www.madridiario.es
Teatro Calderón
Ampliar
Teatro Calderón (Foto: MDO)

El teatro Calderón: 1917-2017 (II)

miércoles 07 de junio de 2017, 17:23h
El teatro Calderón de Madrid cumple un siglo de vida. Madridiario repasa en varias entregas la evolución de este icónico escenario.

El enorme aforo de este teatro sirvió para que, durante casi toda su historia, se haya dedicado a los grandes espectáculos musicales, desde la ópera al folclore español. Miguel Fleta, Marcos Redondo o Hipólito Lázaro actuaron en la década de los veinte del siglo pasado.

La sociedad propietaria del Calderón constituyó en el verano de 1929 una sociedad artística dirigida por Luis París y Federico Moreno Torroba para encargarse de organizar grandes temporadas líricas. En diciembre de 1930 la Orquesta Sinfónica de Madrid dio el primero de sus conciertos en el Calderón, patrocinados por Unión Radio (Cadena SER). La batuta estuvo empuñada, nada menos que por Ernesto Halffter. Arranca por esas fechas la tradición sinfónica del teatro. Pocos meses después se anunciaron ciclos de abono con la misma Orquesta Sinfónica, dirigida por el maestro Arbós y con la Orquesta Filarmónica, encabezada por Pablo Sorozábal. Los nombres que se subían al podio dan idea de la importancia musical de la capital española en las semanas previas a la proclamación de la II República.

El Calderón fue el escenario donde se estrenaron algunas de las últimas grandes zarzuelas de nuestro repertorio: Los de Aragón (1927); La parranda (1928); La rosa del azafrán (1930); Luisa Fernanda (1932) o La chulapona (1934).

Teatro Lírico Nacional.

La Junta Nacional de Música, finalizando la temporada lírica en mayo de 1932, reclamó a la empresa la cesión del Calderón para convertirlo en Teatro Lírico Nacional de Zarzuela y Ópera Cómica. Para la brillante inauguración, con presencia del presidente de la República, se eligió La Dolores. La butaca costaba 8 pesetas. El músico Oscar Esplá presidía la Junta Nacional de Música. Esta iniciativa gubernamental parece que no sentó demasiado bien a los empresarios privados. Numerosos artistas de prestigio quisieron sumarse a este proyecto de teatro lírico. Entre ellos el tenor Miguel Fleta quién, en la última etapa de su carrera, accedió a cantar en el Calderón la ópera Carmen, en diciembre de 1932. Los propios responsables de este proyecto público admitieron que, económicamente, no fue nada rentable. Por eso renunciaron a realizar una segunda temporada en el Calderón. El dinero de que disponía el Teatro Lírico Nacional se destinó a subvencionar directamente a compañías que, a juicio de la citada Junta, hayan contribuido a abrillantar el género. En ese momento el Teatro Real, bautizado como de la Ópera por la República, estaba cerrado por obra.

Folclore y revista.

Terminada la Guerra Civil el Calderón volvió a la empresa privada y a la inestabilidad. Por cierto, que había sido director del teatro José Morales Guirado, el padre de unos populares actores del siglo XX: Pepito, Ana María y Gracita Morales. La familia tenía vivienda dentro del teatro y siempre se ha afirmado que Gracita nació en ella. Francisco Muñoz Lusarreta, uno de los empresarios más poderosos de la posguerra, tuvo este teatro como buque insignia. Con él llegaron las revistas y los grandes espectáculos folclóricos, con Antoñita Moreno o Manolo Escobar. También se produjeron en este escenario los primeros grandes éxitos de lo que podríamos denominar musicales contemporáneos. Concha Velasco fue su gran estrella con montajes tan recordados como ¡Mamá, quiero ser artista! (1986) y ¡Carmen, Carmen! (1988) También Concha hizo su última aparición en el género con Hello Dolly (2001). En los últimos tiempos se han estrenado aquí, por ejemplo, We will rock you!, que se representó varias temporadas entre 2003 y 2007. También se han visto El hombre de la Mancha (2004) o Fama (2006). Ya con la empresa actual se han presentado espectáculos de variedades como la serie de The Hole.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.