www.madridiario.es
La asociación MCyP ha denunciado en redes sociales lo que consideran un delito contra el patrimonio
Ampliar
La asociación MCyP ha denunciado en redes sociales lo que consideran un delito contra el patrimonio (Foto: Kike Rincón)

¿Qué ha pasado con los restos del ascensor de Antonio Palacios de Gran Vía?

jueves 06 de diciembre de 2018, 13:13h
Los restos del ascensor original del metro de Gran Vía, diseñado por Antonio Palacios, que surgieron en el mes de agosto durante las obras que están remodelando la estación, han desaparecido.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. En este caso, la imagen, la del antes y el después de las obras de la estación de Metro de Gran Vía, necesita de las palabras para entenderse. El pasado martes, la asociación Madrid Ciudad y Patrimonio (MCyP) denunció en redes sociales la desaparición de los restos del ascensor original diseñado por el conocido como 'el arquitecto de Madrid', Antonio Palacios: como si se los hubiera tragado la tierra. Donde antes podía verse el pozo en el que algún día estuvo alojado el elevador y parte de la escalinata del templete original, ahora solo hay arena.

La asociación, dedicada a la defensa del patrimonio histórico, artístico, cultural, social y cultural de la Comunidad de Madrid, ha presentado denuncia ante la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo por un delito contra la conservación del patrimonio. "No culpamos a la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad, pero son ellos quien tienen la responsabilidad de vigilar esto", asegura en conversación con Madridiario Álvaro Bonet, portavoz de MCyP, quien defiende que estos restos están protegidos por la Ley de Patrimonio que, en su Disposición Transitoria Primera, cataloga en régimen cautelar como BIP las estaciones ferroviarias anteriores a 1936.

La Comunida de Madrid discrepa. Según ha adelantado este jueves el diario El País, la subdirección general de protección y conservación puntualiza que "no estamos hablando de una estación de ferrocarril, sino de los restos de una estación de ferrocarril", y aclara que, al tener "consideración de resto y no de BIP", se están "exhumando, igual que los de un yacimiento de la edad de bronce". Según las declaraciones del responsable del área al mencionado digital, la reutilización de los restos hallados, fundamentalmente de cerámica y hierro, es inviable y puede suponer un problema, incluso, de seguridad. Por tanto, se ha procedido al "desmontaje de la zona superior del cimiento del pozo de ascensores", un trabajo realizado, "bajo la supervisión de un arqueólogo".

Sin embargo, para MCyP "es un poco raro" que se haya proyectado la reconstrucción del templete de Palacios -una de las acciones anunciadas dentro de la conmemoración del centenario de Metro, que se celebra en 2019- y se opte por destruir los restos del original. "Entendemos que las instalaciones hay que adaptarlas a los tiempos, pero este tipo de cosas se pueden hacer en paralelo, no en sustitución", defiende Bonet, quien sugiere que se pueda llevar a cabo la ampliación proyectada, con nuevos ascensores, sin necesidad de destruir el original.

Unos restos (in) esperados

La aparición de estos vestigios, en el mes de agosto, se comunicó como un hallazgo inesperado a pesar de que, tal y como recuerda el portavoz de MCyP, desde la asociación ya habían avisado a la Comunidad en 2017 de la "alta probabilidad" de que apareciera este 'tesoro' patrimonial e histórico bajo las aceras de la Gran Vía a la altura de Montera. "En diciembre del año pasado nos dijeron que allí debajo no quedaba nada, según sus informes", recuerda Bonet.

De hecho, el descubrimiento de este pozo y sus escaleras -sumado a posibles riesgos de inundación detectados- obligó a elevar en 3,5 millones el presupuesto de las obras de la estación de Gran Vía y su conexión, mediante un túnel peatonal, con el Cercanías de Sol. Este incremento se basaba, entre otras cosas y según explicó en octubre el Gobierno regional, en la necesidad de cambiar la maquinaria pesada que se iba a utilizar en un principio por otra más ligera que permitiera continuar los trabajos sin dañar estos restos patrimoniales.

Foto: Kike Rincón

Vestíbulos de 1919 y 1934

Según la información publicada por El País, la retirada de los restos se esta realizando bajo supervisión de especialistas para "preservar adecuadamente los elementos decorativos" del pozo y del tramo de escaleras. Es decir, que aunque se esté "destruyendo" la estructura original del ascensor de Palacios, se pretende salvaguardar aquello que tenga un valor específico, según estos arqueológos que trabajan en las obras. "Desde el primer momento esos trabajos han contado con control arqueológico permanente", confirman fuentes de la Cultura de la Comunidad a Madridiario, y añaden que "la prioridad siempre ha sido garantizar la conservación del patrimonio".

Además, ahora queda la duda de si pueden aparecer más restos bajo estas escaleras, en concreto, de los dos vestíbulos que el mismo Antonio Palacios diseñó en 1919 y en 1934, una cirunstancia que podría alargar la remodelación de la estación más allá de lo previsto (abril de 2019).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.