www.madridiario.es
Recreación del futuro Paseo de Méjico de El Retiro, que ha empezado su remodelación
Ampliar
Recreación del futuro Paseo de Méjico de El Retiro, que ha empezado su remodelación (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

El Paseo de México de El Retiro, en obras hasta noviembre para recuperar su imagen histórica

viernes 12 de julio de 2019, 07:35h

Quienes paseen estos días por el Paseo de México de El Retiro, desde la Puerta de Alcalá hasta la famosa Fuente de los Galápagos, serán los últimos que podrán hacerlo hasta noviembre. El Ayuntamiento de Madrid arrancó la semana pasada los trabajos de preparación y acondicionamiento para el gran lavado de cara al que se va a someter este vial del parque madrileño, el que parte de una de sus puertas principales en la Plaza de la Independencia.

Por el momento, el único elemento visible de la obra es un panel informativo pero, según han confirmado fuentes consistoriales a este digital, la próxima semana se procederá al vallado e inicio material de los trabajos. “Como en todas las obras, serán unos meses de polvo y ruido, pero a cambio se van a recibir mejoras muy importantes”, señala Caridad Melgarejo. Y sabe de lo que habla. Ella es la responsable de la conservación de los Jardines del Buen Retiro, la persona encargada hoy de encauzar una gestión municipal de 150 años de antigüedad –pasó de la Corona a los madrileños en 1869- y que está a punto de abordar la remodelación de uno de los proyectos estrella de su antecesor más reconocido: Cecilio Rodríguez, conservador del parque en los años 40 y conocido como ‘el jardinero’ de El Retiro.

Acceso Puerta de la Independencia 1943-1958 y Remodelación Paseo de México 1943-1958 (Fuente: Ayuntamiento de Madrid)

Precisamente, de 1940 data la última actuación integral realizada en el Paseo de México. Entonces, lo que se abría paso desde la flamante Puerta de la Independencia de El Retiro era un camino de arena con un importante desnivel que convertía los días de lluvia en un festival de agua y tierra que terminaba, por el arrastre y la pendiente, con la Puerta de Alcalá embarrada. Cecilio Rodríguez diseñó la actual disposición: una plaza llana, a modo de ‘recibidor’ tras cruzar la puerta, con varios tramos de peldaños para acceder al paseo; una pendiente suavizada a base de arena, dos hileras de chopos y una zona central de vegetación. Sin embargo, cerca de ocho décadas después, la imagen del paseo está bastante deteriorada.

Se van a plantar 48 árboles, 28 más de los que quedaban en la actualidad

“En este paseo nos faltaban ya más de veinte árboles: unos porque han volcado, otros que se han quitado por peligro, otros, porque habían caído ramas... Había unos huecos muy significativos”, señala la directora conservadora de El Retiro. Por eso, se van a plantar 48 nuevos chopos (Populus alba 'Bolleana' o álamo blanco), rodeados de seto (Ligustrum), además de “miles” de arbustos y otros tapizantes, césped renovado en la zona central y, en sustitución de las originales bolas de boj, unas estructuras metálicas esféricas forradas de hiedra. “La imagen estética es la misma y evitamos el deterioro del boj, que sufre mucho”, aclara Melgarejo.

Una técnica pionera en El Retiro

La remodelación del Paseo de México, que actuará sobre una superficie superior a 10.600 metros cuadrados, tiene un doble objetivo, el mismo que persigue el Plan Director de Arbolado de los Jardines del Buen Retiro, aprobado en 2016, en el que se enmarca. Por un lado, busca la conservación y, a veces, recuperación del carácter histórico y el esplendor del parque. Por otro, garantizar la seguridad a través de un programa de revisión permanente del arbolado que pueda estar deteriorado y provocar incidentes como lo sucedidos en los últimos años, que incluyen la trágica muerte de un niño de cuatro años.

Así, la intervención de mayor envergadura no será invisible a primera vista. Porque, antes de plantar la nueva vegetación, se procederá a colocar un novedoso suelo técnico que se está empleando en los proyectos paisajísticos de vanguardia y que se aplicará en El Retiro por primer vez. Se trata de introducir en el subsuelo de los paseos laterales, a un metro de profundidad, unas estructuras rellenadas con una mezcla de tierra vegetal, arcillas y grava, “de forma que las raíces de los árboles puedan desarrollarse en toda su potencia y evitar que se compacten”, explica la conservadora. “De esta manera, lograremos un arbolado con un buen sistema radicular, que es lo que le va a dar la vida y lo va a mantener erguido y estable”, continúa.

Ecodiagrama funcionamiento suelo técnico (Fuente: Ayuntamiento de Madrid)

Sobre este suelo técnico se aplicará, además, un pavimento poroso, drenante. Así, todo el agua que caiga repercutirá de forma directa sobre las raíces y favorecerá el desarrollo de las especies vegetales. Además, se evitará que, en días de lluvias intensas, esa agua termine en la Puerta de Alcalá. Un win-win.

Conjugar la modernidad y la Historia

“Es muy importante que El Retiro vaya mejorando desde el punto de vista técnico. Nos encontramos con un parque muy antiguo, obsoleto en muchos aspectos; tenemos que incorporar todo lo que esté en nuestra mano para intentar conseguir que siga viviendo y que siga siendo el parque emblemático de Madrid y de España”, alega Melgarejo. “Siempre y cuando no sea una agresión para el parque”, puntualiza.

Porque el criterio técnico sería la plata a la hora de idear las actuaciones en El Retiro. Por encima se sitúa el criterio histórico. “Cualquier proyecto que estudiamos y planteamos los técnicos del Retiro tiene que pasar por la Comisión de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid”, explica la conservadora, y añade que, durante la incorporación de estructuras como las que colocarán próximamente en el subsuelo del Paseo de México, es obligatoria la supervisión por parte de un arqueólogo.

Las excavaciones estarán supervisadas por un arqueólogo

Sin embargo, Melgarejo dice tener constancia de que “no va a haber nada relevante que impida el normal desarrollo de las obras”, tal y como ocurrió durante los trabajos de remodelación de la estación de Metro de Gran Vía, en los que la aparición de los restos de un ascensor del arquitecto Antonio Palacios siguen retrasando, a día de hoy –y ya van tres meses de más-, la reapertura. “Sabemos que lo que vamos a encontrar en la profundidad en la que vamos a excavar es prácticamente la tierra que se aportó en esa obra de 1940; en principio, no vamos a encontrar nada, aunque hay que trabajar con muchísimo cuidado”, advierte.

Melgarejo sí cuenta con la necesidad de protección de un elemento. En la cota más alta del Paseo de México, junto a la Fuente de los Galápagos, se encuentra uno de los árboles más especiales del parque: un plátano catalogado como singular. “Tenemos especial interés en su conservación”, señala la directora de El Retiro y explica que se va a proteger tanto el tronco como la copa para evitar la posibilidad de que alguna máquina pueda causa cualquier daño al árbol o su sistema radicular.

La Fuente de los Galápagos

El proyecto de remodelación del paseo incluye también la restauración de la famosa Fuente de los Galápagos o fuente de Isabel II, inaugurada en 1832 en la red de San Luis y trasladada al Retiro en 1879. “Con el paso del tiempo se ha deteriorado, tiene fisuras y hay pérdida de agua”, enumera la conservadora.

Fuente de los Galápagos (Foto: Diego Sánchez)

“En la obra de 1940, Cecilio Rodríguez construyó bajo la fuente un muro de contención. Desde entonces, con el empuje de tierras y la pendiente tan acusada, se ha desplazado y se ha desequilibrado. Hicimos una cala para mirar qué había detrás de la fuente y hemos comprobado que tiene doble muro, pero aun así, la fuente no está estable”, expone. Los planes el Ayuntamiento pasan por desmontarla, rehacer ese muro y sellarla con materiales impermeables para evitar que el agua escurra y pueda llegar a generar socavones en el terreno.

Con un plazo de ejecución de cuatro meses, una vez terminada la obra se mejorará en esta parte del parque “el microclima y la calidad del aire y se favorecerá la biodiversidad”, avanza Melgarejo. Un pequeño paso que devolverá el esplendor a una de las zonas más identitarias de El Retiro y avanza hacia un objetivo mayor: “Vamos poco a poco hasta que consigamos completar el parque entero, para poder conservarlo muchos cientos de años más”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.