www.madridiario.es
La A-5 en su tramo urbano por el distrito de Latina.
Ampliar
La A-5 en su tramo urbano por el distrito de Latina. (Foto: Kike Rincón)

La "estafa" de soterrar la A5: "Justifican que no hay proyecto con la Operación Campamento"

viernes 30 de septiembre de 2022, 07:33h

El Gobierno de José Luis Martínez-Almeida comenzó a desmontar el 'legado Carmena' apagando en junio de 2019 los semáforos de la A-5. Fulminaron así el parche del anterior mandato al histórico problema de congestión de tráfico, ruido y contaminación de la autovía en su tramo urbano, por el que transitan hasta 120.000 vehículos diarios. Su soterramiento constituyó la principal baza electoral del alcalde 'popular', pero a ocho meses de las próximas elecciones municipales el proyecto estrella de su legislatura sigue encallado. El plan para enterrar la carretera entre el Paseo de Extremadura y la Avenida de los Poblados ha sido declarado "inviable" y debe rehacerse. El Ayuntamiento de Madrid alega la necesidad de adecuarlo a la recién despegada Operación Campamento, pero los vecinos de Latina no lo creen: "Les ha venido muy bien para justificar que no hay proyecto".

Se expresa así Javier Poveda, presidente de la Asociación de Vecinos de Lucero, quien pone en duda la existencia de esquema alguno para acometer el prometido soterramiento, que eliminaría hasta seis de los ocho carriles en superficie actuales, generando en lo que ahora son vías atestadas de coches una amplia zona verde. "En la reunión que tuvimos en febrero con el área de Movilidad ya nos quedó claro que no tenían nada y nunca nos mandaron el borrador del proyecto", señala. Así, entiende que la única lectura posible es "que nos han tomado el pelo" y, con ello, "han defraudado las ilusiones generadas en parte de la vecindad".

Mercedes López, de la AV Batán, también se siente "estafada". El compromiso del Partido Popular de retomar la propuesta que Alberto Ruiz Gallardón planteó y no llegó a ejecutar tuvo cierta repercusión electoral en los barrios afectados. "Mucha gente los votó por eso y ahora, con una maniobra incalificable, han engañado a una población que lleva años sufriendo enfermedades pulmonares y psicológicas", denuncia. Andrés Piñeiro, de la Asociación de Vecinos de Campamento, también traslada el malestar de sus vecinos, que "seguirán comiéndose el humo y el bloqueo en una carretera de otro siglo mientras Almeida lo deja todo a medias y encaminado para volverlo a vender en las próximas elecciones".

Un proyecto ligado a la Operación Campamento

El soterramiento se divide en dos tramos. Cibeles debe encargarse de los 3,8 kilómetros que separan el inicio del Paseo de Extremadura con el cruce de la Avenida de los Poblados. Desde ese punto hasta la conexión con la M-40 se responsabiliza de la obra el Estado, que además asume el coste. El regidor madrileño aseguró el pasado 21 de septiembre que el proyecto para sepultar la parte que le corresponde al Consistorio ya estaba redactado. Sin embargo, apenas cinco días después 'eldiario.es' destapó que el área de Medio Ambiente y Movilidad había resuelto que todo el planteamiento previsto resultaba "inviable".

"El relanzamiento de la Operación Campamento hace inviable desde el punto de vista de la capacidad y la movilidad la configuración determinada por el proyecto", especifica el expediente. En consecuencia, las empresas que lo diseñaron deben reformularlo en un plazo de tres meses atendiendo a los nuevos condicionantes que requiere la construcción de las más de 10.000 viviendas y otras infraestructuras de transporte que contempla la citada Operación Campamento. Para realizar estos cambios, saldrán de las arcas municipales 461.471 euros adicionales, que se suman a los 3,53 millones ya desembolsados en un proyecto que nunca llega a ver la luz.

Aunque reconocen que ambas actuaciones están ligadas, los vecinos exigen que se aborden por separado para evitar más demora en el soterramiento de la A-5. "No puede ser que la resolución del problema del Paseo de Extremadura esté pendiente de Campamento, que es una historia más amplia y va a necesitar más negociaciones y tiempo", sostiene el presidente de la AV Lucero. La portavoz de los vecinos de Batán, por su parte, va más allá apuntando que combinando ambas operaciones el Ayuntamiento de Madrid espera ahorrarse el gasto. "Amparándose en Campamento pretenden que el Gobierno -central- se lo pague", indica.

Este lunes, Martínez-Almeida reivindicó que su medida estrella del mandato "sigue en pie y reforzada". El primer edil defendió que "es viable su ejecución técnica, pero al mismo tiempo, con la Operación Campamento, parece lógico que haya un tratamiento uniforme desde Poblados hasta M-40". Ahonda en esta cuestión la concejalía de Medio Ambiente y Movilidad que lidera Borja Carabante, que traslada a Madridiario que han formado un grupo de trabajo conjunto con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) para coordinar ambas intervenciones.

Fuentes del área explican que el Mitma "ya está revisando toda la documentación". "Nosotros podemos licitar el proyecto porque ya lo tenemos, pero está ligado a una segunda fase -la del Ministerio-, entonces hay que coordinarse", subrayan. Cuando ambos proyectos "estén claros", afirman, el Consistorio dará paso a la licitación del contrato, aún sin fecha estimada.

El inconveniente radica en que el Ejecutivo de Pedro Sánchez no tiene proyecto alguno para soterrar el tramo de su competencia. De hecho, no ha efectuado ningún estudio porque todavía no se ha firmado el convenio con el Ayuntamiento para desarrollar la Operación Campamento. Ahora suman la tarea de analizar el modelo de soterramiento que plantea Cibeles y que debería tener continuidad en el tramo estatal. El plan de Almeida implica la creación de un túnel con dos carriles de circulación por sentido y uno más para el bus-VAO. En la superficie, los ocho carriles existentes se reducirían a dos, con carriles bici a ambos lados y 80.000 metros cuadrados que el asfalto libere destinados a zonas verdes.

Proyecto de soterramiento de la A-5 presentado por el PP en la campaña electoral de 2019.

Los vecinos anuncian movilizaciones

Mientras todo se reconduce, los vecinos de Campamento insisten en la urgencia de actuar en su barrio, encajonado por la A-5, la M-40 y la carretera de Boadilla. "Estamos rodeados por el humo y la contaminación que generan cada día 200.000 coches a nuestro alrededor", se queja el presidente de la asociación vecinal, Andrés Piñeiro, quien aprueba el soterramiento aunque apostaría por una solución "más fácil y valiente", la de configurar una red de autobuses rápidos con grandes frecuencias que fuese atractiva y efeciva frente al uso del vehículo privado. No obstante, es consciente de que eso requeriría un "cambio de cultura" que no sería inmediato.

El soterramiento debe llegar pronto, apremian todas las asociaciones consultadas de Latina, para que dejen de repetirse situaciones como las que viven los niños de Batán y Campamento, que cada día se ven obligados a cruzar por "subterráneos poco agradables y con efecto de inseguridad", lamenta Piñeiro, para sortear la autovía e ir a clase. "No hay unos túneles iguales en todo Madrid, con tantas pintadas y suciedad", agrega Mercedes López, que afea al Ayuntamiento de Madrid que "con eso de que iban a soterrar no han arreglado ningún vial". En consecuencia, ya avanza una campaña de movilizaciones para el próximo mes de octubre. "Vamos a hacernos oír".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
4 comentarios