www.madridiario.es
Señal de tráfico de Madrid Central con la indicación de 'Circulación Prohibida Excepto Autorizados'.
Ampliar
Señal de tráfico de Madrid Central con la indicación de 'Circulación Prohibida Excepto Autorizados'. (Foto: Europa Press)

Así será la ampliación de la zona SER y un nuevo 'Madrid Central' en Plaza Elíptica

A un paso de aprobar la nueva ordenanza de movilidad

Por Fernando Morales
miércoles 18 de agosto de 2021, 12:18h

La nueva ordenanza de movilidad sostenible es una realidad cada vez más cercana. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, ha convocado este viernes una Junta de Gobierno extraordinaria para dar luz verde a la nueva ordenanza, una norma que permitirá convertir Madrid en la Zona de Bajas Emisiones "más grande" de Europa en 2024 y que acaba con el nombre pero no con la medida de Madrid Central.

El proyecto estrella de Manuela Carmena, anulado por un juzgado en julio del pasado año, dejará de llamarse Madrid Central aunque mantendrá las limitaciones con dos únicas novedades: se equipara a los 15.000 comerciantes de la zona con los residentes y se permite la circulación de motos hasta las 23:00 horas. Todo ello a pesar de que una de las promesas que más repitió Almeida en campaña electoral era que acabaría con Madrid Central.

Fue en concreto a raíz de la decisión del Tribunal Supremo de confirmar la sentencia del TSJM que anulaba Madrid Central cuando el equipo de Gobierno y el área de Medio Ambiente y Movilidad aceleraron los planes para aprobar cuanto antes esta nueva ordenanza y que Madrid no dejase de contar, como exige la Ley de Cambio Climático, con una zona de Bajas Emisiones al ser una ciudad con más de 50.000 habitantes. De no salir adelante la ordenanza, Madrid estaría incumpliendo la Ley a partir de mediados de septiembre, cuando quedará definitivamente sin efecto Madrid Central.

Por ello, el Ayuntamiento aceleró los trabajos y una vez que la Junta Extraordinaria de este viernes el visto bueno a la medida se mandará a Pleno "de principios de septiembre" mientras se negocian las enmiendas durante las próximas dos semanas, confirman a Madridiario fuentes del Área de Medio Ambiente. Después el texto pasará a comisión ordinaria para ser aprobado definitivamente en Pleno y que así entre en funcionamiento en los siguientes días.

Es una ordenanza, no obstante, que nace con la oposición no solo de la Federeación de Asociaciones de Vecinos, sino de los grupos municipales de Más Madrid, PSOE y Vox. Y aunque todo apunta a que el equipo de Gobierno podrá sacar adelante la medida gracias al apoyo de los cuatro ediles escindidos de Más Madrid y reagrupados en torno a la estrategia Recupera Madrid -José Manuel Calvo, Marta Higueras, Luis Cueto y Felipe Llamas-, el alcalde está negociando, confirman fuentes municipales, "con todos los grupos" y este mismo viernes se les hará llegar el proyecto de la ordenanza "para que hagan las enmiendas al respecto que consideren".

La intención del delegado del área de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, según ha podido saber Madridiario y confirmado por fuentes del área es reunirse con los grupos municipales a partir del 30 de agosto para estudiar las enmiendas.

Oposición a la ordenanza

Aún así, las posturas parecen estar claras. Aunque desde el PSOE confirman a este medio que "por responsabilidad" presentarán enmiendas "para tratar de mejorar el texto final y que éste sea lo menos malo posible", aseguran que su voto va a seguir siendo contrario a la medida "porque nos parece un retroceso para la ciudad". Creen que el Ayuntamiento se ha lanzado en la dirección contraria al resto de capitales europea: "En vez de reducir el número de coches, permitirá que entren más".

Desde Más Madrid, a pesar de todo, consideran que la propuesta de Borja Carabante de sentarse con los grupos municipales a partir del 30 de agosto para estudiar las enmiendas "no es negociar nada de nada" puesto que ya habrían pasado los diez días de plazo para presentarlas y cuando quedaría, como mucho, una semana para el pleno. "Ninguna llamada ni antes ni ahora para intentar consensuar con la oposición una ordenanza crucial para el futuro de nuestra ciudad, denuncian fuentes del grupo municipal de Más Madrid al criticar que "está en juego la salud de las vecinas y vecinos, la vida de las personas y nuestro medio ambiente y a Almeida le da igual".

Por esta razón, las mismas fuentes confirman a Madridiario que presentarán una enmienda a la totalidad y enmiendas parciales una vez analicen el texto final aprobado por la Junta de Gobierno. "Su ordenanza no solo no avanza, no solo suprime Madrid Central sino que retrocede al siglo pasado", zanjan.

Quienes si parece darán su voto positivo a la medida de Almeida son los cuatro ediles de Recupera Madrid. Como han anunciado, ofrecerán sus votos al Gobiernode PP y Ciudadanos para sacar adelante la modificación de la ordenanza siempre que se mantenga la zona de bajas emisiones Madrid Central.

Por ello, una vez estudien el texto, José Manuel Calvo confirma a Madridiario que trabajarán, también a través de las enmiendas, en mejorar una ordenanza a la que le falta "ambición".

"Para dar nuestro apoyo hemos planteado dos condiciones: que se mantenga Madrid Central y que se incorpore un texto con medidas que vayan dentro de una movilidad sostenible, que pasan por fomentar el uso de la bici, desplazamiento peatonal, y reducir el tráfico. Así la ordenanza tendría nuevo voto a favor", asegura José Manuel Franco, quién cree que se dan las condiciones para que haya acuerdo.

Y es que justifica que son "cuatro votos para salvar Madrid Central" puesto que de no aprobarse se volvería a la libre circulación en la capital. "Esto no se puede permitir, por lo que se daría el apoyo por responsabilidad y coherencia, para mejorar la vida de los madrileños".

Sin estos cuatro votos, Almeida no podrá sacar adelante su medida puesto que Vox, con quienes han negociado durante esta legislatura sobre otras materias, ha rechazado la Ordenanza al no suprimir Madrid Central. A juicio del portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith Almeida debe cumplir su promesa electoral, que "retire Madrid Central" y que no "pacte con la izquierda" para mantener la zona de bajas emisiones. "Hay que ser consecuente y cumplir lo que se le pidió a los madrileños que es quitar Madrid Central", aseguran desde el partido.

Mientras tanto, fuentes del partido confirman que por el momento no ha habido acercamiento con el Ayuntamiento más allá de una reunión en la que se les presentó la Ordenanza y desde Vox se les remitió un documento con puntos generales. Preguntados sobre la posibilidad de presentar enmiendas al proyecto, desde Vox confirman que van a esperar a ver el documento que se aprueba en Junta de Gobierno para decidir los siguientes pasos a dar.

¿CÓMO HABRÁ QUE MOVERSE EN MADRID?

- Zona de Bajas Emisiones de Especial Protección en Centro y Plaza Elíptica. Tanto el centro de la capital como la zona de Plaza Elíptica son los dos puntos donde se concentran los mayores niveles de contaminación de la ciudad, por lo que se crean estas dos nuevas zonas con medidas adicionales de restricción de movilidad, velocidad así como creación de zonas peatonales.

  • La ZBEDEP de Centro se corresponde con lo que hasta ahora se conocía como Madrid Central, con la novedad de que se equipara a los 15.000 comerciantes de la zona con los residentes y se permite la circulación de motos hasta las 23:00 horas.
  • La ZBEDEP de Plaza Elíptica será de similiares características a Madrid Central y entrará en vigor unas semanas más tarde de que el Pleno del Ayuntamiento de en septiembre el visto definitivo a la Ordenanza de Movilidad Sostenible, aunque durante los dos primeros meses de funcionamiento no se multará al tratarse de un periodo de preaviso. Estará delimitada por la A-42 entre la Avenida de los Poblados y Calle 30. En esta zona se prohibirá la circulación de vehículos sin etiqueta ambiental (los A), tanto turismos como vehículos de Distribución Urbana de Mercancías, con lo que se reducirá el tráfico un 18 por ciento.

- Veto a los vehículos sin etiqueta en 2025. Madrid contará en 2024 con la Zona de Bajas Emisiones más grande de Europa. Los 604 kilómetros cuadrados que componen e territorio de la capiutal serán declarados ZBE. Para ello, la ordenanza prevé un calendario de restricciones gradales a los vehículos sin etiqueta (A), que contaminan 7,2 veces más que los de distintivo ambiental C y 47 veces más que los ECO.

  • Desde el 1 de enero de 2022 queda prohibido su acceso y su circulación a los no residentes por las vías públicas urbanas del interior de la M-30
  • Desde el 1 de enero de 2023 queda prohibido su acceso y su circulación a los no residentes por las vías públicas urbanas del interior de la M-30 y de la propia M-30.
  • Desde el 1 de enero de 2024 queda prohibido su acceso y circulación por todas las vías públicas urbanas del ámbito territorial de Madrid ZBE.
  • Desde el 1 de enero de 2025 la prohibición se extiende también para los A de Madrid.

- La tarifa del SER variará según la contaminación. Se establece la tarifa dinámica del Servicio de Estacionamiento Regulado. Así, cuando Madrid se encuentre en un episodio de alta contaminación se cobrará más a los conductores con el objetivo de evitar un amento de los niveles de dióxido de nitrógeno. Su entrada en vigor, no obstante, no es inmediata. Antes se deben modificar las tarifas actuales recogidas en la Ordenanza Fiscal Municipal.

-Reserva de carga y Descarga de mercancias. En el artículo 201.4 y el 202 se aborda el sistema de gestión inteligente del uso de las reservas de carga y descarga de mercancías para reducir las emisiones debidas a la logística de recogida y entrega. Su suo se realiza mediante un registro automatizado y por un tiempo máximo de 30 minutos.

-Desaparecen las Zonas de Aparcamiento Vecinal pero el SER podría llegar a 20 barrios nuevos. La nueva Ordenanza acaba con las zonas de aparcamiento vecinal y mantiene la fórmula del SER para aquellos barrios donde existen problemas de estacionamiento. Además, se recoge la posible ampliación del serviocio a 20 nuevos barrios de manera parcial, aunque se implantaría bajo demanda vecinal. De los 49 barrios que ahora se rigen por esta fórmula se elevaría a 69. Estarían afectados Usera, Carabanchel, Fuencarral-El Pardo, Moncloa, Latina y Ciudad Lineal, donde existen problemas de estacionamiento.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios