www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

El primer teatro que se atrevió a mostrar un desnudo en público
Ampliar
(Foto: Rebeca Lietor)

El primer teatro que se atrevió a mostrar un desnudo en público

domingo 10 de junio de 2018, 09:00h
Tal día como hoy, la obra 'El capricho de las damas' de Blasco Soler y Asensio Mas servía para descorchar el nuevo espacio que el rey Alfonso XIII y su esposa, la Reina Victoria Eugenia, inauguraban. Tomando como nombre el de la propia reina, el teatro de Reina Victoria abría sus puertas al público. Un elegante y colosal edificio que sustituyó a La Cervecería Inglesa, lugar de tertulia de Pérez Galdós, Jacinto Benavente y Leopoldo Alas 'Clarín'. El colosal teatro, ha vivido momentos históricos, como en 1920, cuando el público pudo avistar el primer desnudo femenino.
Ciento dos años han pasado desde que un 10 de junio de 1916, abriese sus puertas el Teatro Reina Victoria. Un edificio diseñado por el arquitecto José Espelius y con una fachada modernista que cuenta con unas imponentes vidrieras en sus ventanales, compuesto por mosaicos de Talavera de la Reina de principios del s. XX. Se trata de un espacio con capacidad para más de 600 espectadores y que en un principio tan solo representaba piezas musicales. Luego vendrían las zarzuelas y después la Alta Comedia.

La Alta Comedia eran representaciones burguesas que servían como dosis de cómica autocrítica de detalles, vicios y manías de esta misma clase social. Se trataba de un género que comenzó a triunfar entre la sociedad burguesa de la época y cada vez más era más frecuente en las salas teatrales de la capital.

Cambio de nombre

Con la llegada de la Segunda República, el teatro modificó ligeramente su nombre de 'Reina Victoria' a Teatro 'Victoria'. En una segunda ocasión, en 1936, se remodificó con el nombre de Joaquín Dicenta, un dramaturgo que abanderó el arte para las clases bajas.

Con el fin de la Guerra Civil, el nombre original volvión a posar en el gran letrero de la entrada.

Teatro con aires de palacio

Una de las características más pintorésca y que más sorprende es la cúpula que compone el techo. Según las crónicas de la época, aquél magestuoso elemento permitía la entrada de la luz natural y que, al abrirse, conseguía que en los días de calor, como en aquel 10 de junio, "el aire fresco de la noche renovara en un instante la temperatura ambiental".

Hasta los días actuales, el emblemático Teatro Reina Victoria ha representado bajo su centenario y elegante techo, obras como “Vidas Cruzadas” de Jacinto Benavente; “Las cartas boca abajo” de Antonio Buero Vallejo; “La vieja señorita del paraíso” de Antonio Gala; “Juan de Mañara” de Antonio y Manuel Machado; “El adefesio” de Rafael Alberti; “Una mujer cualquiera” de Miguel Mihura; “Mayores con reparos” de Juan José Alonso Millán, “Papá se enfada por todo” de Alfonso Paso; “La viudita naviera” de José María Pemán.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.