www.madridiario.es
Madrid continúa a la cabeza en donaciones de médula ósea
Ampliar
(Foto: Kike Rincón)

Madrid continúa a la cabeza en donaciones de médula ósea

jueves 06 de octubre de 2016, 13:17h

De los más de 230.000 registros de potenciales donantes de médula ósea en España, 27.281 son madrileños. Además, Madrid también lidera el ranking de donaciones con un 28 por ciento del total nacional.

El trasplante de médula ósea es la única esperanza de vida para personas afectadas de enfermedades como aplasia de médula ósea, leucemias, linfomas, e inmunodeficiencias, entre otras enfermedades. El 70 por ciento de los pacientes con estas afecciones no dispone de familiares con un perfil genético compatible. Por esta razón se crearon los registros de donantes altruistas.

En la actualidad, en el registro internacional hay ya 28 millones de potenciales donantes y el Registro Español de Donantes de Médula Ósea (REDMO) cuenta con más de 230.000 registros, de los cuales 27.281 personas son madrileñas. Además, la Comunidad de Madrid continúa a la cabeza de las donaciones de médula con el 28 por ciento del total nacional. Durante 2015 han donado de manera efectiva 22 madrileños sobre un total de 78 a nivel nacional, por lo que, un año más, la Comunidad de Madrid lidera este tipo de donación. En 2016 ya han donado 21 madrileños que resultaron compatibles con un paciente receptor. A pesar de estas buenas cifras, aproximadamente un 15 por ciento de los pacientes no llegan a encontrar un donante adecuado. Para ello, es necesario aumentar de forma eficiente los donantes escritos, e intentar aumentar, con ello, la probabilidad de encontrar un donante no emparentado compatible.

Los progenitores hematopoyéticos o células madre son los encargados de producir todas las células de la sangre y diversas células de otros tejidos. Están presentes en la médula ósea y en la sangre periférica, también llamada sangre circulante.

El crecimiento incontrolado, o el mal funcionamiento de alguna de estas células da lugar a diversas enfermedades como leucemias, inmunodeficiencias e insuficiencias medulares, entre otras. En gran parte de estos casos, "el trasplante de médula ósea permite su curación al sustituir las células defectuosas por otras normales procedentes de un donante sano", explica Félix García Sánchez, facultativo especialista en inmunología. "En muchas de estas enfermedades el trasplante es la única opción terapéutica", añade.

El trasplante hematopoyético sólo puede realizarse si existe un donante sano compatible con el paciente. Normalmente el donante es un hermano o un familiar directo, pero el 70 por ciento de los pacientes que necesitan un trasplante no dispone de un familiar idéntico para el sistema principal de histocompatibilidad (HLA), ya que la probabilidad de que un hermano sea compatible con otro es de tan solo del 25 por ciento, acumulándose hasta el 30 por ciento para una media de 1,7 hermanos. La probabilidad de encontrar un familiar no hermano HLA idéntico o con una sola diferencia es muy pequeña. Los pacientes sin un familiar directo (hermanos y padres) compatible pueden ser tratados mediante trasplante de células madre hematopoyéticas de donantes altruistas no familiares compatibles. Para localizar donantes no familiares compatibles se han creado los registros de donantes voluntarios. Gracias a los donantes altruistas, el 85 por ciento de los pacientes lo consigue.

Tipos de donación

Las células madre pueden obtenerse de la médula ósea o de la sangre circulante también llamada sangre periférica. Como media, la donación de progenitores hematopoyéticos de sangre periférica se realiza en el 85 por ciento de los casos y el 15 por ciento restante, mediante médula ósea.

La médula ósea se obtiene en un quirófano, en condiciones estériles, bajo anestesia general o epidural y a través de punciones repetidas de los huesos planos de la cadera. La intervención suele durar una hora. El único efecto secundario de la donación de médula ósea mediante punción es el posible dolor de la zona de punción, que suele desaparecer en menos de 48 horas y se controla con analgésicos comunes. A veces, la médula espinal es confundida con la médula ósea. La médula ósea no tiene nada que ver con la médula espinal, que es un haz de nervios que recorre la columna vertebral.

En condiciones normales, las células madre están localizadas en la médula ósea, siendo excepcional observarlas en la sangre. “Sin embargo, existen métodos para movilizar estos progenitores hacia la sangre circulante para su posterior recolección. El método más simple es la administración de unas sustancias denominadas 'factores de crecimiento hematopoyético' que provocan, de forma transitoria, el paso de células madre de la médula ósea a la sangre periférica”, asegura Félix García. A los 4-5 días de estar recibiendo dichos factores por vía subcutánea, se concentran suficientes progenitores en la sangre periférica para obtenerlos mediante un procedimiento denominado citoaféresis.

"Las citoaféresis se realizan haciendo circular la sangre obtenida de una vena de un brazo a través de unas máquinas denominadas separadores celulares. En ellas se recogen las células madre y el resto de la sangre es devuelta al donante por una vena del otro brazo", explica Pilar de la Peña, responsable de promoción del Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid. Cuando la donación se hace mediante citoaféresis el único efecto secundario es “la satisfacción que uno siente cuando ve que con este gesto va a salvar la vida de otra persona”, garantiza.

La probabilidad de que algún día aparezca un paciente compatible con el donante es muy baja por eso es tan importante que cada día la cifra de donantes aumente. A raíz de la campaña del joven malagueño enfermo de leucemia Pablo Ráez, a través de las redes sociales, los donantes de médula ósea han aumentado "considerablemente". "Lo que los donantes deben saber es que la donación es para cualquier persona en el mundo que lo necesite. El hecho de hacerse donante de médula ósea conlleva un compromiso importante e implica que estamos dispuestos a donar médula para cualquier receptor compatible, bien de nuestro país o bien del extranjero en el momento en el que un paciente necesite el trasplante y sea compatible con nosotros. Ese momento puede ser dentro de 6 meses o de 20 años”, informa Félix García. "Todo donante puede negarse a serlo pero hay que ser consciente de que la negativa puede suponer la muerte del receptor", lamenta.

En lo que va de 2016, el Centro de Transfusión ha 'tipado' y registrado 2.904 donantes y espera alcanzar los 4.500 antes de fin de año, una cifra similar a la conseguida en 2015 (4.498) y que supondría un 31 por ciento más de lo previsto. Según el Plan Nacional, a la Comunidad de Madrid le corresponde registrar 3.438 donantes por año.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.