www.madridiario.es
Protesta de los vecinos contra el Espacio Delicias
Ampliar
Protesta de los vecinos contra el Espacio Delicias (Foto: Chema Barroso)

Arganzuela dice NO al Espacio Delicias y reclama en su lugar dotaciones públicas

jueves 08 de julio de 2021, 07:00h

La plataforma Stop Espacio Delicias vuelve a la carga coincidiendo con la reactivación del anunciado macroespacio cultural y de ocio que se va a instalar junto al Museo del Ferrocarril. Asociaciones vecinales del distrito de Arganzuela protestaban la semana pasada frente a los terrenos propiedad de Adif donde se han reanudado los trabajos para acelerar la puesta en marcha del que se denominará Espacio Bancaja Delicias.

No les gusta el proyecto por varios motivos, pero el principal es porque dicen que no respeta el Plan General de Ordenación Urbana que calificaba esos terrenos como dotacionales. De hecho, esperaban que ahí se levantara una biblioteca, un centro de mayores o una piscina pública en lugar de un negocio privado que sospechan no va a llevar más que problemas a la zona, además de alterar el descanso y la tranquilidad de los residentes.

“El barrio ya está afectado por otros eventos que se organizan y estamos cansados de tanto ruido y tanta invasión de gente”, señala Claudia, una de las vecinas de la Asociación Nuevo legazpi movilizadas a través de esta plataforma. “Adif organiza todo tipo de eventos en sus instalaciones de la Estación de Delicias, y el Parque Tierno Galván ya tiene eventos que producen un ruido espantoso, no necesitamos más. Lo que necesitamos son dotaciones. Esos terrenos son dotacionales y son un respiro para el barrio. Invadir esos terrenos con este ‘fiestódromo’ no nos agrega nada”, concluye.

El Espacio Bancaja Delicias tiene prevista su apertura en este mes de septiembre sobre una parcela alquilada por Adif a una promotora privada. Según el proyecto, aprobado y presentado ahora por la promotora Lestgo, el recinto ofrecerá espectáculos y restauración y contendrá tres carpas que acogerán el Teatro, Gran Cabaret y Sala Multiusos.

Una reivindicación histórica

La petición de emplear estos terrenos para ubicar equipamientos no es nueva. Los residentes de los barrios de Legazpi y Delicias llevan al menos 25 años reclamándoselo al Ayuntamiento, a quien reprochan que haya concedido la licencia para este negocio privado en un terreno que debía acoger servicios municipales para los más de 100.000 vecinos del distrito.

José María, miembro de la Asociación Vecinal Pasillo Verde y también activamente involucrado en la plataforma Stop Espacio Delicias, nos recuerda que Adif, el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (Inaem), dependiente del Ministerio de Cultura, y el Ayuntamiento de Madrid firmaron en 2018 un convenio mediante el que se comprometían a dedicar una de esas parcelas a dotaciones públicas y otra a una escuela de danza. Pero nunca se produjo ninguna reunión posterior para definir los usos a los que se podían destinar esos terrenos dotacionales, así que un año después Adif los alquiló de manera temporal.

“Alquilando esos terrenos a una empresa privada Adif incumple lo firmado”, sentencia José María, quien sospecha que, al no poder vender, lo que hacen es “promover la ocupación temporal del terreno mientras sigue pasando el tiempo” hasta que se convierta en algo definitivo.

Fuentes del área de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid recalcan que los terrenos son del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, que “prefiere alquilarlos para una actividad temporal, algo que está permitido por la legislación, hasta que se le dé un uso definitivo”. Y remarcan que “es Adif el que decide qué hacer con sus terrenos”.

Según explican a Madridiario estas mismas fuentes, el Ayuntamiento hizo en su día un estudio sobre las dotaciones que podrían ir en ese enclave, “pero es el Ministerio el que tiene que querer”.

En cuanto a la licencia otorgada para iniciar la obra, desde el área de Desarrollo Urbano insisten que “las licencias son actos reglados. Si cumplen con la normativa vigente se tienen que conceder”.

Asimismo recuerdan que en 2019 el Ayuntamiento paralizó la obra y condicionó su continuidad a que el proyecto reuniera una serie de requisitos. “Ahora han presentado un proyecto modificado que los técnicos estudiarán” porque, puntualizan, “Espacio Delicias no tiene aún licencia de funcionamiento”.

Un proyecto rebajado en sus pretensiones

El proyecto ha evolucionado desde sus inicios y algo ha tenido que ver las protestas de los vecinos. Al principio el macrocomplejo cultural y de ocio iba a albergar cuatro carpas dedicadas a musicales, cabaret, comedia, exposiciones y otras actividades sobre una superficie de 18.000 metros cuadrados con una zona al aire libre dedicada a la gastronomía, conciertos, música y performances.

Pero el Ayuntamiento paralizó las obras a finales del mes de septiembre de 2019 por la falta de la licencia preceptiva y rebajaba el tamaño de la instalación. De cuatro carpas se pasaba a una y se reducía el aforo a la mitad, de 4.000 a 1.800, así como el tiempo autorizado de actividad, de los dos años inicialmente pensados a los seis meses establecidos por el Consistorio.

José María precisa que los promotores redujeron sus pretensiones del plan inicial al finalmente aprobado y, en teoría, se quedaron con una única carpa y la adecuación de un terreno sobre solo una de las parcelas y no las dos. “Por eso no entendemos las obras que están haciendo, con un plan de cimentación, la explanación del terreno y el movimiento de camiones. No sabemos si es un truco”, confiesa José María.

“A pesar de que dijeron que el proyecto iba a ser de menos magnitud, vemos que sigue teniendo una magnitud enorme y además no parece que vaya a ser temporal; si pasas por ahí puedes ver los tremendos cimientos que están poniendo”, apunta por su parte Claudia, que pide al Ayuntamiento que examine bien la memoria que han entregado los promotores del complejo, “porque no cumple para nada con los requisitos de la ley del ruido ni nada. Según la empresa esa carpa va a dirigir el ruido en el sentido opuesto de donde viven los vecinos. ¿Tú te imaginas algo así? Alta sofisticación de las carpas”, comenta con incredulidad esta vecina.

Impacto negativo en el vecindario

El impacto ambiental negativo que puede tener la actividad de este recinto en el vecindario es una de las preocupaciones que mueve a los miembros de la plataforma. “Creemos que va a haber ahí movimiento de miles de personas. Imaginemos que las carpas efectivamente contienen el ruido, pero también hay un espacio de ocio al aire libre. Ahora mismo se nota el ruido, tienen unos generadores que cuando los apagan sientes el respiro del silencio”, comenta esta vecina.

José María incide en que el proyecto “no cuenta con un plan de movilidad eficiente, ni estudios del nivel de ruido o de la contaminación atmosférica que va a provocar”. Además, ve un flagrante incumplimiento de la licencia otorgada por el Ayuntamiento, algo sobre lo que Claudia también plantea sus dudas. “Lo que nos enseñaron a nosotros era una licencia para levantar solo una carpa, pero ahí hay una obra compleja con movimiento de tierras, de camiones, es un proyecto que va más allá que una carpa. Es todo un macrocomplejo”, insiste.

Por este motivo, la plataforma Stop Espacio Delicias pide que “se paralicen las obras y que se solucione ya la situación del terreno” de manera que se asienten allí equipamientos reales que doten de servicios públicos a un vecindario, según ellos, “infradotado”.

Fuentes de la Junta del distrito de Arganzuela, comprenden que los residentes reclamen más infraestructuras, pero remarcan que el Gobierno municipal trabaja en ello: “Ya están en marcha dos nuevas instalaciones públicas en el distrito, un centro intergeneracional en la Calle Bronce y un polideportivo en la calle Ricardo Damas”, explican.

Por otra parte, insisten en que esos terrenos son de Adif y que la empresa pública está en su derecho de alquilarlos siempre que el proyecto cumpla la normativa y la actividad se ajuste a la legalidad, como en principio así parece. Además, confirman que están en conversaciones con esta empresa pública sobre la cesión de esos terrenos, aunque no hay nada cerrado ni que vaya a ser inminente.

La promotora tranquiliza a los vecinos

"Espacio Ibercaja Delicias quiere ser un motor económico para la zona y sus residentes", trasladan a Madridiario los responsables de la empresa promotora Letsgo. "Precisamente uno de los puntos incluidos dentro del manual de buenas prácticas es priorizar el acceso laboral a los residentes y el establecimiento de descuentos especiales", añaden.

Sostienen que es "un proyecto que va a dinamizar la actividad cultural y que mantendrá una atención especial al entorno y a sus vecinos". Para tranquilizar más a los residentes, inciden en que van a ofrecer actividades concretas bajo pago, "en ningún momento se convertirá en un espacio abierto para fiestas ni contará con zonas abiertas de baile".

Sobre el impacto en el entorno, señalan que contarán con "un sistema especial para absorber el sonido y evitar que se puedan producir molestias", además de controladores de decibelios. Asímismo, no habrá contaminación lumínica dado que las actividades son de interior. En cuanto a la movilidad, están llegando a acuerdos con aparcamientos de la zona, aunque consideran que la zona está muy bien comunicada por transporte público.

Los responsables de Letsgo dicen ser conscientes de las demandas de los vecinos y consideran que este proyecto puede ser el primer paso hacia una solución. "Nuestra actividad es temporal y va a reactivar considerablemente la zona, revalorizando y potenciando espacios con problemáticas de ocupación. Ahora un espacio limpio, cuidado y vigilado va a ser un activo importante para el barrio", defienden.

Adif insiste en su temporalidad

Desde Adif aluden el protocolo suscrito con Ayuntamiento e INAEM para impulsar el desarrollo de esta zona y la posterior constitución formal de la comisión de seguimiento en cuya última reunión el Consistorio "se comprometió a trasladar su programa de necesidades para implantar en esos suelos". Cumplido el plazo que se dieron, este organismo asegura que no les comunicaron cuáles eran esas necesidades y que desde Adif "se ha solicitado al Ayuntamiento en varias ocasiones la reactivación de este grupo de trabajo".

Este retraso en el desarrollo del protocolo "no imputable a Adif" que permita la instalación de dotaciones públicas en esos terrenos, les ha llevado a buscar "soluciones provisionales" en ese suelo para "evitar que se vuelva a crear allí un gran poblado chabolista". Fuentes de Adif expresan que el objetivo fundamental de esta actuación no es la obtención de ingresos, sino el dar una utilidad a estos terrenos y, sobre todo, evitar usos indebidos de los mismos que puedan generar molestias a los vecinos de la zona, como asentamientos ilegales, incendios o vertidos de escombros. "Nos consta que gracias a la vigilancia de este arrendatario y la colaboración vecinal se ha logrado impedir hasta el momento la vuelta de esos ocupantes irregulares", comentan.

La empresa pública insiste en el "carácter provisional" de esta actuación que "es compatible con los trabajos que conjuntamente están realizando Adif, Ayuntamiento de Madrid y el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música con el fin de estudiar conjuntamente la mejora de la integración en la ciudad los suelos ferroviarios de la antigua estación de Delicias, actualmente en desuso". Apuntan que en el propio Pliego de Condiciones de este Concurso se señala el "uso temporal cultural a las parcelas compatible con las actuales determinaciones del planeamiento urbanístico.”

Adif aclara también que en octubre de 2020 se resolvió de mutuo acuerdo el contrato sobre una de esas dos parcelas al constatarse que "no era posible obtener la licencia municipal de actividad" y que el contrato de la otra sigue vigente, "sin que todavía se haya implantado la actividad pretendida al seguir el arrendatario en espera de la licencia municipal".

A pesar de ello, sobre ese terreno se levantará el Espacio Ibercaja Delicias, que ya ha anunciado los primeros espectáculos en cartel desde final de septiembre: los musicales Kinky boots y The hole X. De hecho, ya han habilitado la compra de entradas a través de su web, lo que lleva a pensar que no temen que las presiones de los vecinos puedan frenar de nuevo el proyecto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

7 comentarios