www.madridiario.es
Operarios de Clece desinfectan una estación del Metro de Madrid.
Ampliar
Operarios de Clece desinfectan una estación del Metro de Madrid. (Foto: Clece)

Profesionales de limpieza de Clece, claves en la exhaustiva desinfección del Metro de Madrid

viernes 16 de octubre de 2020, 11:00h

La pandemia ha puesto en valor el trabajo de colectivos cuya labor invisible contribuye a hacer la vida más fácil y segura a los ciudadanos. En el Día del Agradecimiento al Personal de Limpieza, la mirada se dirige a los trabajadores de este servicio que se ha evidenciado como determinante para frenar la expansión del virus. Una tarea que no solo se ha intensificado en los centros sanitarios, sino en espacios con alta concentración de personas, como el transporte público. Clece gestiona parte de la limpieza del Metro de Madrid, una infraestructura clave en la movilidad, y ha adaptado sus protocolos para garantizar la desinfección más exhaustiva tanto en los trenes como en las estaciones.

Cecilia Magdalena Ordóñez forma parte del personal de limpieza del suburbano de Madrid desde hace 14 años. Las primeras semanas de convivencia con el virus la asustaron al estar expuesta al contacto con centenares de viajeros, pero convencida de que realizaba un “papel importantísimo”, y siempre provista con un equipo de protección, ha desinfectado a diario durante estos meses las estaciones de Valdebernardo y Pavones.

“Al principio me daba miedo tocar algo contaminado; ahora me siento más tranquila, pero no me relajo ni bajo la guardia”, reconoce. Su puesto implica un riesgo, pero asegura que no le falta indumentaria de seguridad. “Nos han protegido bien”, incide. Así, cada día se enfunda su traje, guantes, mascarilla FFP2 y gafas que minimizan el contagio del virus y evitan los vapores que pueda producir el potente producto con el que limpia todos los recovecos de las dos estaciones de la línea 9 que tiene asignadas.

Metro de Madrid delega en Clece la limpieza de 124 estaciones de las 302 que conforman su red en la región. Los operarios de la empresa también se encargan de higienizar los depósitos, la piecería -una zona de los talleres de reparación- y las vías y túneles asociados a estas instalaciones. Además, desinfectan parte de la flota de trenes. En concreto, unos 900 vagones al día, apunta José Carranco, gerente de Limpieza de Interiores de Clece en Madrid.

Con la llegada sobrevenida del coronavirus, se ha reforzado la plantilla en un 30%. Todos ellos han recibido formación específica para realizar actuaciones como la desinfección de dependencias que ha ocupado una persona positiva por Covid-19. “En este caso, se activa el protocolo interno, se cierra automáticamente el departamento y un grupo formado y con sus EPIs entra y lo desinfecta”, describe el gerente.

Uno de los principales cambios que ha introducido el nuevo protocolo antivirus es, precisamente, un nuevo producto empleado para higienizar, un detergente clorado de uso sanitario y con un alto poder desinfectante. Se aplica indistintamente en todos los elementos que pueden tocar los usuarios del suburbano: pasamanos, ascensores, escaleras fijas y mecánicas, torniquetes, bancos, interfonos o cartelería. Todo ello dentro de las estaciones, en las que, durante los primeros compases de la pandemia Clece acometió asimismo actuaciones especiales de nebulización.

En los depósitos, se ha reforzado el personal de limpieza en dos de los tres turnos. En el de tarde, de continuo, y en el de noche, en algunos de continuo y otros en ruta. No obstante, la mayor parte de los nuevos empleados contratados se concentran en la desinfección del material móvil: los trenes. En ellos, se lleva a cabo una intervención en profundidad nocturna tanto en los vagones como en las cabinas y habitáculos de los conductores.

Viajeros agradecidos

Después de más de una década limpiando el suburbano, Cecilia Magdalena Ordóñez reconoce que es ahora cuando se ha reconocido el trabajo de los profesionales de su sector. “Realizamos una tarea muy importante para que la gente no se contamine y cuando les pido que se levanten del banco para poder limpiar, algunos hasta lo agradecen”, comenta. En los últimos meses, ha recibido gestos de afecto por parte de los pasajeros que reafirman su buen hacer. “Un señor se acercó a mi en la estación de Pavones y me dejó una nota de agradecimiento”, relata.

Por su parte, el gerente de Limpieza de Interiores de Clece en Madrid, José Carranco, celebra que se haya empezado a destacar la labor de una profesión que “estaba un poco en el lado oscuro cuando es fundamental siempre y más en pandemia”. Por ello, ve conveniente que el aumento de efectivos “se mantenga” a fin de seguir brindando un servicio de limpieza con las máximas garantías de efectividad y seguridad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios