www.madridiario.es
Pleno del Ayuntamiento de Madrid.
Ampliar
Pleno del Ayuntamiento de Madrid. (Foto: Europa Press)

Cs y Vox 'plantan' al PSOE al entender que no condena la violencia contra ellos

martes 27 de abril de 2021, 18:14h

Los concejales de Ciudadanos y Vox han abandonado el Pleno de Cibeles con la sesión ya en tiempo de descuento. Se debatía el último punto del orden del día, una moción de urgencia presentada por el PSOE para condenar las amenazas de muerte recibidas por el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, cuando Begoña Villacís encabezaba el plantón. Los socialistas se han opuesto a incluir la reprobación a los ataques sufridos en campaña electoral por los de Santiago Abascal e Inés Arrimadas y ambos partidos creen que "se ha cruzado una línea roja".

El clima de crispación que ha brotado en torno a las elecciones se ha traspasado al Ayuntamiento de Madrid este lunes. Todas las formaciones han condenado en sus discursos los altercados que se vivieron en el mitin de Vox en la Plaza Roja de Vallecas el pasado 7 de abril, pero dos de ellos no de 'forma oficial'. Tanto el Partido Socialista como Más Madrid han votado en contra de la propuesta a tal fin elevada por Javier Ortega Smith, que recogía también instar al Gobierno central a depurar responsabilidades en el Ministerio del Interior por lo sucedido. Más tarde, tampoco han apoyado una iniciativa similar de Ciudadanos para censurar los "episodios de acoso y hostigamiento que se vienen produciendo", incluyendo aquí el escrache que sufrió Villacís en 2019.

Cuando la concejala socialista Mar Espinar ha pedido a los presentes una condena a "las balas con nombre y apellidos" enviadas a tres cargos públicos, PP, Cs y Vox han cargado contra su "hipocresía" en bloque. La edil del PSOE ha defendido que "desear en democracia que tu adversario ideológico muera es algo despreciable y cobarde" y que "no se puede mirar a otro lado cuando alguien favorece la intimidación". Ortega Smith ha replicado con sorna diciendo que si pretendía "dar lecciones a los demás de lo que es condenar después de votar en contra".

La vicealcaldesa se sumaba al reproche afeando a Espinar "tener el desparpajo de hacer ese discurso" después de lo acontecido. Por su parte, la portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz, acusaba a los socialistas de "cruzar una línea roja al no condenar la violencia contra el adversario político". Más Madrid se abstuvo de polemizar limitándose a reclamar que se incluyese en la moción la condena a la amenaza sufrida por la ministra Reyes Maroto, a quien enviaron una navaja en un sobre hace un par de días.

En ese momento, justo cuando la portavoz adjunta del PSOE iniciaba su segundo turno de palabra, Begoña Villacís se ha levantado del asiento y ha enfilado la salida. Tras ella, sus compañeros de filas. Acto seguido, Javier Ortega Smith y los ediles de su grupo la emulaban. Con ellos fuera del salón de plenos se aprobaba la proposición con los votos favorables del partido impulsor, de Más Madrid y del Partido Popular.

Pablo Iglesias, el "propagador del odio"

Ya con el Pleno finalizado y en el Patio de Cristal, el portavoz de Vox justificaba su actuación. "Es extremadamente grave que PSOE y Más Madrid se hayan negado en rotundo a apoyar la condena a los más de 200 hechos delictivos sufridos por nuestros afiliados y en nuestras sedes esta campaña", ha explicado. "Condenamos el peligro que significan los partidos que entienden que la violencia es un arma política", ha declarado Ortega Smith antes de señalar que "era indigno" continuar en el Pleno.

Por su parte, el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, ha trasladado que "nunca" imaginó que un partido "determinante en la democracia de España", como el Partido Socialista, "pudiera no condenar la violencia, ni siquiera abstenerse". Después de responsabilizar a Pedro Sánchez de esta "deriva", el regidor ha precisado que la gran diferencia entre la campaña actual y la de hace dos años la marca la candidatura de Pablo Iglesias, a quien ha definido como el "gran propagador del odio". Junto a él, ha dicho, se han instalado en la campaña "la confrontación y la polarización del PSOE". "Qué mal deben ver las elecciones -los de Ángel Gabilondo- para ser escuderos de la táctica y técnicas de Iglesias", ha lanzado.

Ante el lema de 'democracia o fascismo' acuñado por la izquierda de cara a los próximos comicios del 4M, especialmente repetido después del debate en la Cadena Ser, Begoña Villacís ha planteado "¿qué tiene de democrático no apoyar a otros compatriotas cuando sufren el miedo?". Frente a este Madrid "enfrentado en bandos" en el que la líder de Ciudadanos no se reconoce, ha sostenido que su partido "seguirá tratando de impedir que rompan la sociedad y la convivencia".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios