www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Plaza de la Villa
Ampliar
Plaza de la Villa (Foto: Kike Rincón)

Control de la blasfemia y la mancebía en las primeras ordenanzas de la Corte de Madrid

lunes 04 de diciembre de 2017, 07:59h
El 4 de diciembre de 1585 se publicaban las primeras ordenanzas municipales de Madrid que se conservan. Lejos de las disposiciones sobre medio ambiente o movilidad que centran la política actual en Madrid, en esta época se regulaba la actividad artesana y el abasto.

Las primeras Ordenanzas municipales de la Corte de Madrid salieron de las prensas de la viuda de Alonso Gómez, fundador de la imprenta madrileña, en 1585. La Plaza de la Villa fue el escenario elegido para la lectura de los setenta y nueve capítulos que la componen.

No obstante, esta no es la primera normativa en la capital. Desde el año 1202 Madrid contaba en su fuero otorgado por el rey Alfonso VIII con una serie de disposiciones que regulaban el régimen interno de la villa. Sin embargo, el desconocimiento y la dispersión de las mismas motivó que su cumplimiento no fuera efectivo durante décadas.

Así, hacia 1579 los alcaldes de la Corte publicaron un Bando General de reconocido carácter municipal y urbano, perdido en la actualidad. Seis años después, el 4 de diciembre de 1585, la Sala de Alcaldes hizo públicas las que hoy en día se consideran las primeras ordenanzas municipales que se conservan: el ‘Pregón General para la Buena Governación desta Corte’.

Un total de 78 aspectos son objeto de su atención, desde la blasfemia y la mancebía hasta los abastecimientos y vagabundos. Además, también recogía un decálogo de obligaciones para los habitantes de la villa que regulaba la limpieza, la construcción, el abasto y las actividades artesanas.

Estas son algunas de las ordenanzas más curiosas incluidas en el documento:

Mujeres enamoradas

  1. "Otrosí mandan que ninguna mujer enamorada, ramera ni cantonera, sea osada de tener, ni tenga rufianes, so pena de cien açotes y de haber perdido los vestidos que tuvieren, y que no tengan moças sospechosas menores de cuarenta años, so las penas contenidas en las leyes."

Que no vendan carneros en el Rastro más de lo que les costare a los compradores que vendieron lo que les sobrare.

  1. "Otrosí mandan que ninguna persona comprador ni despensero ni de otra cualquier calidad que sea sean osados de comprar carneros ni corderos ni otra carne alguna en el Rastro desta villa ni en otra parte alguna, en pie ni muerto, para lo tornar a reuender y solamente puedan comprar lo que obieren menester para la probision de sus casas, y que si les sobrare parte de la dha. carne e lo ouieren de vender la uendan al precio que a ellos les saliere e no mas, so pena de cien açotes e destierro de la corte y perdimiento de la dicha carne aplicado la mitad para el denunziador e la otra mitad para los pobres de la carcel real desta corte."
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.