñar todas las calles con una visión cero, que es el término que utilizamos para diseñar una calle de manera que sea segura, independientemente de la voluntad de comportamiento de los usuarios. Es decir, una calle visión cero que por su diseño los usuarios no tengan tendencia a tener accidentes.

P: ¿Veremos en Madrid en algún momento yendo a los menores en bicicleta a los colegios?

R: Espero que sí. Hay algunos valientes que lo hacen normalmente tutelados. Se llama el bici bus, que es una serie de padres se ponen de acuerdo y montan un itinerario desde el vecindario X hasta el colegio. El primero que sale del punto más alejado va recogiendo a los demás por las calles. Todos los niños en bici, normalmente con uno o con dos mayores, y así llegan todos al colegio. Hay ahí unas cuantas experiencias.

P: Pero una vez que se llega al colegio tenemos el problema de dónde dejamos las bicicletas, ¿dónde aparcamos las bicicletas en Madrid?

R: Muchas de estas bici buses terminan anclando las bicis de los pequeños al banco que está a la puerta del colegio o a las farolas o a la valla. Y hay bastantes poblaciones que están pensando que dentro de las instalaciones escolares se creen espacios para aparcar las bicis de los niños que llegan a los colegios.

Es cierto, no obstante, que en Madrid hay pocos espacios para dejar la bicicleta y muchas acaban agarradas a árboles. Además, el texto de la ordenanza para aparcar bicicletas hoy en Madrid es muy restrictivo. No permite aparcar bicicletas en aceras que sea que tengan un ancho menor de tres metros y está terminantemente prohibido dejarlas en las señalas o agarradas al mobiliario urbano. O en los aparca bicis que está el Ayuntamiento en diferentes puntos de la ciudad, lo que nos lleva a que hay barrios enteros donde en muchos kilómetros no se puede aparcar realmente una bicicleta.

Pero no hay que crear decenas de miles de puntos de aparcamiento para bicis en las calles. Que sí, que hay que hacerlo, sino cambiar radicalmente el enfoque de la ordenanza. Es decir, la mayor parte de las ciudades europeas donde hay bicis las normas para aparcarlas son muchísimo más laxas que en Madrid.

P: El equipo del Alcalde es un gabinete de nueve personas, ¿qué van a realizar a corto plazo? ¿Cuáles son sus objetivos más inmediatos?

R: Nosotros no comenzamos una legislatura en el gobierno, con lo cual no podemos implementar ninguna medida. Lo que sí que podemos es trabajar en el mundo de la comunicación para que cada vez más gente sepa cuáles son las ventajas de moverse en bici para eliminar la principal barrera que tiene hoy la ciudad de Madrid que imposibilita que mucha gente se mueva en bici. Es la falta de una gran ciclista y organizar eventos, conversatorios, debates, encuentros para avivar los falsos mitos que están en el imaginario colectivo de mucha gente que alguna vez ha pensado en bici. Pero dice que si el calor y la lluvia, que si la puesta

Para ello vamos a montar bicifestaciones y eventos para montar en bicicleta en fechas señaladas del otoño. Las primeras serán este trimestre.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios