www.madridiario.es

FERIA DE SAN ISIDRO

Momento del percance de Javier Cortés en el quinto toro
Momento del percance de Javier Cortés en el quinto toro

Los ‘santacoloma’ nos devuelven la bella suerte de varas

jueves 07 de junio de 2018, 23:05h
El cada día más inusual primer tercio, que no en balde, o sí, se llama tercio de varas, fue el gran protagonista de la tarde merced a las dos divisas ‘sanatcolomeñas’ que lidiaron sus bureles: Rehuelga y Pallarés. Gracias a ellos, con ciertos altibajos -como en su catadura codiciosa-, se pudo disfrutar de la belleza de esta suerte en desuso con dos varilargueros destacados, en este orden: Agustín Romero y Héctor Vicente. Javier Cortés, herido de pronóstico reservado por su segundo, fue el más entonado con algunos dibujos sueltos de Iván Vicente y un vulgar Javier Jiménez.

Dos hombres con derecho a vestir de oro desde los inicios de la tauromaquia, por la preponderancia que tenían entonces los picadores, tanta como los matadores, recibieron las más fuertes y justas ovaciones desde los tendidos. Y no, no eran los matadores, sino dos de sus varilargueros, Agustín Romero, de la cuadrilla de Javier Jiménez, y Héctor Vicente (aunque vestía de azul marino y azabache), de la de su hermano Iván.

Porque se sintieron toreros a caballo y realizaron sendas destacadas actuaciones, la de Romero extraordinaria: porque movió el penco a guisa de muleta, citó con la vara al bravo toro que fue ‘Dichoso’ -que hizo honor a su nombre- clavó en lo alto y midió el castigo en tres ocasiones. La última, en las que el animal acudió de nuevo con alegría a donde sabía que le iban a hacer pupa, ya con el público en pie, cuyas palmas restallaron mientras el picador marchaba por el callejón.

Algo menos espectacular, pero igual de intensa fue la labor de Vicente en el cuarto, ‘Turquesito’, también como el último del hierro de Pallarés, que también acudió bravamente en tres ocasiones al penco. El otro de este hierro, que hizo segundo bis al ser devuelto el titular por inválido, y los dos de Rehuelga, sin alcanzar tales niveles en el primer tercio, cumplieron sobradamente. Lástima que el denominador común de todos ellos fuera la justeza de fuerzas, por lo que su juego en la muleta no fue el esperado, aunque sí suficiente para el triunfo de sus matadores, un triunfo que no llegó.

Vaya en descargo de la terna sus pocos festejos y las dificultades de la siempre exigente sangre 'santacolomeña', esa que las figuras, figuritas y figurones nunca aceptan en sus carteles, prefiriendo los habitualmente dóciles y mansos de Domecq, en su multitud de versiones, que tanto monta, monta tanto en ausencia de bravura y casta.

De esta terna es menester, justo y necesario destacar por encima de todo la entrega de Javier Cortés, que venía de triunfar, con percance incluido en la goyesca del 2 de mayo. Al encastado segundo bis le dio distancia para embeberlo con decisión en la flámula en un par de series en redondo con un punto de aceleración. Luego el animal fue a menos y Cortés aún le sacó algún buen natural de frente antes de despenarlo.

La mala fortuna volvió a cebarse con él, porque el mulo sobrero de Marca que hizo quinto se limitó a pegar tarascadas con la cabeza alta desde que apareció por el chiquero. En una de ellas, durante la faena de muleta, volteó de manera tremenda y luego le tiró con sañas varios hachazos, dejándole desmadejado y herido. Pero con los suficientes arrestos para pegarse un arrimón de verdad y matarlo antes de pasar a la enfermería.

Menos entrega y mejores dibujos en algunas suertes por ambos pitones festoneó ese torero de enorme clase que nunca explota que es Iván Vicente con los de su lote, aunque con ninguno cruzó la raya que te puede llevar al triunfo o a la cornada, sobre todo con el ya mencionado bravo y encastado ‘Turquesito’.

El peor parado de una interesantísima tarde fue Javier Jiménez, con el mejor lote, dentro de las ya comentadas exigencias ‘santacolomeñas’. Ppero el sevillano no es lo que se dice un exquisito con los engaños y además aplicó el toreo posmoderno –y no olé- siempre fuera de cacho y en línea recta, todo lo contrario de lo que le pedían sus enemigos. Sobre todo el también mencionado ‘Dichoso’, que sí lo fue para un gran torero de oro, que no era el matador y sí Agustín Romero.

FICHA

Tres toros de PALLARÉS, 1º y 3º de REHUELGA, de justa presencia y que direon juego en los caballos, con 4º y 6º bravos; 3º y 6º, encastados aunque a menos en la muleta; todos justos de fuerzas. 5º, sobrero de MARCA (en sustitución del 2º, devuelto por inváildo y correrse el turno), con trapío, descastado y peligroso. IVÁN VICENTE: ovación; silencio tras aviso. JAVIER CORTÉS: ovación; ovación. JAVIER JIMÉNEZ: silencio; silencio. Plaza de Las Ventas, 7 de junio, 31ª de Feria. Dos tercios de entrada. Enfermería: Cortés fue atendido de puntazo en cara interna tercio medio muslo izquierdo. Contusión en carpo derecho. Pendiente de estudio radiológico. Pronóstico: Reservado, que le impide continuar la lidia. Se traslada a Clínica San Francisco de Asís. Firmado: Dr. García Leirado.

Crónica del festejo anterior

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.