www.madridiario.es
Teresa Manjón, directora de Relaciones Laborales y Diversidad de Sacyr, Íñigo Camilleri, director de Selección y Desarrollo de Clece y Laura Jimena Sevilla, directora Diversidad Microsoft
Ampliar
Teresa Manjón, directora de Relaciones Laborales y Diversidad de Sacyr, Íñigo Camilleri, director de Selección y Desarrollo de Clece y Laura Jimena Sevilla, directora Diversidad Microsoft (Foto: Chema Barroso)

A raíz de la pandemia se han reforzado las políticas de inclusión en las empresas

Inclusión y diversidad, a debate

Por MDO
lunes 25 de octubre de 2021, 11:48h

La homogeneidad ha sido, durante mucho tiempo, una de las principales características en las empresas. Perfiles muy similares que respondían a necesidades que forman ya parte del pasado. Sin embargo, en los últimos años, la apuesta por la diversidad y la inclusión se ha convertido en una prioridad para los departamentos de Recursos Humanos.

Se trata de captar y retener diferentes perfiles, tanto personales como profesionales, que aporten su talento en muy diversas áreas y, al mismo tiempo, permitan que la empresa pueda adaptarse a un mercado y un mundo cambiantes y globalizados. Los equipos homogéneos son ya parte del pasado. Es tiempo de heterogeneidad, diversidad e inclusión.

De acuerdo con la directora de Relaciones Laborales y Diversidad de Sacyr, Teresa Manjón, la pandemia ha marcado un antes y un después en materia de diversidad e inclusión pues “pone de manifiesto las necesidades que veníamos viendo desde hace años, sobre todo en materia de personas con discapacidad”. Además, se ha detectado que, en materia de género, las mujeres han sido uno de los colectivos que más ha sufrido en el ámbito doméstico.

No obstante, el coronavirus también ha traído consigo aspectos positivos en materia de diversidad. En palabras del director de Selección y Desarrollo de Clece, Íñigo Camilleri, “a raíz de la pandemia se han reforzado las políticas de inclusión en las empresas. Creemos que este es el camino correcto. Por ello consideramos que la pandemia ha supuesto una oportunidad”.

Cultura de la inclusión

Para alcanzar espacios verdaderamente diversos e inclusivos en las empresas ya no basta con involucrar únicamente a las estructuras directivas, sino que resulta necesario desarrollar una “cultura de la inclusión” en todos y cada uno de los empleados. “El eje de la diversidad son las personas. Nuestro objetivo es que las personas se sitúen en el centro. Para ello hemos redefinido los valores de nuestra compañía en busca de un futuro sostenible. Queremos que todos nuestros trabajadores sepan lo que es la diversidad y la inclusión y que esta idea cale en cada una de las personas que conforman nuestra compañía”, apunta Manjón. Para conseguirlo, la tolerancia cero al acoso y la igualdad de oportunidades son dos pilares fundamentales.

Otra de las claves de la inclusión es la incorporación de colectivos vulnerables a los equipos de trabajo. “Tratamos de incorporar a nuestra plantilla a colectivos vulnerables siempre que sea posible. Para ello mantenemos una relación espectacular con las entidades sociales. Estas nos proveen de los perfiles que sean empleables para nosotros. Hay que tener en cuenta que incorporar este tipo perfiles no es sencillo, pero, una vez que se consigue, estos se convierten en nuestros mejores embajadores”, explica Camilleri. Además, las unidades de apoyo y los delegados sociales actúan como "visagras" para la sensibilización interna.

Confianza y empatía

La directora de Diversidad de Microsoft, Laura Jimena, por su parte, destaca la necesidad de las organizaciones de digitalizarse e incorporar nuevos modelos de trabajo. “Más que una revolución, la pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad de una evolución del modelo de trabajo flexible. Lo híbrido, que ha venido para quedarse, trae consigo una serie de retos y necesidades. Ahora mismo se está trabajando mucho con las personas para tratar de comprender esas necesidades”, ha apuntado.

La viabilidad de estos nuevos modelos dependen de dos cuestiones fundamentales, la confianza y la empatía. “En las oficinas ha quedado patente que, con una política de confianza adecuada, puede realizarse el trabajo desde casa”, argumenta Caballeri. “Cada persona es un mundo. Lo que a mí me funciona no tiene por qué ser lo mismo que le funciona a otra persona. Esa empatía es la característica más importante que debe tener un gestor de grupos. Solo así es posible comprender las necesidades de cada uno y alcanzar una verdadera inclusión”, añade Jimena.

Del mismo modo, en un mundo global y complejo como el actual, una empresa que no logre capturar y retener talento muy diverso estará destinada al fracaso. “Conformar equipos diversos nos aporta nuevas oportunidades de negocio a través de la innovación y la creatividad. Además, debemos ofrecer diversidad para atender a una clientela que también es diversa. Por último, resulta necesario fomentar el sentimiento de pertenencia como vía para retener el talento”, asegura Jimena.

Para finalizar, los ponentes han puesto sobre la mesa la necesidad trabajar más y mejor sobre la diversidad y la inclusión. “Todas las organizaciones debemos hacer un esfuerzo para que las nuevas tendencias y formas de trabajo no dejen a nadie atrás. Solo así conseguiremos que todos los colectivos encuentren su posición en un mundo tan cambiante", ha concluido Manjón.

La jornada puede seguirse por streaming en Madridiario y también en redes sociales bajo el hashtag #InclusiónYDiversidad. El evento será organizado por Madridiario, patrocinado por Clece, Sacyr y el Grupo Social ONCE. Asimismo, colaboran Sottotempo, WeEQUAL, Ginso y Diariocrítico.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios