www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Mercado de San Miguel
Ampliar
Mercado de San Miguel

Derribo del Mercado de San Miguel: de puestos insalubres a templo gourmet

jueves 13 de junio de 2019, 22:13h
En la plazuela donde una vez se asentó la parroquia de San Miguel de los Octoes, los comerciantes madrileños improvisaron un mercado donde el pescado destacaba como producto estrella. Pronto cambió su imagen de lonja de moda por el de un espacio con género en estado de descomposición, pero tras el derribo en 1892 de la escasa infraestructura que lo guardaba y la construcción de un recinto cerrado floreció un espacio gourmet que hoy eligen cocineros con estrella Michelín.

El fuero de 1202, otorgado por Alfonso VIII a la Villa de Madrid, ya recogía la iglesia de San Miguel de los Octoes, además de otros nueve templos católicos. Este espacio de gran solera sufrió el envite de las llamas del incendio de la Plaza Mayor en 1790 y los daños resultantes fueron cuantiosos. Por ello, José Bonaparte ordenó el derribo de esta parroquia en la que el dramaturgo Lope de Vega recibió el bautismo.

Los comerciantes 'heredaron' el solar y construyeron un mercado al aire libre especializado en pescado. Los primeros años despuntó como el zoco mejor surtido de la villa, pero no tardó en recibir constantes inspecciones y sus correspondientes sanciones por vender productos en un estado no apto para el consumo.

A fin de higienizar esta barriada, el Ayuntamiento proyectó en 1835 la construcción de mercados cerrados. Sin embargo, de los programados tan solo se ejecutó el de San Ildefonso. Como medida provisional, en el de San Miguel se instalaron unas portadas delanteras para tratar de ocultar los cajones de los puestos. Este parche se prolongó durante décadas, hasta que el 16 de junio de 1892 se demolió dicha infraestructura.

El arquitecto Alfonso Dubé se inspiró en los grandes halles parisinos en su boceto para el nuevo mercado, que se levantó entre 1913 y 1916 y que se conserva en la actualidad, aunque ha sido sometido a diversas reformas. El recinto constituye uno de los mejores ejemplos de la arquitectura del hierro en Madrid y desde 1983 es Monumento histórico-Artístico de obligada conservación.

Donde un día se despachó género en descomposición hoy se asienta un amplio pabellón con bares donde se sirven tapas gourmets y en el que las degustaciones se mezclan con actividades culturales y gastronómicas que tiene como protagonistas a chefs con estrella Michelín.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.