www.madridiario.es

Muerte del Mar Menor a causa de los fertilizantes nitrogenados

miércoles 22 de enero de 2020, 12:59h
En más de un 30 % se ha incrementado el consumo de fertilizantes a base de nitrógeno en los últimos 10 años en la zona del Mar Menor, y en la Región de Murcia, debido al desarrollo de la agricultura de regadío intensiva.
Muerte del Mar Menor a causa de los fertilizantes nitrogenados
Ampliar

El colapso ambiental que está viviendo la laguna es debido en una parte muy importante a los restos de este tipo de agroquímicos que, de una forma sostenida en el tiempo, han ido llegando a este humedal. En la web Agromática puedes ver que existen otras formas adecuadas de acometer la fertilización y, en general, la agricultura, sin malas prácticas que puedan terminar con el desastre ecológico y la muerte masiva de crustáceos y peces que se está viviendo en esta zona turística y cuya degradación parece no tener fin.

La agricultura en el Mar Menor y en la Región de Murcia

La agricultura es uno de los principales motores económicos en la Región de Murcia, con una clara apuesta por el sistema de regadío, que ocupa más del 40% de su superficie cultivada, con un crecimiento superior al 10% en la última década. Sin embargo, el uso de fertilizantes a base de nitrógeno ha pasado de las 35.000 toneladas en el año a casi las 50.000 en la actualidad, con un incremento de un tercio sobre el total.

La mayor parte de este tipo de fertilizantes, cuyo principal problema es que no es absorbido por las plantas, acaba en las aguas del Mar Menor, ya sea por su infiltración en el suelo como por arrastre de las aguas superficiales.

Las desalobradoras extraen sal de los acuíferos contaminados, portando una enorme cantidad de nitratos.

En el Mar Menor el efecto del nitrógeno consiste en el aumento de nutrientes utilizados por algas y plantas para crecer, impidiendo que a las profundidades llegue la luz, con lo que en la pradera marina cada vez se hace más difícil que crezca vida. Además, el oxígeno en las partes profundas es eliminado por la muerte de organismos superficiales. En resumen, la vida es incompatible con las actuales condiciones del Mar Menor.

Riego localizado

La Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena, aún admitiendo que la aportación de nitratos a la laguna es, sin duda, su mayor riesgo, insiste en que es fruto de prácticas agrícolas y fertilizantes anteriores, que hoy se encuentran desterradas de la zona, en la que actualmente se desarrolla un sistema de regadío localizado con el que los fertilizantes son suministrados con el agua en un grado perfectamente controlable,minimizando su filtración y sus nocivos efectos. El Ministerio de Transición Ecológica, por su parte, insiste en que el uso de agroquímicos es aún excesivo.

Sea como fuere, lo cierto es que la situación del Mar Menor ha alcanzado un nivel catastrófico, en el que los vertidos que lo están matando no provienen únicamente de la agricultura, sino que también tienen su origen en diferentes focos de ganadería intensiva porcina y en un urbanismo enloquecido fruto de la gran recepción de turismo estacional en toda la zona del Mar Menor.