www.madridiario.es

Siguen aumentando los derechos de los que goza el colectivo LGBTI en España

Por MDO
martes 08 de agosto de 2017, 11:46h

Es innegable que España acostumbra a conocerse como un país un tanto retrógrado que no ve con buenos ojos la libertad sexual, la cual se resume en la posibilidad de que cualquier persona mantenga relaciones carnales con quien quiera independientemente de géneros y gustos en general. Sin embargo, afortunadamente dicha situación ha cambiado en los últimos años en muchos países europeos, reconociéndose muchos más derechos no solo a gays y lesbianas, sino también a transexuales e intersexuales. Anteriormente era impensable que una pareja de homosexuales pudiera casarse en nuestro país, pero hoy en día es posible hacerlo e incluso está bien visto por la inmensa mayoría de la sociedad a pesar de que lamentablemente algunas personas siguen mostrándose contrariadas ante la celebración de dicho evento matrimonial. La gran mejoría en lo que se refiere a los derechos de los individuos que forman parte del colectivo LGBTI viene dada por varios motivos, siendo Internet uno de los más importantes.

La red ha sido de gran ayuda durante la última década a la hora de normalizar la libertad sexual, aportando otros puntos de vista más allá del heterosexual que no han tardado en ser comprendidos por aquellos sujetos que eran algo cerrados de mente en este sentido. Contenidos como los vídeos gays de VideosDeGaysX.com han impactado positivamente en la sociedad logrando que sea capaz de ver exactamente lo mismo que al contemplar una escena protagonizada por heterosexuales, es decir, el simple hecho de dos o más personas dándose placer mutuamente sin juzgar el acto en sí en función de los géneros en cuestión. Tanto por el aporte de dicha página en relación a la comunidad LGBTI como por la calidad de todos sus vídeos ha acabado erigiéndose como el sitio web número uno en España de Sexo Gratis Gay.

A la existencia de portales online con contenidos pornográficos de diversa índole se suma otro factor que ha propiciado enormemente la normalización de las relaciones sexuales entre todo tipo de géneros: las redes sociales. En la actualidad es muy habitual ver a famosos homosexuales como Neil Patrick Harris y Ellen DeGeneres publicando en sus respectivas cuentas de Twitter, Instagram y Facebook varias fotografías en las que aparecen abrazando o besando a su amada pareja. Ello da pie a que millones de usuarios vean los contenidos y muestren su aprobación al tratarse de individuos que hacen gala de una grandísima fama a nivel mundial, extendiendo dicho entendimiento al resto de personas que también son gays, lesbianas, transexuales o intersexuales.

Las redes sociales adicionalmente han ayudado de otra manera que se resume en la existencia de miles de grupos de apoyo al colectivo LGBTI compuestos no solo por usuarios que forman parte del mismo, sino también por heterosexuales que entienden perfectamente la situación en la que se encuentran muchos de ellos y tratan de corregir las injusticias a las que diariamente deben hacer frente. En este tipo de entornos en línea todo movimiento social corre como la pólvora, siendo un claro ejemplo el surgimiento de un hashtag ante una discriminación vivida por parte de un homosexual, llenándose enseguida la red de multitud de publicaciones criticando al retrógrado que ha perpetrado tal acto. De esta manera la mencionada comunidad se siente amparada al mismo tiempo en que ve como sus derechos siguen aumentando, aunque todavía está lejos de que su sexualidad se normalice al cien por cien.

Tanto físicamente en el día a día como en Internet se hacía patente un olvido por parte de la sociedad excluyendo en cierta manera a los individuos LGBTI, lo cual poco a poco deja de estar sucediendo. Así lo demuestra la posibilidad de abrirse un perfil en cualquiera de las típicas webs para ligar indicando desde el género transexual hasta la preferencia de personas del mismo sexo. Dichas opciones y algunas más que se refieren a la libertad sexual también son seleccionables en muchas otras páginas que permiten a los usuarios disponer de una cuenta personal, desde foros de comunicación hasta portales que facilitan la ardua tarea de encontrar empleo. Gracias a ello el colectivo no es discriminado y se ve capaz de integrarse en Internet sin las barreras que hasta hace un lustro seguían estando presentes al navegar por la red.

El hecho de que la comunidad LGBTI se sienta aceptada en los entornos online es de gran importancia, puesto que Internet no deja de ser un reflejo de la sociedad. Es por ello que sus derechos tendieron a aumentar al mismo tiempo en que comenzaron a poder disfrutar de ellos en la red, gozando a día de hoy de una libertad sexual en la que no era posible ni soñar en décadas anteriores. Aunque es motivo de gran alegría la inmensa mejoría en este sentido todavía queda mucho por lograr no solamente en Internet, sino también en el resto de entornos en los que siguen produciéndose injusticias y discriminaciones.