www.madridiario.es
Padres y alumnos del colegio Miguel de Cervantes de Getafe pasan la noche dentro del centro.
Ampliar
Padres y alumnos del colegio Miguel de Cervantes de Getafe pasan la noche dentro del centro. (Foto: AMPA CEIP Miguel de Cervantes)

Noche de encierro entre las obras del Miguel de Cervantes

sábado 08 de septiembre de 2018, 11:25h
Las familias del colegio Miguel de Cervantes de Getafe han pasado la noche en el centro que, por cuarto año consecutivo, empieza el curso escolar inacabado. Padres, madres y alumnos protagonizan un encierro de 24 horas ataviados con chaleco y cascos de obra.

Las alumnos del CEIP Miguel de Cervantes convivirán con obras en las instalaciones un curso más. Este viernes dieron comienzo las clases. Los niños se reencontraron con sus compañeros a las 9 horas de la mañana, pero no se sentaron en sus pupitres, sino en la puerta del colegio junto a sus padres para protestar por una situación que se prolonga desde hace cuatro años.

Desde las 17:30 del mismo viernes, las familias se han congregado en las inmediaciones del centro educativo para iniciar un encierro de 24 horas. Han pasado la noche en tiendas de campaña y han programado actividades infantiles para amenizar la mañana de este sábado. Todo con el fin de visibilizar que los pequeños están siendo tratados "como alumnos de segunda".

El fin de las obras, en 2020

Para este 2018-19, estaba previsto que los alumnos del Miguel de Cervantes ya contaran con un edificio completo de 12 aulas de infantil, más cuatro de primaria y otras cuatro aulas específicas. Además, a partir de enero deberían estrenar también gimmasio, comedor y pistas exteriores. Este calendario es el resultado de una reunificación de la segunda y la tercera fase del proyecto inicial, que ha pasado por sucesivos retrasos e interrupciones y ha obligado a desplazar a niños de tres años a otro centro, instalar el comedor en despachos e impartir algunas materias en los pasillos.

Finalmente, el colegio empieza el curso con 6 aulas de infantil, a mitad de las que estaban previstas, que se completarán con dos despachos reconvertidos en aulas para alcanzar las ocho que se necesitan para acoger a los alumnos matriculados. Se evitará así desplazar a los alumnos a otros centros, cuentan los padres, pero el colegio seguirá sin contar con los espacios que, por ley, deben ofrecer los colegios de nueva creación.

Fuentes del AMPA critican que, por cuarto año, los alumnos vayan a pasar el curso "rodeados de obras" y que no "sepan todavía lo que es un gimnasio o un comedor". Además, resaltan que "en el mejor de los casos", las obras finalizarán en el curso 2020-21, por lo que muchos niños pasarán casi toda su etapa escolar sin poder disfrutar de un colegio completo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.