www.madridiario.es
Jabalí
Ampliar
Jabalí (Foto: Pixbay)

El jabalí, el nuevo vecino de las grandes ciudades

domingo 26 de enero de 2020, 09:03h

Dos jabalíes paseando por Las Tablas y saltando a la autovía de la A1 revolucionaron la capital y las redes sociales la semana pasada. Lejos de tratarse de un hecho aislado o de una anécdota divertida, se trata de un reflejo del problema al que se enfrentan muchas zonas de la región madrileña: la superpoblación del jabalí. Desde el área de Medioambiente de la Comunidad de Madrid calculan unos 35.000-40.000 ejemplares en la región. Un número elevado pero que no llega a alcanzar la categoría de plaga, según explican los expertos, a pesar del crecimiento en los últimos años, como ocurre en el monte de El Pardo o en el del Pinar.

“La gente desconoce lo peligrosos que pueden llegar a ser estos animales”, asegura la Asociación de Vecinos de Las Tablas. En las navidades del año pasado ya sufrieron la visita de una familia de hasta siete ejemplares de jabalí en un parque de la localidad. Desde el colectivo vecinal temen su presencia: "Son salvajes, no queremos pensar que puedan acostumbrarse a visitar la ciudad en busca de alimento". Esto ocurre en municipios como Majadahonda, donde los jabalís se desplazan desde el Monte del Pinar, o en Montecarmelo o Las Tablas, provenientes del Pardo. Una preocupación vecinal que se explica por el incremento de accidentes de tráfico debidos a la incursión de los animales en las vías y por el riesgo de salud que podría implicar que merodeen por la ciudad sin ningún tipo de control sanitario.

A los destrozos que puedan ocasionar, Joaquin Vicente, investigador del Instituto de Recursos Cinegéticos de la Universidad de Castilla La Mancha (UCLM), explica que debemos añadir el de las enfermedades que pueden portar y transmitir, como la fiebre porcina africana.

El experto apunta a que la llegada de la especie a las ciudades y sus incovenientes no solo ocurre en Madrid. Otras ciudades y poblaciones españolas y europeas han recibido la visita de estos peculiares animales. Para el investigador es imprescindible que cualquier medida que se adopte venga acompañada de una concienciación al ciudadano: “Debe que entender que es un peligro y que no puede darle comida”.

Búsqueda de alimento

Desde Ecologistas en Acción, Miguel Ángel Hernández, aclara que “los que nos acercamos a los animales somos nosotros”. La rápida urbanización que han sufrido las ciudades en los últimos años ha provocado que un buen número de jabalíes hayan visto desplazado su hogar por el cemento y los parques infantiles: "El terreno donde se están dejando ver antes era campo".

Los animales, despistados por tanto edificio y asfalto, continúan acercándose a la zona donde hace años campaban a sus anchas. Así, en Montecarmelo y Las Tablas se han dejado ver protagonizando curiosas imágenes y convitiéndose en protagonistas de las fotografías que vecinos y viadantes captaron sin ningún tipo de precaución. Hernández considera que estos hechos "deberían tomarse con cierta normalidad para aprender a convivir con las especies salvajes, como ocurre con los osos en algunas zonas del Norte de América".

Para el investigador en Cinegética resulta evidente que la ocupación de espacio es incipiente pero considera que se está otorgando una visión simplista del tema". Joaquín Vicente coincide con el portavoz ecologista en buscar la causa del problema a través de la antropología, pero a su juicio, el jabalí se acerca al núcleo urbano porque su hábitat ya no cubre sus necesidades básicas: " Es más complejo".

La escasez de agua y comida es una realidad que les incita a explorar nuevas vías con las que conseguir sustento diario. Las más cercanas, las zonas urbanas. Si a eso, le añadimos que el animal es capaz de embarazarse de hasta cinco crías y dos veces al año, la teoría del crecimiento exponencial en los últimos años comienza a cobrar sentido. Aunque la supervivencia de las crías es relativamente baja, la mitad alcanzará la edad reproductora.

“Tenemos que cambiar el chip a la hora de gestionar las poblaciones de fauna silvestre que son sobreabundantes”

“Tenemos que cambiar el chip a la hora de gestionar las poblaciones de fauna silvestre que son sobreabundantes”, explica Joaquín Vicente. Sin embargo, desde Ecologistas niegan que este crecimiento sea tan elevado: "No existen censos de jabalí en España y estos datos salen de la declaración de los cotos de caza que siempre alteran las cifras". En cualquier caso, la cifra poblacional de la especie ha ido incrementándose: "Debería hacerse un seguimiento con una buena información poblacional. De esta manera, la cuantía no será negada ni por cazadores ni colectivos y se podrá encontrar una solución viable".

Ambos profesionales afirman que la caza ha podido alterar el número de jabalíes propiciando la superpoblación: "La caza exige un servicio acorde al cliente y eso no lo hace la naturaleza", denuncia Hernández. "En los cotos donde existe déficit de jabalíes se llevan los criados en granjas para que aumenten la población y así poder cazarlos. Otra técnica que se practica es la de alimentar de manera suplementaria para que engorden y así aumente su valor, a la vez que incrementan los ejemplares".

Captura en vivo: a su habitat o a un centro de fauna

La Comunidad de Madrid autorizó la semana pasada al Ayuntamiento a tomar las competencias necesarias con este animal y ha autorizado al Gobierno municipal a que pueda actuar mediante la captura en vivo para devolverlo a su hábitat o trasladarlo a centros de fauna.

El protocolo se llevará a cabo a través de una unidad de la policía, encargados de dispararles un dardo tranquilizante o, si es favorable, capturarlo en una jaula. Posteriormente serán trasladados a un centro en el que se les examinará, para cotejar que no porta ninguna enfermedad y si así es, devolverlo a un centro de fauna, que puede ser municipal o el regional, dependiendo de la zona en la que sean localizados. Si padecen una enfermedad serán sacrificados para que esta no prolifere.

"Una alternativa es reducir la fuente de alimento"

“Se entiende que es una autorización excepcional y solo para los jabalíes que puedan generar una situación de riesgo para la salubridad de una población”, exponen desde Ecologistas en Acción, ya que esta práctica "no conlleva el sufrimiento del animal". Desde la Asociación vecinal de Las Tablas apoyan la iniciativa, aunque cree que deberían trasladarse a zonas donde haya déficit de la especie y no de nuevo al monte del que salieron.

Por su parte, el investigador de Cinegética, Joaquín Vicente, opina que “son iniciativas buenas, pero que no atajan el problema”. Según el científico, la mejor herramienta para el control de las poblaciones es reducir su número, aunque no tiene por qué ser mediante la caza. Como alternativa, propone reducir el acceso a la fuente de alimento, con la intención de evitar que se reproduzcan tanto: “Controlando y evitando su acceso a la alimentación se cortaría el problema de raíz”.

Ayuda ciudadana a través de una aplicación móvil

El investigador Joaquín Vicente ha avanzado el proyecto piloto MammalNet promovido por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), y coordinado por el Instituto de Investigación en recursos Cinegéticos IREC (CSIC-UCLM-JCCM) cuyo objetivo es promover el seguimiento y la conservación de la fauna a través de los ciudadanos.

La idea es que, por medio de una aplicación, cualquier persona que vea a estos animales en zonas urbanas, o que divise en el campo a uno herido o muerto, pueda comunicarlo en la plataforma, de manera que esas coordenadas queden registradas inmediatamente en una base de datos europea.

“Con estas observaciones los científicos podemos saber cómo se distribuye la zona y ayudar en la conservación de las especies y la biodiversidad”, concluye Vicente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios