www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Felipe Trigo.
Felipe Trigo. (Foto: @SentirCaceresTV)

La muerte de Felipe Trigo

viernes 01 de septiembre de 2017, 12:11h
Felipe Trigo, novelista, médico y militar, murió el 2 de septiembre de 1916 tras dispararse en el despacho de su casa.

Nacido el 13 de febrero de 1864 en Villanueva de la Serena (Badajoz), en una familia de clase media con dificultades económicas a causa de la muerte de su padre.

Cursó el bachillerato en Badajoz y la carrera de medicina en el Hospital de San Carlos de Madrid. Su experiencia como estudiante la plasmaría en su novela En la Carrera.

Al licenciarse se casó con una compañera de facultad, Consuelo Seco de Herrera. Ejerció como médico rural en los pueblos extremeños de Trujillanos y Valverde de Mérida. En El médico rural describió las dificultades y el aislamiento de un joven médico, como él, acostumbrado al bullicio intelectual madrileño y con aspiraciones de reconocimiento más allá de la medicina.

Años después entró en el Cuerpo de Sanidad Militar, obteniendo plaza en Sevilla, donde comenzó su actividad periodística que ya había intentado en Madrid.

De Sevilla pasó a Trubia, un pueblo asturiano y desde allí solicitó irse voluntariamente a Filipinas.

Un repatriado de guerra

Destinado como médico en Fuerte Victoria, sobrevivió a una sublevación en la que recibió siete machetazos, a su regreso, volvió mutilado y aclamado como un héroe.

A los 36 años y con el grado de teniente coronel, abandonó el ejército para dedicarse por completo a la literatura.

El éxito arrollador de su primera novela, Las ingenuas, en la que relata su dramática peripecia filipina, le convirtió en un auténtico best seller, tanto en España como en América; le permitió llevar una vida de lujo, a caballo entre su Extremadura natal y su chalé de la Ciudad Lineal madrileña, y le dio acceso a los círculos sociales más selectos, ganándose fama de gran señor, dandi y donjuán.

En menos de quince años, publicó diecisiete novelas, varias novelas cortas y relatos, todos ellos con gran acogida del público.

En pleno apogeo de su popularidad, el 2 de septiembre de 1916, Felipe Trigo acabó de un tiro con su vida, siendo enterrado en el cementerio de Canillejas.

En la nota de despedida y perdón que dejó a su familia, el escritor no deja claras las razones del suicido, pero parece aludir a una enfermedad incurable y mortal. Se cree que esta temida enfermedad en realidad fuera una neurastenia.

Durante la dictadura franquista, sobre Felipe Trigo, como sobre tantos otros escritores de su época y características, cayó el silencio editorial y crítico. Sólo a partir de la Transición se reeditaron sus novelas más importantes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.