www.madridiario.es

POLÍTICA

La posible marcha de Ángel Gabilondo, ¿un cambio de rumbo o una pérdida para el PSOE madrileño?
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

La posible marcha de Ángel Gabilondo, ¿un cambio de rumbo o una pérdida para el PSOE madrileño?

Por Teresa Aísa Gasca
lunes 01 de marzo de 2021, 07:50h

Hace meses que en los pasillos de la Asamblea de Madrid se espera una noticia: Ángel Gabilondo, portavoz del Grupo Parlamentarios Socialista y líder de la oposición madrileña, nuevo Defensor del Pueblo. El respetado y apreciado político, del que ni unos ni otros se atreven a decir una mala palabra, es el candidato con más papeletas para asumir el cargo que, como otros muchos señalan, “le va al pelo” y “lo va a hacer estupendamente”.

Sin embargo, y a pesar de que en las últimas semanas el rumor sobre su inminente salida resuena con más intensidad, Gabilondo permanece desarrollando sus labores habituales en la Cámara regional. Cada martes, los medios de comunicación esperan las declaraciones del también catedrático de Metafísica y ex ministro de Educación, quien pone punto y final a las ruedas de prensa celebradas tras la Junta de Portavoces y, como viene siendo habitual, muestra un parecer sosegado, pero claro y contundente.

De la misma manera, cada jueves el líder de la oposición atiende a los periodistas a su llegada a la Asamblea de Madrid y, no sin hacer algún chascarrillo con ellos o con el resto de diputados que esperan el inicio del Pleno, se dirige a su asiento en el Hemiciclo. Frente a la presidenta regional, quien en pocas ocasiones se ha permitido referirse a él en los mismos términos que al resto de la oposición, Gabilondo escucha a todos y cada uno de los intervinientes en el Pleno sin abandonar su butaca en ningún momento.

Desde que se iniciara el presente año, los rumores sobre un inminente salida de la Asamblea de Madrid –no tan inmediata como en un primer momento se pensaba- no han cesado. De hecho, en las últimas semanas, Gabilondo ha expresado en varias ocasiones su “compromiso” con el cargo que ostenta dentro de la institución madrileña y ha puesto freno a las informaciones sobre su previsible elección como Defensor del Pueblo. “Yo no tengo información. Me dan ganas de preguntarles a ustedes -a la prensa- si está tan claro y tan confirmado. Yo no lo tengo confirmado”, comentó el pasado martes.

Unos días después, el jueves, Gabilondo reiteró que “a mí nadie me ha dicho que vaya a ser eso. Yo estoy trabajando plenamente y entregado a Madrid”, señaló en un desayuno informativo virtual de Nueva Economía Fórum. “No he tenido ninguna comunicación explícita de que vaya yo a ser eso, aunque sería para cualquier ciudadano un gran honor, pero yo estoy entregado a mi misión", sentenció. De esta manera, Gabilondo dejó caer su beneplácito en caso de ser designado para el cargo.

Sin embargo, más allá de su aprobación, lo que desde las filas del PSOE esperan antes de comenzar la “reconfiguración” del partido en Madrid es el acuerdo entre el Partido Popular y el Gobierno central para la renovación de dicho cargo, así como el Consejo de RTVE –ya efectivo- y los órganos constitucionales con el mandato caducado como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) o el Tribunal Constitucional.

“Por ahora sabemos que esas negociaciones parecen estar bloqueadas”, señalan a Madridiario fuentes socialistas, que explican que “no depende de Ángel, por lo que habrá que esperar a que se llegue a un acuerdo” sobre el elegido que sustituirá a Francisco Fernández Marugán, quien ostenta de forma interina el puesto de Defensor del Pueblo desde 2017. Si bien los populares y socialistas han conseguido aparentemente rápido pactar la elección del Consejo de Administración de RTVE, la actualización del resto de las instituciones ha encontrado más trabas: el Partido Popular vetaba en la madrugada del pasado viernes las propuestas formuladas por Unidas Podemos para la renovación del CGPJ, y en esas seguimos.

"El Gobierno y el Partido Popular han mantenido contactos telefónicos y reuniones durante el día de hoy para intentar alcanzar un acuerdo para la renovación del CGPJ, el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas y la Agencia Española de Protección de Datos. Ambas partes constatan que existen escollos que han impedido alcanzar un pacto", afirmaba el comunicado enviado por la Secretaría de Estado de Comunicación. Por su parte, el Partido Popular incidía en que a los hechos señalados debe sumarse que los contactos habían sido entre "el Partido Popular y el Partido Socialista”.

“En tiempo de descuento"

Ángel Gabilondo, cuenta a este diario una diputada regional, “hubiera sido un buen presidente de la Comunidad de Madrid, aunque en estos tiempos de la política espectáculo y los 140 caracteres no resulte un jefe de la oposición efectista frente a la política comunicativa de Ayuso”. Precisamente, indica esta parlamentaria, es “preocupante que el PSOE, con este abandono, le dé tan poca importancia a la oposición a Isabel Díaz Ayuso, que gestiona la Sanidad, la Educación y los Servicios Sociales de millones de ciudadanos”.

Otro integrante de la oposición señala a este diario que, desde su grupo parlamentario, "respetamos mucho la figura de Gabilondo. Hubiera sido un fantástico presidente de la Comunidad y, si finalmente se va, será un fantástico Defensor del Pueblo, pero siendo honestos no se puede decir lo mismo de su paso como líder de la oposición". Tal y como indica, desde las filas de la izquierda "echaremos de menos muchas cosas de él, pero no precisamente su firmeza contra Ayuso. No va a dejar una gran ausencia porque desgraciadamente hacía tiempo que venía estando ausente".

Es la forma de hacer oposición del portavoz socialista lo que ha alimentado la mayor crítica hacia Gabilondo. Tildado de “blando” o de “excesivamente pacificador” para las formas del Gobierno y del resto de la oposición, el desacuerdo con sus formas ha podido escucharse tanto en la Cámara Regional como en las redes sociales, donde los ciudadanos han dejado patente la idea de que “no se está haciendo frente” al Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso. También, tal y como ha podido saber este diario, las críticas se han podido escuchar dentro del propio partido, donde algunos buscarían con su salida un empujón para cambiar el rumbo.

“La manera de ejercer como líder de la oposición en la Comunidad de Madrid no ha sido el que de alguna forma se esperaba”, indica a Madridiario uno de los diputados de la Cámara regional, que en cualquier caso deja claro que no es que Gabilondo no “sepa hacer oposición”, sino que no está dispuesto a “asumir que las formas son las que se están viendo” durante los debates parlamentarios. En este sentido, otro parlamentario indica que “Gabilondo está hecho para mandar y gestionar, no para debatir. Es una cuestión generacional”.

Esta misma fuente hace hincapié en que el líder de la oposición “se ve teniendo detrás a una ‘niñata’ condenada por agredir a un poli, a la izquierda al amiguito de la Play de Iñigo Errejón, de frente a la ‘pija’ de Monasterio y luego a dos tipos rollo ‘jasp’ como Zafra y Serrano...”, dice. “Está desubicado”, asegura. Desde la oposición indican que el ex-ministro “ha estado en el tiempo de descuento desde que empezó la legislatura”, al tiempo que apostillan que “su marcha es casi un hecho consumado”.

Para este último diputado, Gabilondo “se ha dejado arrastrar por la falta de proyecto y la trayectoria errática del PSOE en Madrid y nunca ha sido capaz de pasar de las musas al teatro”. Como dice, “cuando ha tenido la oportunidad de presentar propuestas o soluciones a los problemas, no lo ha hecho, y tampoco ha mediado con el Gobierno central cuando este ha perjudicado a los madrileños”. Y sentencia: “El Parlamento no va a notar su marcha”.

Sin embargo, otro miembro de la bancada del Gobierno dice que, a pesar de todo, el portavoz socialista “es una persona que, sin duda, se iría con el respeto de esta Cámara que se ha ganado a diario”. La palabra “respeto” es una de las que más suena cuando se habla con parlamentarios de unos y otros signos políticos sobre Gabilondo.

Victoria tras 32 años

“No hay que olvidar”, señala uno de los miembros de su formación, que “durante los seis años de proyecto, Ángel ha seguido con su forma, visión y creencia de hacer política, que por muy criticada que sea ha provocado que después de 32 años el PSOE ganara las elecciones regionales con más de 170.000 votos de diferencia del Partido Popular de Ayuso”. En este punto, otro indica: “Tan mal no lo habrá hecho”.

El propio Gabilondo señaló a Madridiario hace unos meses que “si hubiera pensado que tendría que haber sido diferente la forma de oposición lo hubiera propiciado”, pero que su acción “no es simplemente resultado de una posición simplemente individual. Se trata de un modo de proceder que antepone la resolución de los problemas a cualquier otro interés, y de un modo propositivo y con búsqueda de alternativas y con voluntad de ayudar”.

Tal y como defendía, considera que “este planteamiento responde a una demanda de un sector importantísimo de la sociedad, confiamos en que mayoritario”, la cual antepone la huida de “la descalificación personal y refutando más bien los planteamientos y los asuntos”, y sentenciaba: “Que se haga oposición de un determinado modo o forma no significa que no se haga”. En todo caso, de verificarse los rumores de su salida del partido, está claro que PSOE buscará con el nuevo relevo encaminar una nueva forma de hacer oposición.

Y las dudas sobre quién será el nuevo portavoz no dejan tampoco lugar a dudas: las quinielas apuntan a que el elegido será José Cepeda, veterano socialista, portavoz adjunto y el “poli malo” de la bancada socialista de la Asamblea de Madrid. Sobre si Cepeda será también el próximo candidato, ya hay más dudas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

5 comentarios