www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Dama de Elche, pieza estrella del Museo Arqueológico Nacional.
Ampliar
Dama de Elche, pieza estrella del Museo Arqueológico Nacional. (Foto: Elena Trincado)

La madrileña de adopción a la que en Elche siguen añorando

domingo 04 de agosto de 2019, 09:00h

La Dama de Elche es uno de los elementos escultóricos más importantes del arte y la cultura de este país. Su historia, que comenzó en tierras valencianas –su lugar de origen–, la llevó hasta Francia, desde donde viajó después para ya instalarse en Madrid y convertirse en una de las piezas más codiciadas y visitadas del Museo Arqueológico Nacional.

Descubierta por casualidad

Manolo Campello, agricultor, no sabía que aquel 4 de agosto de 1867 iba a encontrarse con un gran tesoro. Azadón en mano, se hallaba trabajando en las tierras de un médico que llevaba su mismo nombre: Manuel Campello.

Labrando las tierras de este señor, de repente dio con algo duro. Junto con sus compañeros consiguieron desenterrar una reliquia que podría llevar siglos bajo tierra, pero que se conservaba a la perfección. La denominaron Reina Mora.

Junto a ellos se encontraba Pierre Paris, un reputado hispanista y arqueólogo galo, que quedó maravillado con el descubrimiento. La pieza, de origen íbero, data de los siglos V-IV a.C. No se sabe hoy en día todavía con certeza si se trata de una mujer noble de la época, una princesa o una sacerdotisa.

Tras el descubrimiento, los vecinos de Elche contemplaron con orgullo durante varios días a su dama, expuesta en el balcón del doctor Campello.

Pierre Paris quiso “hacer suya” la escultura y, junto con el Museo del Louvre y el apoyo de las autoridades francesas, consiguió llevarse a la capital de Francia a la dama, que fue trasladada entre nubes de algodón para evitar cualquier desperfecto.

La indignación que este hecho supuso hizo que las autoridades españolas comenzasen a presionar a Francia para que les devolviese el busto de la Dama de Elche. Las gestiones comenzaron a llevarse a cabo entre los años 1928 y 1935, pero se cesó en el intento.

Fue durante la Segunda Guerra Mundial, en los años 40, cuando por fin la Dama regresó a España. Un intercambio de obras entre el país galo incluyó la escultura, que fue destinada al Museo del Prado hasta 1971, cuando se decidió que su lugar de residencia sería el Museo Arqueológico Nacional, donde se convertiría en la estrella de la colección.

De París a Madrid y, ¿a Elche cuándo?

Una de las heridas que permanece abierta es la localización de la dama. Mientras que su origen se encuentra en Valencia, la estatua ha permanecido en Madrid desde que retornó del Louvre.

Fue en 1965 cuando la escultura viajó “de visita” a su ciudad con motivo del séptimo centenario del Misterio de Elche. Después, tuvieron que pasar 40 años para que la dama volviese a viajar, cedida temporalmente a Elche, donde llegó a presidir la inauguración del Museo Arqueológico y de Historia de Elche.

Es allí donde los ilicitanos querían que la escultura permaneciese definitivamente, aunque a día de hoy sigue sin ser así.

Madrid es conocida como una ciudad abierta, en la que se acoge a cualquier persona que llegue de cualquier lugar del mundo. La Dama de Elche no es menos, y es que, a pesar de ser valenciana en su origen, es ya toda una madrileña ilustre.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • La madrileña de adopción a la que en Elche siguen añorando

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    15089 | Mariano - 04/08/2019 @ 23:25:56 (GMT+1)
    Ahora la quieren mucho pero cuando la encontraron la vendieron a Francia por 4.000 euros. Tuvo que ser Franco, quién gracias a sus buenas relaciones con el mariscal Petain la recuperó, junto a la Inmaculada de Murillo, robada por los ingleses y después a estos por los Franceses.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.