www.madridiario.es
    17 de febrero de 2020

Arganzuela

Así avanzan las obras en el Mercado de Legazpi

La Melonera procesiona en Arganzuela

Padres de alumnos de colegios públicos pertenecientes al distrito Centro y zonas limítrofes como Arganzuela se han concentrado esta mañana con mascarillas para exigir la continuidad de Madrid Central y el control de la contaminación en toda la ciudad.

Las juntas de Arganzuela y Vicálvaro, dirigidas por el PP, han retirado las pancartas contra las violencias machistas de los edificios institucionales. Esta se considera la primera medida del nuevo gobierno municipal presidido por el popular José Luis Martínez Almeida. Fuentes del Gobierno aseguran que la instalación de banderas está regulada por ley y que estas pancartas no se ajustaban a la legislación. Eso sí, desde Ciudadanos matizan que las Juntas presididas por ellas las mantendrán.

El Ayuntamiento creará un "eje cívico” que conectará los parques del Retiro y Tierno Galván a través de vías como Cavanilles o Doctor Esquerdo, que se quedarán con un carril por sentido y contarán con una vía ciclista. Además, el Consistorio también abrirá una consulta para que la ciudadanía elija qué hacer con el paso elevado de Pedro Bosch: demolerlo o reconvertirlo. Los plazos, eso sí, no se han anunciado, aunque sí se espera que sean similares a los de Plaza de España, que realizó una consulta similar en 2016 y que comenzó sus actuaciones el pasado mes de febrero.

Un aparatoso incendio en un inmueble de la calle Palos de la Frontera, en Arganzuela, se ha saldado con 11 personas intoxicadas por humo. Cuatro de ellas han tenido que ser hospitalizadas, entre ellas una niña de dos años.

El Ayuntamiento calma a los vecinos del estadio Vicente Calderón, que semanas atrás expresaron su miedo a verse afectados por el derribo de la antigua casa del Atlético de Madrid. El Consistorio instalará en las próximas semanas estaciones medidoras de partículas contaminantes en los patios del IES Gran Capitán y CEIP Tomás Bretón y derribará el edificio "de dentro hacia fuera". Además, los residuos se reciclarán en la propia obra para reducir "considerablemente" la entrada y la salida de camiones y el desvío de la M-30 tendrá lugar en los meses de verano.