www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

María del Carmen García, nacida el 6 de agosto de 1968, fue la madrileña número tres millones.
Ampliar
María del Carmen García, nacida el 6 de agosto de 1968, fue la madrileña número tres millones. (Foto: Bebé recién nacido en una foto de archivo | EP)

Todo para Mari Carmen: nace la madrileña 3 millones

lunes 06 de agosto de 2018, 07:00h
Hace justo 50 años, Madrid alcanzaba los tres millones de habitantes con el nacimiento de María del Carmen García Fernández.

Puede que hoy, 50 años después, no se entienda la repercusión que tuvo el nacimiento de María del Carmen García Fernández el 6 de agosto de 1968. Con ella, Madrid sumó tres millones de habitantes, hito dentro de un 'baby boom' que hizo crecer la población madrileña de manera exponencial en apenas una década: empezó el siglo XX con 500.000 habitantes, una cifra que dobló en 1935; el bebé dos millones (otra niña) llegaría en 1959 y, en solo 9 años, Madrid sumó un millón más de nombres a su censo.

Así que Mari Carmen se convirtió, por el simple hecho de nacer, en un personaje público, para sorpresa de su madre, que recibió en su habitación de la Clínica San Camilo, en la calle de Juan Bravo, al señor Novillo, jefe de la Comisión de Festejos del Ayuntamiento -gobernado por entonces por Carlos Arias Navarro. "Dentro de lo malo que ha sido el parto, le ha tocado a usted la lotería", le dijo.

En parte, fue cierto. El bautizo de Mari Carmen, que se celebró en la Iglesia de la Paloma diez días después de su nacimiento, se convirtió en todo un evento para la ciudad y ocupó amplias crónicas en los periódicos de la época. Arias Navarro, que se encontraba esos días veraneando en su Asturias natal, volvió a Madrid para ser el padrino de la niña, a la que regaló tres medallas: la de la Virgen de Atocha, de la Almudena y la de la Paloma. La madrina fue, precisamente, la madrileña dos millones, una niña de por entonces nueve años llamada Ana Isabel Sainz de Cueto Torres.

Madrid entera disfrutó de la fiesta, que empezó en la plaza de la Villa y continuó, tras la ceremonia, junto al paseo de la Virgen del Puerto. Tal y como contó ABC, el Ayuntamiento obsequió a la recién nacida con 25.000 pesetas en efectivo y otro tanto en una libreta de ahorro abierta a su nombre. El popular hostelero Perico Chicote aportó el convite, Peluquerías Parra se encargó del look de los familiares más cercanos y se cuenta que el torero Palomo Linares ofreció su capote para cubrir a Mari Carmen durante la ceremonia, aunque finalmente no se hizo. Otras empresas quisieron obsequiar también al bebé: una canastilla de parte de la Sección Femenina, una lámpara de Almacenes Rodríguez, una cocina de Orbegozo y toda una gama de productos infantiles de la marca Milupa.

Apenas unos meses después, llegaría el regalo que más ilusión hizo a los padres de la bebé: una audiencia con el Papa Pablo VI en el Vaticano. Fue en septiembre de 1968, cuando la familia García se encontraba en Roma en un viaje organizado por el gremio de camioneros, al que pertenecía el padre. El periódico Ya contaba cómo Mari Carmen "había asistido buena y sin lloriqueos a la larga audiencia", y el Papa se había interesado especialmente por "este grupo familiar tan representativo de un Madrid en constante crecimiento".

La 'fiebre' de Mari Carmen fue más allá de aquellos primeros meses desde su nacimiento. De hecho, la marca Cortefiel la vistió hasta que cumplió los 23 años de edad y varias firmas comerciales le enviaron regalos por Reyes y por sus cumpleaños hasta los 13.

Cuando cumplió un año, volvió a las páginas de la prensa estival. "Lo cierto es que la pequeña María del Carmen está hecha un sol. Se cría fuerte y robusta, con una inteligente expresividad en el rostro, en el que destacan sus bellísimos ojos azules", escribía el cronista de ABC en agosto del 69, y añadía que la madrileña tres millones pesaba diez kilos, reía enseñando sus seis dientes y ya decía "papá", "mamá", y "tía".

"Cuando ahora cuento que soy la niña tres millones la gente no entiende la repercusión que tuvo en su momento", decía una Mari Carmen de ya 25 años a El País en 1993. El periódico publicó entonces que la madrileña tres millones se casaba. Había estudiado Ciencias Políticas, seguía viviendo en su barrio de siempre, Ventas, y se preparaba unas oposiciones en una España ahogada por el paro. "En realidad, mi padre se retrasó al ir a inscribirme en el Registro Civil y por eso fui la niña tres millones - contó a El País-. Aquello fue tan sólo una casualidad".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios