www.madridiario.es
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, junto a la vicealcaldesa, Begoña Villacís, se reúnen con el ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, José Luis Escrivá, para abordar el problema de la llegada de solicitantes de asilo a Madrid.
Ampliar
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, junto a la vicealcaldesa, Begoña Villacís, se reúnen con el ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, José Luis Escrivá, para abordar el problema de la llegada de solicitantes de asilo a Madrid. (Foto: Chema Barroso)

Migraciones y Ayuntamiento buscarán nuevos edificios libres porque el flujo de refugiados "se intensificará" aún más

miércoles 22 de enero de 2020, 13:06h

El año 2019 fue un año de récord. Madrid recibió en doce meses a más de 52.000 solicitantes de asilo, una cifra que duplicó la cosechada el curso anterior. Sin embargo, este flujo no parece que vaya a reducirse en 2020, y eso que la capital hace tiempo que vive una situación límite: la mitad de plazas de la Campaña del Frío están ocupadas por refugiados, se han dado casos de familias con menores durmiendo a las puertas del Samur Social y se ha tenido que habilitar un centro de emergencia con barracones que abrirá en apenas dos semanas.

Todo esto, por la "pasividad" del Ministerio de Trabajo, Seguridad Social y Migraciones que, una vez el Gobierno ha dejado de estar en funciones, sí ha respondido a la llamada del alcalde. Este miércoles, José Luis Martínez-Almeida ha capitaneado una delegación municipal formada por la vicealcaldesa, Begoña Villacís, y el delegado del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte, que se ha reunido con el nuevo ministro, José Luis Escrivá, y su jefa de gabinete, Elena Biurrun, exalcaldesa de Torrelodones, para encontrar una solución al colapso de la capital.



Sin embargo, esa salida tardará en ser visible, pues lo que han acordado hoy ambas administraciones pasa por seguir con la búsqueda de nuevos emplazamientos, tanto municipales como estatales, que se habiliten para que el Ayuntamiento pueda dar cobijo a los solicitantes de asilo mientras que el Ministerio les da la autorización pertinente. "Hemos acordado intensificar la búsqueda de soluciones y de recursos habitacionales suficientes teniendo en cuenta que el flujo de llegada se va a incrementar con el paso del tiempo", ha explicado Almeida.

En este sentido, el regidor ha agradecido la "celeridad" de Escrivá y le ha prometido "lealtad", dejando atrás las críticas vertidas en estos meses hacia su antecesora, Magdalena Valerio. Fue cuando ella tenía la cartera ministerial cuando se produjo la última reunión de altas instancias en la que el Ayuntamiento ofertó hasta siete ubicaciones de las que el Estado tan solo aceptó dos, de los que tan solo uno ha entrado en funcionamiento (el Centro de Vacaciones Residencia Nuestra Señora de la Paloma, en Cercedilla).

Por su parte, la vicealcaldesa también ha destacado la "colaboración" de ambas partes y ha tildado de "fundamental" la receptividad y la agilidad que ha asegurado ver. "Se va a habilitar una línea directa entre el Ayuntamiento y el Ministerio para la atención de estas personas", ha anunciado. En cuanto al número de plazas que serán necesarias para absorver el flujo que se prevé, Aniorte no ha podido precisarlo, sino que se ha limitado a señalar el "esfuerzo" que el Ayuntamiento hace con, por ejemplo, la apertura de la 'ciudad de los refugiados' de Vallecas, que contará con 300 plazas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios