www.madridiario.es

Antonio Lamela ha sido investido Doctor Honoris Causa por la Universidad Camilo José Cela

El diseñador de la T-4 era consciente de la terminal de Barajas podía ser objetivo de ETA

El diseñador de la T-4 era consciente de la terminal de Barajas podía ser objetivo de ETA

Por MDO/Efe
viernes 26 de enero de 2007, 00:00h

El arquitecto que diseñó la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas, Antonio Lamela, ha reconocido que "tenía asumido" que el edificio podría ser un objetivo de ETA porque su singularidad era conocida en todo el planeta y el atentado tendría una repercusión mundial. Lamela ha sido investido Doctor Honoris Causa por la Universidad Camilo Jóse Cela.

Lo que el arquitecto Antonio Lamela sintió el pasado 30 de diciembre al conocer la noticia de la bomba en el aparcamiento de la terminal, fue similar al dolor por la pérdida de un ser querido, porque cada trabajo es para él "un hijo profesional donde ponemos mucho cariño y entusiasmo".

A pesar de eso, Lamela afirmó sentirse orgulloso del "excelente" comportamiento que tuvo la estructura de los edificios afectados, ya que aguantaron el impacto de una carga "disparatada" mejor, dijo, de lo que cabía esperar.

"Esta gente sabía lo que hacía porque, sin duda, lo habrían estudiado y sabían donde ponían la carga pero, aun así, los daños, que han sido cuantiosísimos, han resultado menores de lo que podrían haber sido", explicó. Las pérdidas a las que alude el arquitecto ascienden a unos 35 millones de euros, pero el optimismo vuelve al artista cuando afirma que todo lo que se ha destruido estará reconstruido y mejorado en el plazo de un año.

En este sentido, el técnico aplaudió la decisión de AENA de que las reparaciones las haga la misma empresa y el mismo equipo humano que construyó la T-4. Según Lamela, el proyecto de la terminal contemplaba la posibilidad de desastres de distinto tipo, como seísmos de hasta grado 5, fuertes vientos e, incluso, un accidente aéreo.

"La T-4 ha tenido un excelente comportamiento debido a su diseño y la singularidad de su estructura, muy flexible y no rígida, pensada para amoldarse a varias circunstancias y, por eso, la onda expansiva pudo salir y el daño fue menor que si los cierres hubieran sido sólidos", afirmó Lamela. Recomendó a los futuros arquitectos que sean, ante todo, "humildes y sencillos porque la arquitectura resuelve problemas humanos", concluyó.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios