www.madridiario.es
Obra 'El Rey que rabió'
Ampliar
Obra 'El Rey que rabió' (Foto: Antonio Castro)

‘El rey que rabió’ humorada con música de Chapí

miércoles 02 de junio de 2021, 08:02h

El 20 de abril de 1891 se estrenó en el teatro de la Zarzuela la obra en tres actos El rey que rabió. Miguel Ramos Carrión y Vital Aza fueron los autores del libreto y Ruperto Chapí el compositor. Ciento treinta años después esta zarzuela vuelve al mismo escenario con una luminosa producción que dirige escénicamente Bárbara Lluch. La orquesta está dirigida por Iván López Reynoso.

Es una de las zarzuelas grandes del repertorio que en el último siglo no ha subido muchas veces a la escena. Luca de Tena, Fernández Montesinos, Tamayo o Luis Olmos fueron los directores de las escasas reposiciones. Olmos fue el responsable de la anterior producción de La Zarzuela el año 2007.

El rey que rabió es una humorada -el astracán todavía no se había inventado- plagada de equívocos divertidos y con una leve historia de amor por medio. El protagonista es un joven rey que, aburrido de la corte, decide viajar de incógnito por sus tierras para tomar el verdadero pulso de sus súbditos. Los consejeros de su gobierno, aterrados ante la posibilidad de que descubra un país descontento, urden tramas para camuflar la situación. El rey, vestido de pastor, llega a una tierra de sembradores y se enamora de una labriega. A esta la pretende Jeremías, un eterno llorón, el gracioso de la historia. Una leva inoportuna acaba reclutando al mismo rey disfrazado, lo que provocará la confusión principal. El joven huye del campamento para reunirse con su amada. El gracioso, también, pero es mordido por un perro. Y ahí comienza el disparate, la confusión de personalidades que acabará devolviendo al rey a su palacio. Aunque la labriega descubre la verdadera personalidad de su galán, este provoca que sea aceptada para reina.

Lluch ha planteado las situaciones disparatadas como una auténtica farsa que cala inmediatamente en el espectador. Propone una puesta en escena luminosa, con un acertado juego de espejos sobre los que se van proyectando unos sugerentes audiovisuales que construyen los auténticos decorados. Tiene momentos brillantes, como el coro de los doctores en una absurda consulta para determinar si el perro que mordió al rey tiene la rabia. Tanto la partitura, como la acción escénica provocan las carcajadas. No faltan escenas rurales, como el coro de segadores o romanzas tan populares como el ¡Ay de mí!, que canta Rosa, la protagonista.

Se cuenta con un doble reparto -como siempre- que debe combinar la parte musical, poco exigente salvo para la soprano y el tenor, con la interpretación. En el primer reparto están Enrique Ferrer y Rosa Ignacio, como el rey y la pastora. Los cuatro consejeros son Rubén Amorretti, Carlos Cosías, Igor Peral y José Julián Frontal. El gracioso Jeremías, preferido por el público, es José Manuel Zapata. Alberto Frías vuelve a este teatro haciendo un capitán con reminiscencias de Groucho Marx.

El rey que rabió se representa con catorce funciones entre el 3 y el 20 de junio. Tras el éxito de Benamor, La Zarzuela se va a apuntar, con seguridad, un nuevo tanto estrenando esta producción.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios