www.madridiario.es
El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, habla con sus concejales antes de intervenir en el Pleno.
Ampliar
El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, habla con sus concejales antes de intervenir en el Pleno. (Foto: Ayuntamiento de Madrid )

Almeida cae en el Pleno del "fango" y no aporta nuevos datos que nieguen el espionaje

viernes 25 de febrero de 2022, 10:54h

Ninguna prueba nueva. Cero datos adicionales que arrojen luz. A eso se resume la primera cumbre en Cibeles para dilucidar si Génova utilizó recursos del Ayuntamiento de Madrid en su guerra partidista contra Isabel Díaz Ayuso. José Luis Martínez-Almeida reconocía al inicio de su comparecencia desconocer la utilidad del Pleno extraordinario de este viernes -pedido por Más Madrid- y encontraba la justificación a su término: "No va a servir más que para una finalidad espuria de lo que estamos tratando". Advertía entonces que no consentiría convertir la futura comisión de investigación en un "circo", pero los malabares ya habían aparecido. Los de un bando para no dar nueva información. Los del otro tocando las teclas que activaron, según el Grupo Mixto, al alcalde "macarra" de su tiempo en la oposición.

Un Pleno en el que "no se ha arrojado luz sino más bien fango", lo resumió Begoña Villacís a su conclusión. La réplica del regidor a las intervenciones de los grupos municipales reveló su faceta "más matona y grosera", en palabras de Rita Maestre. Un paso hacia la ofensiva que para Más Madrid demuestra "una profunda debilidad porque saben que en el equipo más cercano al alcalde ha habido participación", en referencia a la supuesta trama de espionaje del PP a la presidenta regional. "Algo debemos estar haciendo bien para que se ponga nervioso y utilice su tiempo para ataques personales", remataba la socialista Mar Espinar.

El resultado fue un Pleno vacío de contenido aclaratorio. Si la oposición acusó al primer edil de recrearse en sus primeras explicaciones y no ofrecer novedades, el interpelado reprobó a la izquierda que en sus discursos se limitaran a "hacer elucubraciones". El ya exportavoz nacional del Partido Popular volvió a desvincular al Consistorio de cualquier encargo para espiar a Ayuso en una alocución al pie de la letra de la del pasado martes, justificando que se repite en su versión en que "no se ha visto desmentida ni por los medios de comunicación ni por ninguno de ustedes, que no han podido advertir ninguna falsedad". Zanjó comprometiéndose a llegar "hasta el final para despejar delante de los ciudadanos cualquier duda de lo que pudo haber pasado".

Cs, convencido de que hubo "intento" de espionaje

Su socio de Gobierno, Ciudadanos, coincidía en que este Pleno "no toca" ahora, sin haber podido revisar la última documentación. No obstante, Villacís aprovechó para trasladar las dos preguntas que le rondan: "¿Qué hubiese pasado si el caso no hubiera salido en los medios? ¿Qué hubiera pasado si el detective hubiera dicho 'sí'?". "Si no se ha espiado a la presidenta es porque el espía no ha querido, pero intentar se ha intentado", lanzaba la vicealcaldesa ya fuera del Salón de Plenos. Dentro, su compañero Mariano Fuentes había incidido en que el dimitido Ángel Carromero, presunto 'cabecilla' de la operación, debe comparecer y en que llamarán incluso a Félix Bolaños, ministro de la Presidencia, para que haga lo propio.

Incidió en esta cuestión después Rita Maestre, que avisó a Almeida de que si no convence a su mano derecha Carromero para que sea interrogado "entenderán que lo está protegiendo a él y a usted mismo". La portavoz de Más Madrid ya había afeado minutos antes al regidor su actitud "de sorna, de que esto está cerrado" y lo previno de que no permitirá que trate de cerrar en falso un episodio de "extrema gravedad".

Su homóloga en el PSOE, Mar Espinar, urgió a arrancar "ya" la comisión de investigación, convencida de que con su apoyo a esta el alcalde "trata de ganar tiempo". El objetivo del proceso será depurar responsabilidades, pero la líder socialista intuye que no hará falta recurrir a ese foro para que haya nuevas 'víctimas' por la operación contra la presidenta de la Comunidad. "Ayuso y Feijóo -que se presume como sustituto de Pablo Casado- pedirán alguna cabeza y usted se la dará", ha manifestado. Por ello, tiene dudas de si Martínez-Almeida podrá mantener a todos sus concejales, bien por una vía o por la otra.

Vox, "a otras cosas"

Marta Higueras, portavoz del Grupo Mixto, cuestionó la rendición de cuentas que garantiza el alcalde. "Tras meses teniendo a los suyos rebuscando -en la supuesta investigación interna- ahora viene a sumarse a la transparencia", criticó. "Va a ser muy difícil saber si hubo algo tras la limpieza que han podido hacer este tiempo", admitió la edil. Vox, por su parte, demostró mínimo interés por aclararlo, y solo disparó contra la izquierda que "utiliza la política para triturar a las personas y a sus familias sin respetar la presunción de inocencia". Ellos están "a otras cosas", señaló el concejal Pedro Fernández. Hasta ahí su aportación.

Se apropió después de los términos de Vox el propio José Luis Martínez-Almeida, quien agregó que la izquierda "vive en una superioridad moral que le hace poder triturar al adversario sin pedir disculpas absolutamente por nada". Lo afirmó después de haber recordado a Marta Higueras que en su etapa de Gobierno con Ahora Madrid impulsó varias investigaciones en Mercamadrid y la EMVS en las que no se condenó a nadie y cuyas costas tuvo que asumir el Consistorio. No paró ahí el tema, sino que la concejala de Recupera Madrid se llevó otro rapapolvo por formar parte de un Ejecutivo, el de Manuela Carmena, que "vetó todas las comisiones que la oposición solicitó". Tampoco dió una tregua a Rita Maestre, a quien no le reconoce "ninguna autoridad moral" hablando de divisiones de partidos "cuando ha dinamitado su grupo, que se ha escindido". Hubo zascas para todos, aunque explicaciones sobre el espionaje, las justas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios