www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Osera de la Casa de Fieras del Retiro
Osera de la Casa de Fieras del Retiro (Foto: J.L. De Diego)

Un gran oso blanco siembra el caos en el zoo del Retiro

jueves 20 de septiembre de 2018, 07:51h
Un trabajador de la Casa de Fieras del Retiro resultó gravemente herido en la mañana del 20 de septiembre de 1928 tras sufrir el ataque de un oso blanco que se escapó de su jaula.

No era la primera vez que pasaba. El endurecimiento de las medidas de seguridad tras el primer incidente no fue suficiente: el gran oso blanco de la Casa de Fieras del Retiro volvía a sembrar el pánico en este parque zoológico que se erigía en pleno centro de Madrid desde finales del siglo XVIII y que se convirtió en una de las principales atracciones de la ciudad a partir de los años 50 hasta su cierre en 1972.

El suceso ocurrió el 20 de septiembre de 1928 y dejó un herido "gravísimo", tal y como contaba el cronista de ABC al día siguiente. En torno a las 11 de la mañana, el trabajador del zoo que estaba encargado de limpiar la jaula del oso blanco, David Rodríguez Yepes, cometió un error fatal que casi le cuesta la vida. Tras acondicionar la parte principal de la jaula, en la que el oso era admirado por los visitantes, el mozo se dispuso a limpiar la gruta artificial en la que el animal dormía, sin cerciorarse antes de que el oso se había desplazado hasta la zona que ya estaba limpia y de que la compuerta que separa ambas partes de la jaula estaba cerrada, dejando al animal aislado en una habitáculo distinto al del trabajador. Por tanto, nada más abrir la puerta de la jaula, el animal se avalanzó sobre él, hiriéndole de gravedad en la cara y la cabeza.

Un año antes, el mismo oso había atacado a otro trabajador de la Casa de Fieras, que quedó en estado crítico y murió una semana después en el hospital. Tras aquel trágico suceso, la dirección del zoológico, ocupada entonces por el Jardinero Mayor del Ayuntamiento de Madrid, Cecilio Rodríguez, reforzó las medidas de seguridad en su jaula y la de otros animales peligrosos, sumando gruesas cadenas con un sistema especial de apertura. Sin embargo, nada pudieron hacer estas precaciones ante el "fallo humano" que el propio herido reconoció cometer al no asegurarse de sacar al animal de la gruta antes de entrar a limpiarla.

Mientras el oso se cebaba con su víctima, otros trabajadores del zoológico avisaron al propio Cecilio Rodríguez, que acudió junto a su hijo y ambos, escopeta en mano y tras varios intentos, lograron abatir a la bestia.

Afortunadamente, a esa hora no había todavía público en la Casa de Fieras, por lo que no hubo que lamentar más víctimas a pesar de lo caótico de la situación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.