www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Puente de Toledo, casalicios de San Isidro y Santa María de la Cabeza
Ampliar
Puente de Toledo, casalicios de San Isidro y Santa María de la Cabeza (Foto: Juan Luis Jaén)

Un tranvía abarrotado y sin frenos se precipita al Manzanares

lunes 28 de mayo de 2018, 07:49h

La tragedia golpeó con dureza a Carabanchel el 28 de mayo de 1952. Un tranvía abarrotado y sin frenos bajó embalado por la calle Toledo hasta el puente del mismo nombre. La ausencia de 20 centímetros de vía al inicio del mismo provocó que el vehículo descarrilara y se precipitara a las huertas de la ribera del Manzanares. Varios viajeros se salvaron por saltar a tiempo, pero 15 personas perdieron la vida.

Frente a la Casa de la Panadería, un tranvía que cubría el trayecto entre la Plaza Mayor y el barrio de Carabanchel Bajo -recién anexionado a Madrid- esperaba la reparación de su sistema de frenado. Contra la oposición del conductor, los responsables decidieron apañar de forma provisional el pedal estropeado y prestar servicio a las decenas de personas que lo demandaban.

Así, el tranvía partió abarrotado y a la altura de la Puerta de Toledo se quedó sin frenos. Bajó hasta la glorieta de Pirámides a una velocidad vertiginosa y al llegar al Puente de Toledo se encontró con otro fatídico problema añadido: la falta de carril en el raíl derecho de unos 20 centímetros, una constante en las vías férreas de la época, carentes de mantenimiento.

Embistió contra un pretil y descarriló cayendo desde una altura de ocho metros sobre una zona de huertas próxima al margen izquierdo del Manzanares. Fallecieron 15 personas y 112 resultaron heridas, lo que da una idea del número de pasajeros que transportaba el tranvía a pesar de estar diseñado para un máximo de 47 plazas -16 de ellas sentadas. El final pudo ser aún más triste de no ser porque varias personas saltaron a tiempo.

El tranvía siniestrado, modelo Westinghouse, pertenecía a una serie estrenada en el 1900. No solo llevaba medio siglo prestando servicio, sino que había soportado una guerra. El accidente puso en el escaparate la obsoleta red vial existente y las consecuencias llegaron a los despachos: le costó el puesto al alcalde de la capital, José Moreno Torres. Los últimos vagones del tranvía en Madrid se llenaron dos décadas más tarde, en junio de 1972.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.