www.madridiario.es
Primer Consejo de Gobierno, este martes, con cuatro consejeras, cinco consejeros, además del presidente Garrido y el secretario.
Ampliar
Primer Consejo de Gobierno, este martes, con cuatro consejeras, cinco consejeros, además del presidente Garrido y el secretario. (Foto: Comunidad de Madrid)

La paridad termina en la segunda fila: el 75 por ciento de los altos cargos de la Comunidad son hombres

jueves 24 de mayo de 2018, 07:52h
Con la llegada de dos nuevas consejeras esta semana, el Gobierno de Ángel Garrido se ha convertido en el primero en más de tres décadas de autogobierno formado casi por tantas mujeres como hombres. La foto paritaria se desvanece, eso sí, en cuanto se baja hasta el segundo escalón de poder, el de los altos cargos sobre los que descansa el Ejecutivo madrileño. Ahí, la decena de nombramientos que ha firmado el flamante presidente solo ha abundado en un hecho: que ellas son la minoría.

Cinco a cuatro. La Comunidad de Madrid no ha estado nunca más cerca de tener un gobierno paritario como con el diseñado por el presidente Ángel Garrido para este año de mandato. La entrada de Yolanda Ibarrola y Lola Moreno a las Consejerías de Justicia y Asuntos Sociales, respectivamente, acompaña ya la presencia en las reuniones del Consejo de Gobierno de Engracia Hidalgo -titular de Economía y Hacienda- y de Rosalía Gonzalo -Transportes, Vivienda e Infraestructuras-.

Garrido se congratuló este martes ante la prensa por este insólito "equilibrio" que no había llegado a obrar ninguno de sus predecesores en 35 años de autogobierno. Tampoco Esperanza Aguirre ni Cristina Cifuentes, pioneras en reventar un techo de cristal que, en Madrid, parece adelgazar poco a poco. "Creo que hay veces en las que hay que hacer un esfuerzo por que la igualdad se visualice a la hora de confeccionar un Gobierno", afirmó el flamante presidente, quien ha recibido incluso el reconocimiento público por este hecho de su antitética Lorena Ruiz-Huerta, portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid.

Tendencia masculina

Ahora bien, la foto feminista que salió de la toma de posesión del equipo de Gobierno hace dos días parece haberse frenado ahí. El nombramiento de los primeros altos cargos que sanciona Garrido no ha hecho más que apuntalar una tendencia: a la hora de la verdad, el poderío político se apoya, sobre todo, en una alineación masculina de viceconsejeros, directores generales, gerentes, secretarios y comisionados.

Según los datos del Portal de la Transparencia y los nombres que ha dado a conocer el Ejecutivo, de los 88 altos cargos que hay designados en la región, 64 son hombres y 24 mujeres. Esta diferencia rebaja el control femenino sobre los verdaderos mandos en la sombra de Madrid al 27 por ciento. La cifra es poco halagüeña si se tiene en cuenta que, con las 11 designaciones efectuadas por Garrido, dos mujeres han perdido su puesto a favor de hombres y una Consejería entera, Sanidad, se ha quedado sin ninguna en su cúpula.

Esta relación -de tres hombres por cada mujer- está lejos de lo que propone la Ley de Igualdad aprobada por el Gobierno Zapatero, que reclama desde 2007 a los poderes públicos que "procuren" cumplir con un reparto "equilibrado" en sus designaciones y que la representación de uno de los dos sexos no caiga por debajo del 40 por ciento.

Herencia de Cifuentes

En realidad, el nuevo jefe del Ejecutivo madrileño podría haber relevado a quien hubiera querido esta semana y darle la vuelta a su retaguardia, otra herencia de Cifuentes. Sin embargo, en la línea del "continuismo" y la estabilidad vendidas por Garrido, se ha optado por alterar solo lo insostenible. Una decisión, quizás, estratégica que evita plantear una revolución a doce meses de las elecciones que habría podido incendiar los ánimos de este ejército de cargos de confianza entre los que hay exalcaldes y dirigentes con poderosos tentáculos en el PP de Madrid, un partido tan conmocionado como convulso.

Además, el presidente es igual de adversario de la discriminación positiva como lo era la dimitida Cifuentes. Antes de felicitarse por la feminización de su Gobierno, en la misma rueda de prensa del martes dejó claro que él no creía en "las cuotas" porque "hombres y mujeres" tienen "la misma preparación".

Con todo, no es menos cierto que la Comunidad de Madrid ha dejado atrás Ejecutivos casi cien por cien 'testosterónicos', incluidos los de Joaquín Leguina, el único socialista que ha llegado al despacho de la Real Casa de Correos. Hoy, que los hombres detenten tres cuartos del poder en los altos mandos tampoco es una foto fija. Pueden producirse nuevos nombramientos en cualquier momento de lo que queda de Legislatura. De hecho, hay seis puestos vacantes que serán más o menos, según se terminen de reconfigura las tripas de la Administración con el nuevo Gobierno, incluida la Dirección General de la Mujer que la consejera Moreno ha abandonado con su ascenso. Eso sí, para revertir la proporción haría falta un cataclismo. Y, de momento, la estadística es la que es.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.