www.madridiario.es
Disfraces de Halloween.
Ampliar
Disfraces de Halloween. (Foto: Parque de Atracciones)

La Comunidad retiró el pasado Halloween 3.000 disfraces por riesgo para el consumidor

sábado 20 de octubre de 2018, 13:17h
Con la llegada de Halloween el año pasado, la Dirección general de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid retiró un total de 3.000 disfraces, 230 máscaras y 661 capas por riesgo de asfixia o inflamabilidad.

La Dirección general de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid está llevando a cabo desde principios del mes de octubre la campaña de Halloween, en la que el año pasado se retiraron, entre otros artículos, 3.000 disfraces, 230 máscaras y caretas y 661 capas por riesgo de asfixia o inflamabilidad, sobre todo, para menores.

Según ha trasladado el Gobierno regional, "gracias a la intensificación del trabajo de la Inspección de Consumo de la Comunidad de Madrid en los últimos años, los productos a disposición de los consumidores son mucho más seguros que en anteriores Halloweens".

Asimismo, ha reconocido "el esfuerzo que realizan los comerciantes madrileños, que han puesto por delante la protección del consumidor y la colaboración con la Administración a costa de reducir sus beneficios, desechando los puntos de compra que ofrecen productos de mala calidad e inseguros", procedentes "casi todos" del extranjero.

En concreto, en las inspecciones realizadas se ha tenido en cuenta el etiquetado de los productos, que "siempre debe estar en español y contener los datos esenciales del fabricante o distribuidor y del propio producto", como su composición, instrucciones y edad recomendada. Además, los productos que pueden entrañar riesgo para los menores deben advertirlos con la palabra 'Advertencia'.

Para evitar riesgos, el producto no deberá romperse en partes pequeñas o bien del mismo no deben desprenderse partes que se denominan "pequeñas" y que pudiesen causar asfixia al menor al obstruirle las vías respiratorias.

Por otro lado, los cordones de determinados disfraces o caretas pueden causar asfixia, ya que lo más probable es que el niño corra y juegue con su disfraz porque para él es, además de disfraz, juguete. Por eso debe tenerse en cuenta que los disfraces para menores de siete años no pueden llevar ningún tipo de cordón a la altura del cuello, ha advertido el Gobierno regional.

Los disfraces o prendas de ropa en general solo pueden llevar cordones de hasta 7.5 cm en esas zonas si el destinatario es un menor de entre siete y 14 años. Pero además, tampoco deberán llevar cordones o lazos por debajo del dobladillo de la prenda que pudieran hacer que el pequeño tropezase o se quedase atrapado en algún mecanismo causándole daño.

También se deberá prestar una especial atención a las máscaras y los cascos que encierran completamente la cabeza y que están fabricados con un material impermeable, y es que estos, ya sean para menores o para adultos, deben disponer de un área total de ventilación de 1300 mm² como mínimo a través de al menos dos orificios distantes uno del otro 150 mm como mínimo o de una zona de ventilación única equivalente.

Otro de los riesgos vinculados a los disfraces o pelucas tanto infantiles como para adultos es la inflamabilidad, por lo que el producto debe contener los retardantes adecuados para que en caso de accidente, el fuego se auto extinga sin causar daño alguno.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios