www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Lilí Álvarez, tenista, periodista y escritora española.
Ampliar
Lilí Álvarez, tenista, periodista y escritora española. (Foto: Dominio público)

Lilí Álvarez: la primera de todas

miércoles 09 de mayo de 2018, 07:53h
El 9 de mayo de 1905 nacía en Roma la deportista, escritora y periodista Lilí Álvarez, un icono del tenis en la primera mitad del siglo XX que encandiló al mundo con su fuerza y sus logros en los campos del deporte, literatura y periodismo. Tan pronto participaba en un rally como escribía un libro, ganaba un Roland Garros o cubría la Guerra Civil para el Daily Mail.

La definición de ‘Wonder Woman’ podría hacer referencia sin ningún problema a la figura de Lilí Álvarez. Elia María González-Álvarez y López-Chicheri fue deportista –practicó patinaje artístico, tenis, billar, automovilismo, equitación, alpinismo y esquí–, periodista, escritora e incansable luchadora feminista.

Esta ciudadana del mundo nació en Roma el 9 de mayo de 1905, vivió en Suiza, Alemania e Italia, y se asentó en España tras colgar la raqueta a los 36 años, viviendo en Madrid hasta fallecer el 8 de julio de 1998.

Su vida es un ir y venir de hazañas, la mayoría deportivas. Aunque destacó en un gran número de deportes, fueron el patinaje y el tenis los que la catapultaron a la fama.

Los Juegos Olímpicos de Invierno 1924 en Chamonix podrían haber sido los primeros de Álvarez, pero una lesión le impidió participar en la disciplina de patinaje artístico y ser la primera española en participar en esta gran fiesta del deporte.

Aun así, ese mismo verano se quitó la espina y logró este título de primera deportista en participar en unos JJOO junto a la tenista Rosa Torras, en los Juegos de París. Su mejor marca la logró en la prueba de tenis individual, donde quedó en cuartos de final, y participó también en dobles junto a Torras y dobles mixtos con Eduardo Flaquer, donde no obtuvo tan buenos resultados.

Nada se le resistía y con su juego “alegre y rápido”, como ella misma definía, alcanzó durante tres años seguidos –1926, 1927 y 1928– la final de Wimbledon, convirtiéndose también en la primera española en llegar a la final de este torneo.

Sí que conquistó junto a la holandesa Kornelia Bouman el Roland Garros de 1929 y ganó otros tantos títulos en diversos torneos que disputó alrededor del mundo.

Una mujer polivalente

Lilí Álvarez, a pesar de sus creencias religiosas, fue una de las muchas mujeres que durante el siglo XX luchó por instaurar en una sociedad machista valores feministas. En su faceta deportiva, sorprendió por su vestimenta de juego: una falda-pantalón diseñada por Elsa Schiaparelli que le otorgaba una mayor comodidad a la hora de jugar.

Mujer culta, escribió varios libros sobre feminismo, religiosidad y deporte, siendo el primero Modern lawn tennis, publicado en Londres en 1927. Esta faceta de escritora la desarrolló también en el ámbito periodístico, colaborando con diversos diarios nacionales e internacionales como La Nación, La Vanguardia, Arriba, Daily Mail –diario para el que cubrió la Guerra Civil–) y Blanco y Negro, donde informó sobre la Copa Davis de 1965.

Su carácter atrajo a una joven Carmen Laforet, con la que inició una intensa relación de amistad y de la que recibía cartas así: “Antes pensaba que esta confianza espiritual se debería tener sólo con el marido. Ahora estoy totalmente segura de que ningún hombre la merece ni la quiere ni sabe qué hacer con ella”.

Pero su relación se vio truncada tras el embarazo de la escritora de Nada, algo que decepcionó a Álvarez y no perdonó. “¿Sería cristiano que yo ahora que comulgo todos los días limitase la natalidad de mis hijos por miedo a todos los inconvenientes prácticos y afectivos? Dime, querida mía, ¿cuál es la lógica de nuestra conducta? Yo sé –me parece– que me tienes que seguir queriendo aunque siga mi camino de Cristo, con todos sus inconvenientes, con todas sus espinas, con todas sus tormentos físicos… y, añado, espirituales”, reprochaba Laforet.

Y añadió: “Te espero con los brazos tendidos… Tengo que esperarte. O bien tirarme al surco y marcharme contigo todo recto, caminito del infierno, cosa que tú eres la primera en prohibir… como es natural”. A todo esto, la tenista solo respondió, zanjando así la relación: No me verás más. Adiós.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.