www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Grabado de La Ilustración Española publicado tras la reforma del Teatro Español entre 1925 y 1929
Ampliar
Grabado de La Ilustración Española publicado tras la reforma del Teatro Español entre 1925 y 1929 (Foto: La Ilustración Española)

Reabre el Teatro Español

sábado 19 de enero de 2019, 09:00h
Tras cuatro años de obras, el Teatro Español levantaba de nuevo el telón el 19 de enero de 1929.

El 19 de enero de 1929 el teatro Español volvió a levantar el telón tras haber sufrido una profunda remodelación que lo había tenido cerrado casi cuatro años. Ya en 1920 el Ayuntamiento de Madrid, propietario del teatro, había planeado una serie de reformas. Entre 1922 y 1925 tuvo una programación escasa y ese último año se cerró del todo.

El arquitecto, Pablo Aranda, que ya había intervenido en la reforma de 1890, fue el responsable de la nuevas obras, aunque falleció en 1926 y no pudo ver terminado su proyecto. En esta ocasión se compraron nuevas fincas en las calles de Echegaray y Fernández y González para incorporarlas al teatro. Las obras las finalizó Luis Bellido, auxiliado por un directo colaborador del arquitecto Aranda, el señor Enrique Colás.

En líneas generales la imagen que vemos hoy de este teatro es la resultante de la gran reforma de los años veinte. El diario La Época (21-1-1929) ofrecía una descripción del nuevo teatro:

"La fachada actual reproduce la que diera al teatro Villanueva. El herraje de los balcones es el atribuido al propio Sachetti en la primera construcción. Se ha restablecido la botillería denominada «Parnasillo». Ocupa el sitio de la anterior contaduría. Así mismo se ha conservado el antiguo típico saloncillo y se ha cuidado con escrúpulo y buen gusto, dignos de todo encomio, cuanto concierne a la decoración y adorno de los vestíbulos y galerías. El vestíbulo principal es de mármol y bronce. El segundo vestíbulo corresponde a la figura gloriosa de Tirso de Molina. Aparece allí el busto del autor de «El burlador de Sevilla», obra de Collaut Valera, y sobre los muros, en lienzo, las efigies de Lope y de Calderón. La sala es completamente nueva. Se ha conservado el famoso «palco de los frailes». Las gradas de los anfiteatros y de la entrada general han sido sustituidas por butacas. Las del patio, blancas y doradas, con terciopelo rojo, dan a la sala un magnífico aspecto, en el que no tiene poca participación el nuevo telón de damasco morado, bordado en rojo, con el escudo de Madrid, en e1 centro".

El viejo entramado de madera se sustituyó por hormigón y hierro. También se cambiaron las instalaciones de electricidad y calefacción. Por primera vez se instaló un ascensor. La destartalada casa de la contaduría, adosada al teatro, se derribó totalmente, construyéndose otro edificio en la línea del central. Es el que acoge actualmente a las taquillas y al bar. El presupuesto final de esta gran reforma ascendió a 1.770.000 pesetas. La función de reapertura se celebró el 19 de enero de 1929 con La estrella de Sevilla. Al frente de la compañía estaba Fernando Díaz de Mendoza, pero había una lamentable ausencia: María Guerrero, su esposa y primera actriz, que había fallecido un año antes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.