www.madridiario.es

Indeminizan con 50.000 euros a una paciente por negligencia y demora diagnóstica

jueves 22 de marzo de 2012, 00:00h
El Tribunal Supremo ha estimado el recurso de casación que interpusieron los servicios jurídicos de El Defensor del Paciente (contra una sentencia desestimatoria previa de la tristemente famosa sección octava del Tribunal Superior de Justicia de Madrid) y ha condenado al SERMAS al pago de una indemnización de 50.000 euros por negligencia y demora diagnóstica en la asistencia prestada a una paciente.
"De nuevo el Supremo viene a darnos la razón de por qué en su día creamos una Plataforma en contra de la Sección Octava del TSJ de Madrid, la cual ha causado muchísimo daño a los afectados por negligencia médica como está quedando demostrado", afirma la asociación en un comunicado.

La mujer ahora indemnizada ingresó el 26 de junio de 2007 en el hospital Doce de Octubre para ser intervenida de endometriosis. "Como consecuencia de la deficiente asistencia se produjo una perforación de sigma que pasó completamente desapercibida para los facultativos, dando por terminado el acto médico sin percatarse de la lesión yatrogénica producida en el colon", informa El Defensor del Paciente. "La evolución postoperatoria fue desfavorable con fiebre, dolor abdominal intenso y vómitos", agrega.

Parece ser que el 28 de junio la paciente ya presentaba signos de abdomen agudo pero no se tomaron medidas y, un día más tarde, el ginecólogo de planta ordenó la realización de un TAC toracoabdominal. Dicha prueba no pudo realizarse, según los radiólogos, por la existencia de abundante gas abdominal. La enferma continuaba así con intenso dolor, tensión arterial de 108/80 y una frecuencia cardiaca de 138 latidos por minuto.

Fue entonces cuando se decidió su ingreso en el Servicio de Reanimación de Obstetricia y Ginecología y su traslado a quirófano para realización de una reintervención que detectó la existencia de una peritonitis fecaloidea secundaria a perforación intestinal. A partir de este momento la paciente requirió "hasta ocho intervenciones más para intentar reparar las complicaciones surgidas a consecuencia de la demora". Finalmente, fue dada de alta el 7 de agosto tras semanas de intenso sufrimiento (con secuelas físicas y estéticas). Precisó además asistencia por parte del Servicio de Psiquiatría.

La sentencia indica así que, efectivamente, "existió un retraso en la realización de una prueba diagnóstica que hubiera podido evidenciar una imagen patológica". "La Administración corría con la carga de probar que esa prueba era irrelevante ante la situación de la recurrente y que no hubiera cambiado el pronóstico y el resultado. Ello determina que nos encontremos ante una pérdida de oportunidad relevante, eficiente e indemnizable. Es evidente que tal complicación no se trató de forma idónea y adecuada a los síntomas que la paciente iba presentando indicativos de un continuo empeoramiento y con síntomas claros de infección", añade.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.