www.madridiario.es
Edificios de viviendas de la  EMVS en Carabanchel.
Ampliar
Edificios de viviendas de la EMVS en Carabanchel. (Foto: Javier Prieto Herrero)

La EMVS levanta el veto a los ocupas de sus pisos para que puedan solicitar vivienda

Por Enrique Villalba
viernes 09 de octubre de 2015, 15:15h
La Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Madrid (EMVS) pretende aprobar un cambio de estatutos en su consejo de administración encaminados a reintroducir el carácter social de la compañía. Pisos para familias monoparentales, desahuciados y refugiados podrán tener cobijo municipal. Es más, el Consistorio retira el veto a los ocupas de sus propios pisos para que se inscriban en el registro permanente de solicitantes de una vivienda protegida.

La concejala de Equidad, Marta Higueras, y la consejera delegada de la compañía, María Serrano, comparecieron tras la Junta de Gobierno para explicar cuál va a ser el nuevo marco que va a regir en la EMVS. Entre otras decisiones:
- Se modificará el reglamento de adjudicación de viviendas con protección pública afectas a los programas municipales de vivienda, así como de las condiciones contractuales de arrendamiento de la EMVS.
- Se eliminan los vetos de inscripción a quiene tuvieran ya arrendada una vivienda, aunque no pudieran pagarla, y a los ocupas de los pisos municipales que lleven, al menos, dos años en el inmueble y puedan acreditarlo. No se reconocerá este derecho a nuevas ocupaciones. No obstante, Higueras ha explicado, a consultas de Madridiario, que se estudiarán los casos de aquellos ocupas que, a pesar de vivir en los pisos durante menos de dos años, tengan situaciones de especial vulnerabilidad, reconocida por los servicios sociales municipales.
- Se reducen de cinco a tres los años de penalización para volver a solicitar vivienda tras haber renunciado a una adjudicada, y solo se aplicará en los casos en los que dicha renuncia esté injustificada.
- Se prohibirá expresamente la inscripción en el registro tanto de los consejeros como de los representantes de fuerzas políticas municipales en el consejo de administración de la empresa.
- Se reduce el nivel de IPREM necesario para la inscripción de 5,5 veces a 3,5 veces y, en el caso de los jóvenes (cuyo reconocimiento se da hasta los 35 años), hasta una horquilla de entre 0,5 y 1,5 veces. Además, los solicitantes deberán tener un arraigo en la ciudad de dos años de residencia o tres de trabajo. Para las familias que cuenten con menos del 0,75 del IPREM, familias cuyas viviendas les provoquen problemas de salud o tengan malas condiciones de habitabilidad o accesibilidad, problemas de violencia de género, abandono del edificio y desahuciados por sentencia judicial, tendrán facilidades para el acceso a los programas de alquiler.
- Se podrá solicitar el cambio de vivienda en caso de aumento o disminución de la unidad familiar, la inadecuación del inmueble a necesidades de adaptación sobrevenidas o ante situaciones de salud o circunstancias sociales que justifiquen dicho cambio.
- El sistema de adjudicación entre los jóvenes se realizará por sorteo, con baremo combinado en el programa de arrendamiento general, y otro en el programa de situaciones prioritarias de atención. Se establece un baremo único para puntuar las circunstancias personales, familiares, económicas y de prioritaria atención de los solicitantes.
- Modificaciones en los contratos, que tendrán una duración de tres años más prórrogas de dos años, frente a los anuales que se ofertan actualmente, siempre que se mantengan las condiciones socioeconómicas que dieron derecho al alquiler de la vivienda propiedad de la EMVS. Las rentas exigidas para el régimen de protección de vivienda supondrá que no se podrá exigir un esfuerzo superior al 30 por ciento de los ingresos de la unidad de convivencia. También se podrán contemplar variaciones en caso de reducciones objetivas de las condiciones por parte del inquilino.

Además, el Consistorio sacará en el último trimestre 612 viviendas en régimen de alquiler general y 194 para jóvenes a un precio reducido de 150 euros. De ellas, por ejemplo, se abrirá una nueva promoción de 110 viviendas que resolverán los problemas temporales de tres colectivos: 40 familias monoparentales en situación de especial vulnerabilidad social, 40 familias de refugiados y 30 familias víctimas de desahucios judiciales. En otro proyecto, en las colonias municipales de San Francisco Javier y Nuestra Señora de los Ángeles, se fomentará la convivencia intergeneracional entre jóvenes menores de 35 años y mayores, para evitar el aislamiento social y la soledad de estos últimos. Para este último proyecto se destinarán 325 pisos (165 para mayores y 160 para jóvenes con dificultades para acceder a una vivienda). Asimismo, comenzará la construcción de 600 nuevas viviendas a lo largo de 2016, que están previstas para finales de 2017.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios