www.madridiario.es
Luna rota en uno de los autobuses de Continental
Luna rota en uno de los autobuses de Continental

200 autobuses dañados en la huelga de Continental

martes 18 de marzo de 2014, 17:36h
La empresa NEX Continental ha pedido a los trabajadores el cese inmediato de los reiterados ataques vandálicos contra autobuses de su flota que viene sufriendo desde que el pasado 5 de marzo se iniciase la huelga que afecta a los trabajadores del centro de trabajo del Intercambiador de Avenida de América. Hasta el momento se han visto afectados más de 200 vehículos.

Según un comunicado de la empresa, ya se han contabilizado más de 200 ataques y actos de sabotaje de diversa índole, que han supuesto la rotura de 201 lunas y más de 45 neumáticos así como pintadas en lunas que han afectado al servicio. La mitad de los ataques se han producido cuando circulaban con pasajeros en su interior, lo que ha comprometido la seguridad de los viajeros y de los propios conductores. Estos hechos han ocurrido, entre otros lugares, en el puente de la CEA, en la A2 y en la gasolinera Serna. La primera valoración de los daños asciende a más de 250.000 euros.

NEX Continental ha denunciado todos estos ataques y ha incrementado las medidas de seguridad, vigilancia y prevención para evitarlos, en colaboración con la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Asimismo, han solicitado al Comité de Huelga que colabore para evitar estos ataques violentos, que nada tienen que ver con el pacífico ejercicio del derecho a la huelga. Fuentes sindicales, consultadas por Madridiario, también han condenado los ataques, aunque han añadido que, a causa de la presión que se está viviendo, pueden entender la adopción de medidas desproporcionadas por parte de algunos trabajadores.

El origen del conflicto procede de la propuesta de la empresa de reducir la hora de 'toma y deja' -el tiempo que se toma el conductor antes de iniciar la conducción de un vehículo para comprobar que está en óptimas condiciones mecánicas y de seguridad- a diez minutos. Los trabajadores defienden que es inasumible hacer las comprobaciones pertinentes en ese tiempo y que eso compromete la seguridad. Según Miguel Ángel Patiño, representante de UGT en la compañía, supone una rebaja del sueldo de entre 150 y 300 euros por trabajador y argumenta que el 'toma y deja' está amparado por una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de hace 20 años. "Es un trabajo que no se puede delegar porque, en carretera, el responsable de cualquier problema es el conductor. Y requiere su tiempo", afirma.

La compañía argumenta, sin embargo, que el trabajo de revisión del vehículo lo realizan los mecánicos de la compañía y que el 'toma y deja' es un concepto laboral auxiliar, consecuencia de unas condiciones laborales pactadas en los años 90 que se han cumplido escrupulosamente. Sin embargo, consideran que, con motivo de la caída de la demanda de servicios de transporte y teniendo en cuenta la modernización de la flota y la especialización de los trabajadores, los conductores ya no hacen más tareas de preparación y revisión de sus vehículos que el arranque y la finalización de los viajes, por lo que este proceso del trabajo es susceptible de ser reducido. De hecho, encargaron un estudio a una consultora externa para medir realmente los tiempos dedicados a estas tareas, resultando ser entre un 50 y un 70% inferiores, en función del tipo de servicio, al tiempo que efectivamente se está abonando.

La negociación se encuentra en estos momentos estancada. Patiño defiende que la empresa apenas ha dado margen para la negociación porque se muestra inflexible en la eliminación de esta reducción. Recuerdan que han ofrecido reducir el 'toma y deja' a 20 minutos, y que aceptan reducirse el sueldo en otras partidas pero no en esa concretamente. La compañía asegura que ha habido tres reuniones en las que no se ha podido discutir siquiera la reordenación de las condiciones laborales.

También asegura la empresa que ha sufrido una importante reducción de su actividad y facturación sin haber realizado reducciones de empleo y que las condiciones laborales y económicas de las que disfruta la plantilla de NEX Continental son muy superiores a la media del sector y a las establecidas en el Convenio. De hecho, los incrementos salariales en los últimos cinco años, a pesar de la crisis económica, han sido del 14,05 por ciento, un porcentaje muy superior a los incrementos del IPC.

Por último, la empresa considera que la aplicación de este recorte se ampara en la actual normativa laboral, mediante un proceso de modificación de las condiciones de trabajo, respetando los plazos y las formalidades legales. Según recuerda NEX Continental, cualquier expediente de modificación de las condiciones de trabajo es recurrible ante los tribunales, y lo razonable sería esperar a su pronunciamiento, no la convocatoria de una huelga indefinida y la negativa al negociar cualquier acuerdo sobre este aspecto.

Más información:
Una huelga de autobuses afectará al norte y el este de la región 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.