www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

El Ayuntamiento de Madrid homenajeará a Enrique Ruano con una placa el edificio donde fue asesinado.
El Ayuntamiento de Madrid homenajeará a Enrique Ruano con una placa el edificio donde fue asesinado. (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

Un asesinato camuflado de suicidio: 50 años sin Enrique Ruano

domingo 20 de enero de 2019, 09:00h
Medio siglo sin el ímpetu de un joven estudiante por insuflar un aire renovador en la anquilosada dictadura. Cinco décadas desde la llamada que anunció el falso suicidio de Enrique Ruano horas después de su detención por portar un paquete de propaganda sospechoso. 50 años sin un icono revolucionario que con su muerte contagió su espíritu combativo a una generación.

El 17 de enero de 1969, la policía armada detenía al militante antifranquista Enrique Ruano junto a su novia, Lola González, y su compañero Abilio Villena. Llevar consigo un paquete de propaganda lo sentó en un interrogatorio, al que siguió un registro en el domicilio familiar al día siguiente. Ya el lunes 20, este joven madrileño de 21 años era conducido hacia una nueva inspección, esta vez en un piso de la calle General Mola -hoy Príncipe de Vergara- cuyas llaves habían hallado los agentes en el bolso de su chica. No salió con vida del inmueble.

El teléfono sonó en casa de este estudiante de Derecho en la Complutense con la noticia de su suicidio. La Brigada Político-Social explicaba entonces cómo al despojarle de las esposas Enrique se había arrojado al vacío desde un corredor cayendo al patio interior del bloque con consecuencias mortales.

Su familia nunca lo creyó y ahí comenzó la lucha por demostrar que el régimen franquista trataba de maquillar la pérdida de Ruano como un suicidio. El Gobierno no escatimó en tretas para borrar el rastro que incriminaba a los autores. Primero negó la autopsia a un médico de confianza de los padres del joven. Después lo enterraron de forma semiclandestina -explica la Real Academia de Historia-, avisando a los familiares del sepelio con media hora de antelación.

La lucha por la verdad

Las movilizaciones por el trágico desenlace del militante no se hicieron esperar y obligaron a decretar el Estado de Excepción el 24 de enero en todo el territorio nacional. La familia Ruano peleó en los tribunales la reapertura del caso con el advenimiento de la democracia. Así, un día antes de que pudiese prescribir el delito de asesinato solicitaron la exhumación del cuerpo, que tuvo lugar en 1991.

Los forenses analizaron los restos óseos y localizaron la falta de un fragmento en la clavícula. Una lesión que a juzgar por su forma cilindro-cónica encajaría con la figura de una bala. La Audiencia Provincial de Madrid descartó la hipótesis del suicidio al encontrar tales evidencias, pero absolvió a los tres agentes involucrados por falta de pruebas. No obstante, el voto particular de una magistrada apuntaba hacia un disparo frontal que a nadie pudo atribuir.

Medio siglo después, el recuerdo de Enrique Ruano sigue latente en la capital y el Ayuntamiento de Madrid colocará este domingo una placa homenaje en el edificio donde este icono revolucionario fue asesinado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.