www.madridiario.es
    24 de agosto de 2019

Begoña Villacís

La presentación del programa de actividades de MADO Madrid Orgullo 2019 se ha celebrado este miércoles entre polémica. Los actuales partidos políticos que gobiernan en el Ayuntamiento de Madrid, Partido Popular y Ciudadanos, no podrán tener carrozas en la manifestación principal del Orgullo. A pesar de ello, a la presentación oficial del Orgullo 2019 ha acudido, por parte del Gobierno municipal, Begoña Villacís, líder de Ciudadanos en Madrid y vicealcaldesa de la ciudad, que ha asegurado que el ejecutivo presidido por el popular José Luis Martínez Almeida "no dará ni un paso atrás" en la defensa de las personas LGTBI. Además, ha adelantado que Ciudadanos, "un metro más arriba o uno más abajo", estará en el Orgullo.

A pesar de que en el acuerdo firmado entre PP y Vox antes del Pleno de investidura del pasado sábado se contempla la posibilidad de recuperar la libre circulación en la almendra central de la ciudad, la vicealcaldesa, Begoña Villacís, ha insistido en que Madrid Central se "mejorará", pero no se va a revertir.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, defiende que cumplirá su pacto con Vox, socio necesario para tener un mandato estable, aunque no dice cómo ni aclara si, finalmente, cumplirá con la petición de los de Javier Ortega Smith de otorgarles concejalías.

Vox rompió ayer la baraja. No se sentará más con Isabel Díaz Ayuso ni con Ignacio Aguado, líderes autonómicos de PP y Ciudadanos, para negociar la investidura de la primera hasta que no se cumpla el pacto que tienen azules y verdes para Cibeles, que supone que recaiga en ellos la dirección de alguna concejalía. Este extremo pasa la pelota directamente a Ciudadanos, que si bien no ha mostrado inconvenientes en que se les entregue algún distrito, sí ha dejado claro que no van a dirigir ningún área, lo que está supeditado a un acuerdo "expreso" entre la vicealcaldesa, Begoña Villacís, y el regidor, José Luis Martínez-Almeida.

José Luis Martínez-Almeida se distancia de Manuela Carmena y recuerda a los antiguos regidores del PP. El nuevo alcalde no presidirá el Pleno del Ayuntamiento, que es una competencia exclusiva del regidor que delegará en otro edil del PP, Borja Fanjul, porque no quiere ser “juez y parte” en los debates municipales y, además, ha anunciado que sacará la Junta de Gobierno, la reunión semanal del Ejecutivo, por la sede de los 21 distritos de la capital.